Coche del día: BMW 320d (E46)

Coche del día: BMW 320d (E46)

El BMW para todos los públicos (o casi)


Tiempo de lectura: 3 min.

Se cumplen veinte años desde el lanzamiento de uno de los modelos más exitosos de BMW: el Serie 3 E46. Fue un coche que consiguió abrir el público de la marca bávara capaz de atraer a personas de avanzada edad y cierta posición social que buscaban una berlina premium de reducidas dimensiones, así como a jóvenes familias que querían un punto de deportividad del que los de Munich ya presumían. Sin embargo, y sin desmerecer a su amplia oferta mecánica con los inestimables seis cilindros de gasolina, la gran estrella del E46 fue el motor diésel de 2 litros, el BMW 320d.

Hablar en 1998 de un 2.0 de 136 CV solo podía significar hacer referencia a un buen cuatro cilindros de gasolina, pero todo eso cambió gracias al motor M47. Lo destacable fue entonces su ratio CV/litro más que la potencia en sí, pues el Alfa 156, uno de sus rivales, contaba ya con un 2.4 de igual caballaje y la propia BMW había tenido en la anterior generación el 325 TDS de 143 CV. El gran logro del 320d fue aunar altas prestaciones con un bajo consumo, muy al estilo del A4 TDI de 110 CV, pero en un escalón superior.

Poniéndonos en situación, los diésel habían avanzado a pasos agigantados desde que se popularizaran para un uso particular. Primero fue el intercooler, la inyección directa, la culata multiválvula y poco después el common rail. Tecnológicamente, el bloque 2.0 no recurrió al reciente sistema de raíl común, sino a una bomba de alta presión fabricada por Bosch unida a las cuatro válvulas por cilindro y turbo de geometría variable. Al margen de sus prestaciones -207 km/h de velocidad máxima y un 0 a 100 km/h en 9,9 segundos-, el 320d destacaba por el amplio margen de utilización con una fuerza a bajo régimen inusual en vehículos con motores de gasóleo.

Bmw 320d Sedan 1

Sonoridad y vibraciones a un lado, el 320d tenía poco que envidiar a su homólogo de gasolina, el 320i de seis cilindros y 150 CV que le superaba en agrado de uso y velocidad punta, pero prestacionalmente las diferencias entre gasolina y diésel se acortaban rebajando además en nada menos que tres litros el consumo medio homologado.

Desde el punto de vista económico, su posicionamiento en la gama de la Serie 3 parecía dejar patente las intenciones de BMW por divulgar esta versión en detrimento de otras que estaban menos de moda. Su tarifa se situaba claramente por debajo del 320i de gasolina y apenas a 1.500 euros por encima del modesto 318i, aunque fuese a base de un equipamiento de serie exiguo, puesto que había que pagar opcionalmente por elementos como el volante de cuero, las llantas de aleación, elevalunas traseros o el respaldo posterior abatible.

BMW hizo famosas unas siglas que perdurarían en el tiempo aunque el motor fuese evolucionando y recibiendo mejoras con el problemático N47 de por medio. Su potencia fue escalando poco a poco desde aquellos originarios 136 CV hasta los 190 CV del 320d actual. Con la que está cayendo ahora con los diésel, se me antoja difícil que se mantenga como el Serie 3 más emblemático, así que igual para la siguiente generación nos sorprenden con un 320e en busca de la popularización de las mecánicas híbridas con las que la marca lleva coqueteando ya un par de años.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

He de reconocer que esta serie de BMW se vendieron como rosquillas. Se ganaron una buena fama. Aunque yo, si tuviera que elegir uno de los e46 me quedaría con los 330d. Ese bloque diesel de 6 cilindros SI que era una bestia. Fiable, potente, no muy gastador, aunque tragaba en ciudad. Y el sonido que desprendía era una melodía celestial.

Javier Costas Franco
Invitado

Me has leído el pensamiento. El 330d de 200 CV petrolero es una estupenda elección para viajar a buen ritmo con un consumo muy soportable, sin las vibraciones de un cuatro cilindros, y con unos “huevos” que ya quisieran muchos motores gasolina atmosféricos de potencia similar -de la época, nosajo….-


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!