Menu

Shelby GT500 «Green Hornet»: otro Mustang único creado por un hombre único

Condenado a acabar destruido, ahora luce mejor que nuevo

Shelby GT500 «Green Hornet»: otro Mustang único creado por un hombre único

Recientemente restaurado por su actuales propietarios, Craig Jackson y Steve Davis, el Ford Mustang Sheby GT500 EXP500, alias Shelby “Green Hornet”, es uno de los dos únicos Mustang con carrocería coupé fabricados de forma oficial por Ford y Carroll Shelby. Originalmente, se creó como un prototipo para dar vida a un Mustang California Special, pero finalmente se convirtió en una plataforma para la “innovación en diseño, rendimiento y pruebas dinámicas”.

A finales de los años 60, lo que comenzó como un Mustang Lime Gold de 1968 impulsado por un V8 de 390 pulgadas cúbicas (6.391 cm3) se convirtió en el prototipo más importante de la casa del óvalo azul. Shelby comenzó la conversión instalando las luces traseras de un Ford Thunderbird de 1965 y sus propios paneles de carrocería, pero el bloque original pronto fue reemplazado por 428 Cobra Jet-X (7.013 cm3) con inyección de combustible Conelec.

Con 360 CV a 5.400 RPM y 570 Nm a 3.200 RPM -declarados-, el rendimiento era espectacular: menos de 6 segundos para alcanzar los 100 km/h y velocidades máximas de 253 km/h. Teniendo en cuenta que la masa a mover era de casi 1.600 kilos, así como la tecnología y los neumáticos de la época, son números asombrosos. A modo de comparación, Car and Driver probó un GT500 estándar cuando salió, y obtuvo un tiempo de 6,5 segundos para el 0 a 96 km/h y una velocidad máxima de 206 km/h.

1968 Shelby GT500 Green Hornet Prototype

Aunque la inyección de combustible no comenzó a ser algo común hasta los 80, Shelby ya había tanteado con esta idea en su GT500 “Green Hornet”

Bautizado como Ford Mustang Shelby GT500 EXP500 en este punto, el “Green Hornet” también recibió una caja de cambios automática por convertidor de par basada en una transmisión de camión, así como una suspensión trasera independiente y frenos de disco en las cuatro ruedas. Vamos, todo un hardware de vanguardia para los estándares de los coches que pululaban por las carreteras estadounidenses a finales de los años 60.

La política de Ford en ese momento era destruir los prototipos para que no entraran en circulación. De alguna manera, tanto el “Green Hornet” como el “Black Hornet” (y el “Little Red” aún en proceso de restauración) evitaron ese imperativo. Tras completar las pruebas para las que fue creado, fue despojado de sus innovadoras características y enviado al lote de reventa de empleados y subastas de Ford. Un ejecutivo de Ford lo compró y lo usó a diario. Luego se lo dio a su hijo mientras este todavía estaba en la escuela secundaria, ya que desde los 16 años se puede conducir por allá.

1968 Shelby GT500 Green Hornet Prototype 4

Para los más cinéfilos, Brand New Muscle Car puede construirte una réplica certificada de “Eleanor”, el unicornio de Memphis Raines de «60 Segundos» (2000)

Fue comprado por Robert Zdanowski y, finalmente, vendido a Don Darrow, propietario de un concesionario de la marca en Cheboygan, Michigan. Darrow desconocía la historia del modelo, por lo que realizó una serie de cambios no especificados sobre él. Sin embargo, en la década de los 80, su hijo leyó un libro de Paul Newitt y descubrió que su padre era dueño de un Mustang realmente especial. Newitt alegaba en su publicación que este prototipo había sido destruido.

El Shelby GT500 “Green Hornet” fue finalmente restaurado en 1993 por Martin Euler, y tras ser adquirido ahora se le ha dado una segunda restauración para hacer que luzca mejor que nuevo. No hay información detallada por el momento acerca de qué componentes se han restaurado y cómo se han hecho, pero la renovación completa y la historia de nuestro protagonista se presentarán en un documental próximamente.

Tras pasar una temporada dentro del seno de la familia Darrow, el Shelby GT500 “Green Hornet” fue vendido a Steve Davis en 2003, quien más tarde se convirtió en el presidente de Barrett-Jackson. Davis también ha vendido su participación mayoritaria en el automóvil a Craig Jackson. El CEO de la compañía era un amigo cercano de Carroll Shelby, lo que puede explicar por qué en 2013, el “Green Hornet” no alcanzó la reserva en 1,72 millones de euros.

“El Green Hornet fue un vehículo importante y especial para mí y agregarlo a nuestra colección fue obvio. Tuve una larga amistad con Carroll, y creo que estaría orgulloso de ver uno de sus prototipos revolucionarios que parece que salió de la fábrica en 1968”, manifestó el ejecutivo de la casa de subastas. No todos los días se tiene la oportunidad de conocer a unos de los muscle cars más avanzados y deslumbrantes que hayan salido del país de las oportunidades.

El año pasado, Jackson envió a su amado prototipo a Jason Billups para que el coche pudiera restaurarse una vez más y así cumplir con las especificaciones experimentales de Shelby American. Y con tiempo suficiente para una escueta sesión de fotos mostrada durante el SEMA Show 2019 de Las Vegas, el trabajo en esta bestia verde metalizada se ha completado. ¿Lo tendrías en tu garaje junto al Shelby GT500 “Black Hornet” de 1968 y el Super Snake de 1967?

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.