El Shelby GT500 «Little Red» vuelve a sus días de gloria

El Shelby GT500 «Little Red» vuelve a sus días de gloria

El último de tres Ford Mustang muy especiales firmados por Carroll Shelby


Tiempo de lectura: 3 min.

En 2018, este reluciente Ford Mustang Shelby GT500 EXP500 pintado en Candy Apple-Red y apodado “Little Red”, se estaba consumiendo en un campo de Texas, Estados Unidos, como un cadáver. Desde entonces, ha sido totalmente restaurado por Craig Jackson, CEO de la casa de subastas Barrett-Jackson, quien se lanzó a comprarlo cuando aún era decididamente menos brillante y mucho más decrépito de lo que es hoy.

“Little Red” es uno de los Mustang clásicos más buscados. La reciente restauración de “Green Hornet”, coche del que Jackson también es propietario, fue dirigida por Jason Billups, de Billups Classic Cars en Colcord, Oklahoma. Durante el proceso, Jackson planteó la idea de encontrar a “Little Red”, coche al que se le había perdido la pista. Tras una extensa búsqueda encabezada por Billups, el vehículo fue descubierto un 3 de marzo en un campo rural al norte de Texas.

“Después de nuestra investigación inicial, nos dimos cuenta de que, como otros antes que nosotros, estábamos usando los criterios de búsqueda incorrectos. Todos buscaron a “Little Red” usando el número de serie de Shelby, lo que eventualmente llevaría a un callejón sin salida. Adoptamos un enfoque diferente y localizamos el número VIN original de Ford, que no era fácilmente detectable. Ese VIN nos llevó a su registro original y a su último propietario”, dijo Billups.

1967 Shelby GT500 Little Red y 1967 Shelby GT500 Green Hornet

Shelby GT500 «Green Hornet» (izquierda) y «Little Red» (derecha)

Jackson pagó 1,22 millones de euros el Shelby GT500 “Green Hornet” 2020 en subasta, el primero de la nueva generación del icónico muscle car, para recaudar fondos para la Juvenile Diabetes Research Foundation

Cuando era nuevo en 1967, este prototipo era el único Shelby GT500 con carrocería coupé construido (todos los modelos de producción fueron fastbacks). Estaba repleto de equipos experimentales y piezas de desarrollo. Como resultado, este capítulo extremadamente importante en la historia del Mustang estaba sentado (más o menos) a la vista en medio de la nada. Fue entonces cuando Jackson lo compró antes de comprometerse siquiera a rescatarlo de entre los muertos.

“Little Red” no es solo uno de los dos Shelby GT500 con carrocería coupé construido por Shelby American y Ford Motor Company –“Black Hornet” fue obra de Carroll Shelby–, también es el segundo GT500 en haber sido materializado y el único que se equipó con carburadores cuádruples duales de fábrica. El agraciado prototipo quiso explorar muchas características nunca probadas, como un nuevo estilo de carrocería y la adición de un sobrealimentador Paxton.

1967 Shelby GT500 Little Red (4)

Shelby GT500 «Little Red» (1967)

En última instancia, sirvió como arquetipo para el Mustang California Special, que fue creado bajo la supervisión de Lee Iacocca. Para la industria automotriz, es una máquina fundamental, y ha estado más de 20 años a la intemperie. Mientras tanto, los prototipos Shelby GT500 “Little Red” y “Green Hornet” se han unido al GT500 “Rapid Red” y “Green Hornet” 2020 han estado expuestos en la subasta antes de que, probablemente, vuelvan a ser ocultos por mucho tiempo.

En comparación con sus hermanos “Green Hornet” y “Black Hornet”, equipados con un V8 de 6.391 y 7.010 cm3 respectivamente, el Shelby GT500 “Little Red” hacía gala del mismo bloque que este último, pero con la ayuda del compresor volumétrico, alcanzaba los 600 CV de potencia. El nuevo GT500 también tiene un V8 sobrealimentado, y aunque sea de 5.163 cm3, genera 771 CV, lo suficiente como para alcanzar los 100 km/h en 3,5 segundos y los 290 km/h de velocidad punta.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.