Coche del día: Mazda RX-7 Spirit R (FD3S)

Coche del día: Mazda RX-7 Spirit R (FD3S)

La mejor despedida del Mazda RX-7


Tiempo de lectura: 4 min.

Haciendo una alusión gastronómica, el Mazda RX-7 Spirit R era el cuchillo que cortaba la carne de la res en filetes, mientras que el resto de los deportivos japoneses eran la mencionada carne. Algo así como la élite de la élite. Perteneció a la tercera y última generación de este inimitable deportivo.

Han pasado más de 50 años desde que Mazda puso a la venta su primer automóvil con motor rotativo, el Cosmo Sport, concretamente en 1967. En 2002 Mazda produjo una última versión del RX-7 con doble turbo, pero solo para el mercado japonés (JDM), y puso toda la carne en el asador: un motor rotativo de dos rotores gemelos 13B que generaba 280 CV, un alerón trasero ajustable y unas bonitas llantas forjadas BBS que dejaban entrever las pinzas de freno pintadas en rojo.

No es difícil dejarse seducir por el silbido furioso que ofrecían los turbos secuenciales, con los rotores que giraban cual shurikens (estrellas ninja como arma arrojadiza) a 6.000, 7.000 y 8.000 RPM bañados en fuego, aceite y gasolina. La línea roja se asomaba en un suspiro, casi sin darnos cuenta, sentíamos el corazón de la máquina latiendo al máximo (y el del conductor) en una explosión de vida.

El Mazda RX-7 Spirit R fue una de las últimas máquinas de conducción más pura que haya creado el país del sol naciente. Se produjeron 1.500 unidades, de las cuales 1.000 pertenecían a la versión más extrema Spec A. De todas ellas solo una unidad con el volante a la izquierda se vendió al otro lado del Pacífico, concretamente en Irvine (California), en el sótano del centro de i+D de Mazda en este estado del país norteamericano. Esta unidad se destinó para Robert Davis, el vicepresidente senior de Mazda Norteamérica, un personaje de carácter amistoso y elevado peso.

Este RX-7 Spirit R no nació para conducirse con suavidad, era un coche que pasaba sus horas libres descansando entre máquinas del IMSA (International Motor Sports Association) y otras que participaron en campeonatos como las 24 Horas de Le Mans y en los organizados por el SCCA (Sport Car Club of América).

Sin ningún tipo de ayuda a la conducción el piloto se veía necesariamente implicado en la misma y necesitaba mantener los cinco sentidos pendientes para controlar semejante montura, pues era un coche nervioso y exigente. Nuestros receptores de temperatura se activaban sintiendo de sobremanera el calor procedente del túnel de transmisión.

Mazda RX 7 Spirit R Spec A 2

Mazda RX-7 Spirit R Spec-A con cambio manual

Para su diseño utilizaron la filosofía basada en el lema “Beauty in the beast”, traducido como “Belleza en la bestia”. Los pasos de rueda nos brindaban unas sutiles líneas curvas, transmitiendo al mismo tiempo delicadeza, reforzada en el frontal, donde profundizaba en la filosofía de un morro largo y bajo, rematado por unos grupos ópticos escamoteables.

Sus compactas dimensiones eran 4.280 mm de largo, 1.750 mm de ancho y 1.229 mm de alto, con un peso que bajaba de los 1.300 kg

Calzaba unos neumáticos Bridgestone Potenza de medidas 255/40 ZR17 detrás y 235/45 ZR17 delante, con suspensiones endurecidas Bilstein para la versión manual de cinco velocidades, y existió una versión automática de cuatro velocidades. Se ofrecía en dos formatos, con dos o cuatro plazas: la de dos plazas llevaba unos magníficos asientos Recaro y la de cuatro plazas -las traseras eran casi testimoniales- se ofrecía con una confortable tapicería de cuero.

Dependiendo del tipo de cambio ofrecía dos niveles de potencia: los 280 CV ya mencionados de la versión manual y 314 Nm de par máximo, y 255 CV para la automática. Su peculiar propulsor contaba con un motor rotativo de dos rotores y 1,3 litros de cilindrada total. Su velocidad máxima se acercaba a los 260 km/h y hacía el 0 a 100 km/h en poco más de 5 segundos (con la opción de 280 CV). En ambos casos la tracción era a las ruedas traseras.

Mazda RX 7 Spirit R Spec A 3

Mazda RX-7 Spirit R Spec-A en configuración biplaza

La alimentación contaba con un sistema biturbo en el cual uno de los turbos se encargaba de inyectar aire a la mezcla a un régimen bajo, entrando en acción el segundo turbo cuando se alcanzaba un régimen medio y sobrealimentar la mezcla. No faltaba el diferencial de deslizamiento limitado, y cuatro frenos de disco con pinzas pintadas en rojo de cuatro pistones en ambos ejes. Este equipo de frenos era mejor que en las versiones “normales”, asegurando una frenada excelente.

Haciendo alusión a un viejo chiste acerca de Chuck Norris, el último Spirit R no duerme, espera… Le hacemos un hueco en nuestra lista de coches con espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mazda RX-7 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.