Coche del día: Toyota Prius (XW10)

Coche del día: Toyota Prius (XW10)

El comienzo de una nueva era


Tiempo de lectura: 5 min.

Las tendencias actuales priman la eficiencia casi por encima de cualquier otra variable, aunque desde diversas perspectivas. La mayoría de fabricantes se han rendido a los gasolina en detrimento de los diésel, aunque Audi no cesa en su empeño por seguir apostando por sus TDI para sus versiones con apellido ‘S’. Otros van cediendo a la electrificación, como PSA, y la oleada de novedades que nos traen en forma de 208, 2008, Corsa… Y luego está Toyota aún convencida de que los híbridos son el presente y buena parte del futuro. Tal vez lo mismo que pensarían hace 20 años cuando comenzamos a familiarizarnos con su Toyota Prius (XW10).

Ahora el Prius es casi un modelo testimonial por la política comercial vigente, pero triunfan sus CH-R o RAV4, el pequeño Yaris y probablemente el recién llegado Corolla que solo se vende con ese sistema bajo su capó. Cuando el Prius fue lanzado en Europa, ya en el 2000, se trataba de un modelo residual que servía más como escaparate para la marca que una alternativa de transporte real en un periodo que comenzaba a ser dominado por los diésel de inyección directa y sus promesas de bajos costes de mantenimiento.

Y el precio tenía también mucho que ver, pues su tarifa de cerca de 24.000 euros de entonces (unos 35.000 de hoy tras ajustar la inflación) le alejaban de lo que costaba buena parte de las berlinas medias incluso con motores mucho más potentes, incluyendo el propio Avensis más grande, más amplio y con mejores prestaciones. En Japón se había comercializado desde 1997. Prius viene del latín, “pionero”, fue el primer híbrido en venderse en masa.

Toyota Prius XW10 2

Disponible con una única versión, el equipamiento del Prius contemplaba todo lo esperable en una berlina media, pero sin lujos

No obstante, el Prius se colocaba a caballo entre los compactos y berlinas del segmento D. Medía 4,32 metros de longitud y 1,7 de ancho, si bien su altura resultaba inusual a tenor de sus 1,48 metros. Sin duda sus formas jugaban un gran papel en el diseño pese a su concepción de tres volúmenes y cuatro puertas.

Un capó muy inclinado y corto que respondía al concepto del «cab-forward» o cabina adelantada, zaga elevada y baja línea de cintura marcaban sus trazos para distinguirse del resto de sedanes más tradicionales, con un coeficiente aerodinámico particularmente bajo, cifrado en 0,29.

Pero lo realmente diferenciador se encontraba oculto. El sistema híbrido que empleaba, Toyota Hybrid System, abría una puerta al futuro como alternativa a las cada vez más exigentes normativas anticontaminantes. Aquel primer Prius montaba un motor de gasolina de 1.497 centímetros cúbicos que entregaba 72 caballos y 115 Nm de par. Junto a él se ofrecía un motor eléctrico alimentado por baterías de níquel-hidruro capaz de sumar 45 CV adicionales y un par que llegaba a los 350 Nm en momentos puntuales.

Toyota Prius XW10 3

El conjunto permitía una velocidad máxima de 160 km/h y un 0 a 100 km/h en 13,4 segundos. Su fuerza se apreciaba más a la hora de recuperar velocidad, con un paso de 80 a 120 km/h en 11,8 segundos. Todo ello con un consumo homologado de 5,9 y 5,1 litros en ciclo urbano y extraurbano, respectivamente. En conducción normal, la media se quedaba en menos de 6 litros cada 100 kilómetros, lo que suponía casi un récord en motores de gasolina.

En cuanto al interior, su diseño moderno nos indicaba también que nos encontrábamos ante un vehículo especial. La disposición del salpicadero jugaba con la simetría. La instrumentación se desplazó hacia el centro, justo encima de la pantalla multifunción integrada que mostraba información sobre el funcionamiento de las baterías.

El freno de estacionamiento era de pie, al estilo Mercedes, mientras que la palanca del cambio automático se situaba junto al volante, así que la zona entre los asientos delanteros quedaba muy despejada. Su habitabilidad delante era excelente, mientras que las plazas traseras pecaban de poco espacio para las piernas y una anchura que limitaba su uso para únicamente dos ocupantes. Por su parte, el maletero cubicaba 400 litros de capacidad.

Toyota Prius XW10 4

Su éxito en Japón fue inmediato, aunque en Europa le costó más arrancar cuando decidieron traerlo al Viejo Continente dos años después de su debut. Al parecer, los posibles compradores dudaban de la fiabilidad y durabilidad de las baterías, así que los japoneses decidieron ofrecer una garantía de cinco años para persuadirles. Se rumoreó que Toyota perdió dinero con cada unidad que vendió, ya que la tecnología híbrida era muy cara a finales de los 90.

La producción de la primera generación del Prius cesó en 2003 con unas cifras de ventas que superaban las 123.000 unidades, nada que ver con las más de un millón de matriculaciones que acumuló su sucesor. En la actualidad aún se pueden ver circulando las primeras unidades. Se da la circunstancia que es de los pocos híbridos que no tienen derecho al distintivo ECO de la DGT, ya que se homologó como Euro 3. Llevan la “B” como cualquier diésel Euro 4 o Euro 5.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Toyota Prius con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

No le podían haber puesto mejor el nombre, pionero, aunque a decir verdad su tecnología es fruto en cierto modo de aquella normativa anti contaminación que hubo en California a finales de los 90 y que provocó la aparición del malogrado GM EV1 y también del RAV4 EV. Aquella normativa se derogó, pero Toyota supo como ninguna otra marca sacar partido a la tecnología que había desarrollado, amortizando su coste de desarrollo antes que nadie a base de vender híbridos desde entonces de forma ininterrumpida.

Javier Costas
Editor

Toyota llevaba tiempo haciendo experimentos en ese campo, el prototipo Sports 800 Gas Turbine Hybrid data de 1979. Además, el prototipo del Prius se mostró en el Salón de Tokio de 1995. No fue hasta 1996 cuando en General Motors EV-1 pisó las calles de California. El RAV4 EV es de 1997, año en el que el Prius se empieza a vender en Japón. Si hubo un aprovechamiento de tecnología o piecerío debería ser al revés, ¿no?

Reverfons
Jefe de Equipo
Reverfons

No conocía tan detallada la historia de Toyota, por fechas es lógico que como dices el aprovechamiento fue al contrario.
Gracias por el apunte Javier, así amplio conocimiento wink

Javier Costas
Editor

En general, bien entrados los 70 se empezó a experimentar con las alternativas al petróleo después de que el mundo árabe diese el primer aviso en 1973, y el segundo toque vino en el 79. Muchos prototipos eléctricos, híbridos o con energías alternativas se empezaron a desarrollar entonces.

En los 90 el Zero Emission Mandate de California animó mucho la apuesta por los eléctricos, pero la tecnología híbrida ya había ganado impulso previamente.

Un saludo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!