Menu

Coche del día: Opel Omega 3000

Una berlina ochentera de altos vuelos

Coche del día: Opel Omega 3000

Uno de los primeros recuerdos que tengo a bordo de un coche fue en el asiento trasero de un Opel Omega al que todo el mundo miraba. Según el comercial que se lo había vendido a mi padre, el suyo fue el primero en matricularse en la provincia, así que era más una cuestión de novedad. Sí que es cierto que el salto de diseño con respecto al Rekord al que sustituía resultaba más que evidente, sin embargo, a sus trazos el público ya se había acostumbrado con el lanzamiento del Kadett unos meses antes.

Con todo, aquel flamante coche no dejaba de ser una berlina clásica de tres volúmenes y paragolpes de un poco favorecedor color negro asociada a un tranquilo cuatro cilindros de 2 litros. El Omega más espectacular (con permiso del Lotus Omega) llegaría al mercado unos meses después vestido para la ocasión.

Se trataba del Omega 3000 de 1987. Los aditamentos aerodinámicos le otorgaban un aspecto de lo más deportivo gracias a los elementos pintados del color de la carrocería, el spoiler trasero, las llantas de aleación o la suspensión rebajada en 25 milímetros. Así se pasaba de una elegante berlina a un lobo con piel de… lobo. Algunos decían que venía a cubrir el hueco dejado por el Monza en cuanto a variantes deportivas de la marca del rayo, quedando el Senator como su berlina de representación más clásica.

Opel Omega 3000 2

Pero no todo era apariencia, y bajo el capó del Omega 3000 se escondía un veterano bloque de seis cilindros en línea y 3 litros que prometía 177 CV de potencia. Luego se añadiría la culata multiválvulas para llegar a la mágica cifra de 204 CV. Gracias a su cuidada aerodinámica, alcanzaba los 226 km/h de velocidad punta y bajaba de los 30 segundos en la aceleración de 0 a 1.000 metros. Todo ello con un bastidor que acompañaba, pues sabemos que a Opel muchas veces los tracción delantera se les han atragantado, pero dominaba la materia con sus coches de propulsión con el confort que se esperaba de una berlina como el Omega.

Esta fue una de las razones que les llevaron a incluir al Omega 3000 en la competición DTM en la que hasta entonces Opel solo había competido con el Kadett, que era de tracción delantera. Fue un participante inusual por su tamaño (el coche más grande que corría era un Mercedes 190), pero dio pie a que se trabajara en el seis cilindros con versiones preparadas por Irmscher que superaban los 300 caballos de potencia.

El habitáculo del Omega 3000 recibió también algún cambio que lo diferenciaba de sus hermanos de gama tal como ocurría en la carrocería. El volante era de nueva factura, pero sobre todo destacaban los asientos semibaquet con triple regulación y forrados parcialmente en cuero negro que contrastaba con unos pespuntes rojos que dejaban claras sus intenciones. Sin embargo, el aire acondicionado no se podía equipar ni como opción, presumiblemente por problemas de espacio bajo el capó, lo cual no dejaba de ser curioso aunque en los países del norte de Europa no lo echasen mucho de menos.

Opel Omega 3000 Interior

Entre sus rivales de la época encontrábamos modelos con motor turbo como los Saab 9000 o Citroën CX, así como otros más burgueses equipados con bloques V6 del estilo del Peugeot 505 o Rover Sterling. Puede que por su origen alemán, el Omega gozó de un buen éxito en nuestro mercado, si bien el 3000 no fue precisamente la versión más demandada, aunque sí la más apetecible por su capacidad de conjugar un alto nivel de prestaciones con el empaque de una confortable berlina de representación.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.