Coche del día: Volvo P1800

Coche del día: Volvo P1800

El coche de "El santo"


Tiempo de lectura: 3 min.

Nos encontramos con un bonito ejercicio de diseño, una creación de Volvo que se convirtió en objeto de culto en los años 60. Este deportivo sueco se gestó en 1959 y se presentó en el Salón de Bruselas de 1960, pero el inicio de la producción se retrasó hasta 1962 porque la marca sueca tenía ocupadas las líneas de montaje en la producción de otros modelos más comerciales. La nueva criatura se bautizó como Volvo P1800, teniendo posteriormente otras versiones.

Su carrocería salió del lápiz del joven sueco Pelle Pettersson, que trabajaba para Pietro Frúa, diseñador italiano que ya en la década de los 60 era sinónimo de buen gusto, ya que conducía personalmente el desarrollo de sus diseños hasta su misma presentación; como es fácil intuir, este P1800 tenía una línea elegante, original, fina y… latina.

Por entonces Volvo no tenía capacidad para construir este vehículo y durante los primeros años externalizó su producción en una compañía británica llamada Pressed Steel (fabricó las carrocerías) y el montaje final a la también británica Jensen. Después de la entrega de 6.000 unidades la compañía sueca tomó las riendas de todo el proceso debido a la pésima calidad de los acabados, y la producción se trasladó a la planta de Olofström (Suecia), mientras que el montaje se realizó en la planta de Lundby, en Göteborg (Suecia).

Se benefició mucho debido a la mítica serie televisiva “El Santo” , de la cual se emitieron un centenar de episodios y en la que compartía el protagonismo con el actor Roger Moore en el papel de Simon Templar, lo cual unido a una escasa producción y un elevado precio (como un Jaguar E de la época) elevó su estatus a objeto de culto

Se fabricaron cuatro versiones diferentes: P1800 (1961-1962), 1800S (1963-1969), 1800E (1970-1972) y 1800ES (1972-1973), esta última un Fastback. Sus corazones eran dos bloques con diferentes rangos de potencia; el primer bloque poseía una cilindrada de 1.780 cc con alimentación por carburador y tres niveles de potencia (100, 108 y 115 CV). El segundo bloque cubicaba 1.986 cc. con inyección electrónica y contaba hasta con cinco niveles de potencia (115, 118, 124, 130 y 135 CV). Resulta curioso que en su origen era una berlina animada por medio motor… ¡de camión!

Se movía gracias a una caja de cuatro marchas manuales, otra versión igual pero con superdirecta y una con tres marchas automáticas. Sus frenos eran de disco en el eje delantero y de tambores en el trasero pero posteriormente todos los modelos incluyeron discos en ambos ejes.

Su diseño va evolucionando pero conservó lo esencial de su encanto: un capó alargado terminado en una generosa calandra en forma de boca, un pequeño habitáculo en forma de cápsula y dos tímidos intentos de alerones sobre las aletas traseras con unos pequeños pilotos traseros y un tapón de gasolina cromados que le daban un toque de elegancia.

¿Quieres saber más? No te pierdas el completo artículo que hizo Pablo sobre el Volvo P1800.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!