Menu

A la venta un hermoso Fiat Abarth 750 Zagato

Una exclusiva pieza de historia que podría ser tuya

A la venta un hermoso Fiat Abarth 750 Zagato

El carrocero milanés Zagato es conocido por la gran mayoría. Ha sido el encargado de dar al mundo alguno de los diseños de la automoción más emblemáticos, únicos y hermosos del último centenario. Sin lugar a duda, hay innumerables creaciones dignas de mención, siendo la última de ellas el Aston Martin Vantage V12 Zagato de última hornada. Aunque, entre otros, está el Fiat Abarth 750 Zagato que se ve en estas imágenes.

Es un diseño tan simple y limpio, que resulta realmente atractivo, al menos para un servidor. Nada de líneas superfluas y aditamientos innecesarios. El Fiat Abarth 750 Zatato usó la plataforma de un Fiat 600 normal y corriente, pero no mucho más. Su hermosa carrocería de aluminio se diseñó desde cero para que fuera mucho más aerodinámico. El objetivo era mejorar los esfuerzos de Fiat en el mundo de la competición, y funcionó.

Originalmente, el cochecito estaba equipado con un motor de 750 cm3 de 42 CV pero, en 1958, se revisó para ser capaz de entregar 57 CV a 7.000 RPM. Debido a su escaso peso y la forma aerodinámica del coche, era capaz de alcanzar los 160 km/h de velocidad punta. No estaba mal en 1959, honestamente. Casi puede parecer un kit car, pero teniendo en cuenta cómo estaban las circunstancias en esos años, era una máquina realmente arrebatadora.

Teniendo en cuenta que Zagato era conocido por diseñar coches de línea baja y ágiles con voladizos cortos, la compañía consideró necesario introducir una elevación de techo (las famosas burbujas) sobre las cabezas del conductor y del pasajero. Zagato ahora es un carrocero famoso por sus diseños tradicionales de “doble burbuja”, y continúa siendo una seña de identidad en los últimos productos de la casa, a pesar de que no tienen una fábrica propia para producir sus coches.

Este modelo en particular está actualmente disponible en eBay, aunque el vendedor proporciona poca (o ninguna) información sobre nuestro protagonista en concreto, aparte de lo que puede ver en las fotografías. Si bien una imagen vale más que mil palabras, no se sabe qué elementos son originales ni cuál es su historia. El anuncio dice que el coche se restauró recientemente, y que el motor se actualizó, pasando de de 750 cm3 a 850 cm3, pero no hay mucho más.

De las fotografías se puede deducir que este pequeño italiano está en buena forma, aunque no es del todo perfecto. Es un coche muy, muy pequeño para el precio de venta que tiene: 69.140 euros. Pero, ¿realmente puedes esperar menos de una obra de arte como esta? Su diseño destila sencillez y arte por partes iguales, destacando la forma sobre la función en un gran pequeño envoltorio. Como dicen por ahí, para gustos los colores, y este Fiat Abarth 750 Zagato es realmente bonito.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.