Este no es un Ferrari 330 GT 2+2 cualquiera, es el de Enzo Ferrari

Este no es un Ferrari 330 GT 2+2 cualquiera, es el de Enzo Ferrari

Aunque si pagas lo que piden por el chasis #4085, podría ser tuyo


Tiempo de lectura: 5 min.

Enzo Ferrari es una leyenda que no necesita presentación, ya que fundó la que es hoy en día la compañía automotriz más valorada del mundo. Sin embargo, era raro verlo conducir uno de los vehículos que llevaban su nombre con orgullo. Es por eso por lo que este Ferrari 330 GT 2+2 (#4085) de 1962 es tan particular, ya que es uno de los pocos cavallinos rampantes que realmente condujo.

Con Ferrari convirtiéndose en una fuerza dominante en la pistas de carreras en los 50, el creciente interés en la marca significó un mayor desarrollo de las ofertas de calle. Si bien “práctico” no es la mejor palabra para describir a cualquier Ferrari, la compañía vio la necesidad de crear un gran turismo de hasta cuatro ocupantes, dando como resultado el 330 GT 2+2 y siendo el primer prototipo ensamblado en el verano de 1962.

Derivado del limitado 330 America, el 330 GT 2+2 presentaba un nuevo chasis con una distancia entre ejes cinco centímetros más larga que la de su predecesor, que se basó en gran medida en la del 250 GTE. A pesar de una concepción 2+2, su forma era claramente Ferrari, con un capó largo y un habitáculo escueto con el clásico perfil de la casa. Estas líneas fueron impresas por un joven Tom Tjaarda, de Pininfarina, que se unió a la firma en 1961 a la edad de 27 años.

1962 Ferrari 330 GT 2 2 Enzo Ferrari (10)

Construido en dos series distintas, solo se construyeron 1.087 330 GT 2+2 de producción hasta 1967, los primeros 627 de los cuales con la disposición única de cuatro faros “ojos chinos”

Bajo el capó de este 330 GT 2+2 se instaló una de las últimas evoluciones del motor “Colombo”, un V12 de 4 litros alimentado por tres carburadores Weber que ayudaban a entregar 300 CV y 334 Nm. Dicha energía se transfería a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de cuatro velocidades. A comienzos de los años 60, pocos coupés de cuatro plazas podían hacerle frente: de 0 a 100 km/h en apenas 7 segundos y 245 km/h de velocidad máxima.

Los más aficionados de la marca notarán que este 330 GT 2+2 lleva un número de serie muy por debajo de los dígitos comunes que se encuentran en otras unidades de la misma familia. La razón es que el #4085 fue construido en agosto de 1962 como el segundo de dos modelos prototipo y, posteriormente, pasó los primeros dos años de su vida en la fábrica. En consecuencia, es el que Enzo Ferrari empleaba como vehículo personal para moverse por las cercanías.

1962 Ferrari 330 GT 2 2 Enzo Ferrari (14)

Al menos hasta 1963, cuando se convirtió en el póster del modelo que aparece en el material de promoción. Al ser un ejemplar de preproducción, varios detalles delinean este 330 GT 2+2 a partir de otros con fechas de fabricación más recientes. La principal de las cuales es la caja de fusibles colocada detrás del cortafuegos del lado del pasajero, como en un 250 PF más antiguo. Además, no contaba ni con aire acondicionado ni ventanillas eléctricas; todo muy puro.

Curiosamente, Il Commendatore no solía conducir los coches que llevaban su nombre. Gran parte de su vida la vivió en una casa colindante con la fábrica de Maranello, sobre todo en sus últimos 30 años, cuando raramente abandonaba la localidad tras dejar de asistir a las carreras a mediados de los 50. Entonces, no es de extrañar que los pocos modelos que empleaba para su uso personal fueran pertenecientes a la factoría, como prototipos o vehículos de pruebas.

Nuestro protagonista también se menciona en la guía Ferrari de Leonardo Acerbi. Cuando don Enzo lo disfrutó lo suficiente, Luigi Chinetti Motors, el primer concesionario de Ferrari en Estados Unidos, importó el chasis #4085 al otro lado del charco en junio de 1964. Un hombre anónimo de Nueva York lo adquirió y lo mantuvo en propiedad hasta 1976. Bill Townsend fue la siguiente persona que se hizo cargo de él, a principios de la década de los 80, cuando ya había pasado por las manos de varios propietarios y entusiastas.

1962 Ferrari 330 GT 2 2 Enzo Ferrari (32)

Los pocos coches firmados por Enzo Ferrari y conducidos por él mismo se correspondían a versiones Gran Turismo y no deportivos, aunque lo más llamativo es que nunca eran rojos

1962 Ferrari 330 GT 2 2 Enzo Ferrari (33)

En este punto, el blanco coupé fue llevado a la gran extensión de Texas, donde permaneció casi 35 años. Durante este tiempo, el coche estuvo bien cuidado y se sometió a una restauración completa por una inversión superior a los 285.000 dólares (más de 260.000 euros) en 2009. En enero de 2018, Bonhams entregó este ejemplar en la subasta de Sottsdale por 204.576 euros a Daniel Schmitt & Co., quien encargó una revisión por valor de 22.000 dólares (más de 20.000 euros).

No se puede decir que no se haya aplicado un buen cuidado tanto el exterior como el interior, que lucen en excelentes condiciones. Desafortunadamente, el motor original desapareció hace mucho tiempo, ya que una falla requirió la instalación de una unidad de reemplazo en algún momento durante la década de los 70. Eso sí, el resto de las piezas mecánicas y paneles que cubren la estructura, así como el manual de usuario, han logrado soportar el paso de las décadas.

Actualmente, con 108.968 kilómetros, está a la venta en el concesionario de Daniel Schmitt & Co. por 495.900 dólares (453.560 euros), un precio notablemente bajo para un Ferrari de la década de los 60 y con un historial tan especial como este, lo que demuestra lo poco valorado que se encuentra aún este modelo entre los coleccionistas. Me aventuro a decir que, si en un año a duplicado su precio, más pronto que tarde se codeará con las siete cifras.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez