Coche del día: Volkswagen March Hare

Coche del día: Volkswagen March Hare

Un raro kit car para el Escarabajo


Tiempo de lectura: 4 min.

Últimamente estamos rematando las semanas con coches del día extraños, y el de hoy probablemente se lleve la medalla de oro “al que más”. No podemos definirlo como un coche como tal, ya que era un kit car sobre la base del Volkswagen más conocido, el Typ 1 o Beetle, Käfer, Escarabajo, Vocho… Nuestro “coche” de hoy, kit de carrocería o como queráis llamarlo del día es el Volkswagen March Hare.

Empecemos por su nombre, un nombre que nos sonará confuso por estos lares, pero que tiene bastante significado en los países anglosajones: “March Hare” o “liebre de marzo”. Además de ser un personaje que aparece en la obra “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll, es una expresión que se utiliza mucho en el inglés británico (“loco como una liebre en marzo”), ya que es la época del apogeo del apareamiento de este simpático lepórido. En un español más coloquial, sería como decir “tan cachondo como una liebre en celo”.

Pues este nombre le viene que ni al pelo a nuestro Volkswagen, ya que era un loco kit de carrocería que se diseñó para su Escarabajo clásico. Estos kits eran fabricados por Pegasus Design, una empresa localizada en Arlington, Virginia (EEUU). Su eslogan para vender estos kits era el de “estilo de champán a precio de cerveza”.

Volkswagen Pegasus March Hare 2

No tuvieron mucho éxito, porque ni el estilo era el de champán ni el precio de cerveza… más bien el símil podría ser el de las “pócimas” que hacen muchos niños cuando se aburren en una comida familiar (mezclando diversas bebidas) y se decidieran por venderlas a precio de Vega Sicilia.

Bromas aparte, estos kits que datan de los años 70 eran fabricados utilizando resina ignífuga y eran acoplados sobre chasis de escarabajos de los años 60. Pegasus Design se jactaba de hacer uno de los kits más resistentes del mercado, cosa que ni podemos confirmar ni desmentir. Durante mucho tiempo el Beetle fue uno de los coches más económicos en Estados Unidos, así que la base era barata y abundante.

Su estética era difícil de digerir, pero con el característico perfil en forma de cuña que todo deportivo o intento de deportivo debía tener en esa época -sí, os vamos a acabar aburriendo con este tipo de perfiles, pero era lo que se estilaba en los 70-.

Volkswagen Pegasus March Hare 5

Y era difícil de digerir porque tenía unas proporciones complicadas: era estrecho, bajito, con un añadido en plástico negro sobre el pilar B -que recuerda al que llevan los autobuses urbanos de doble plataforma entre una plataforma y otra-, unas ventanillas delanteras partidas con un tamaño más propio del de un monovolumen, pareciendo las traseras sacadas de una cápsula espacial de la NASA. Todas, a excepción del parabrisas delantero, eran de plexiglás.

Los únicos elementos normales de este engendro March Hare eran sus pilotos traseros, tomados directamente de un Mustang de esa década, así como su tapón de combustible, cortesía de Mopar. Como único nexo de unión con el Escarabajo, sus faros delanteros. Uno de sus aspectos más característicos y positivos -por decir algo-, eran sus puertas en forma de alas de gaviota y su lateral con una trasera propia de un shooting brake.

Bajo esta carrocería, el chasis acortado con respecto al original, suspensiones y dirección, tomados directamente de un Escarabajo de los 60, mientras que el motor que le daba vida, también lo era de un Escarabajo, pero algo posterior: el de un 1302 de la década de los 70 de 1,6 litros, cuatro cilindros en disposición bóxer y refrigerado por aire, que entregaba unos 50 CV. Con su bajo peso en torno a 800 kg, y sin ser un cohete, no debía de moverse mal del todo.

Si te quieres hacer con uno, lo vas a tener muy complicado. No se sabe a ciencia cierta cuántas unidades siguen vivas, pero, se tiene la pista de una unidad completa que se comercializaba hace dos años por unos 10.000 euros en EEUU y de un kit de carrocería del que desconocemos el precio. Si te gusta que te miren y tienes el gusto atrofiado diferente, este puede ser tu coche.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Escarabajo con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Editor

Feo, feo, feo…

Javier Costas
Editor

Afortunadamente, no hay muchos grin


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.