Coche del día: Volkswagen Kurierwagen (Typ 181)

Coche del día: Volkswagen Kurierwagen (Typ 181)

El Jeep "low cost" de Volkswagen


Tiempo de lectura: 6 min.

Este pequeño vehículo de uso militar y civil recibe numerosos nombres dependiendo de la zona geográfica en la que nos encontremos. En Estados Unidos se conoce como Volkswagen Thing (de “cosa” en inglés), en Alemania con el nombre de Kurierwagen (de “coche correo” en alemán), en Indonesia como Camat, en la América hispanohalante como Safari, o Trekker en el Reino Unido. Fue un rival directo del Citroën Méhari y del Renault Rodeo en el Viejo Continente.

Tuvo un largo periodo de fabricación y venta, desde 1968 hasta 1980. Se inspiró en el famoso Kübelwalgen, ampliamente utilizado por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Fue un modelo típicamente Frankestein, pues tomaba elementos del Volkswagen Beetle, Käfer o Escarabajo (Typ 1), del Karmann Ghia (Typ 14) e incluso algunas partes la furgoneta Combi (Typ 2).

Se fabricó en las factorías alemanas de Wolfsburgo, Emden y Hannover, en la indonesia de Yakarta y en la mejicana de Puebla. Se fabricaron un total de 90.883 unidades del Typ 181, de las cuales 70.519 salieron de las fábricas alemanas y las 20.364 restantes de la factoría de Puebla. Las del Camat indonesio se contabilizan aparte.

Volkswagen Kurierwagen 4

Volkswagen Kurierwagen

El Volkswagen Kurierwagen contaba con una carrocería de cuatro puertas y fue desarrollado para desenvolverse sin problema fuera del asfalto. El motor estaba situado en la parte trasera y era de tipo bóxer. Ofrecía unas medidas compactas, 3.780 mm de largo, 1.640 mm de ancho, 1.620 mm de alto y 2.400 mm de batalla. Su peso oficial era de 995 kg.

Durante los años 60 diferentes gobiernos europeos decidieron cooperar para crear un vehículo que fuese ligero, resistente y pudiese manejarse con facilidad por caminos, pistas forestales y vadear ríos. Lo denominaron proyecto “Europa Jeep”. Alemania ya estaba estudiando el desarrollo de un todoterreno con estas características desde los años 50. Este modelo estuvo disponible antes del “Europa Jeep”, que finalmente no llegó a producirse.

Volkswagen recurrió de nuevo a reaprovechar ingeniería existente para que los costes de fabricación fuesen mínimos

Volkswagen ya estaba presente en el mercado mejicano con el Vocho o Sedán y su adaptación para moverse por las dunas, el Baja Bug. Con estos dos vehículos, que gozaban de gran aceptación, las mentes pensantes del fabricante alemán acertaron con la creación de un vehículo que reuniese las virtudes de un todoterreno y que fuese divertido de conducir. Además, contaba con la innegable ventaja de tener un gran banco de piezas y repuestos para su fabricación con los modelos Sedán y Baja Bug, manteniendo los costes de fabricación al mínimo.

La plataforma derivaba del mencionado Beetle/Käfer, y el chasis era idéntico al del Karmann Ghia, más ancho que el del Beetle/Käfer. El motor, transmisión y eje trasero se tomaron de la primera generación de la furgoneta Combi (Typ 2). El motor utilizado era un bóxer de cuatro cilindros refrigerado por aire, de 1,5 litros y 44 CV, y se tomó del Beetle, al igual que el depósito de combustible y el sistema de dirección. Con esta mecánica era capaz de afrontar pendientes muy pronunciadas y ofrecía unos consumos en general bastante contenidos. Respecto al equipo de frenos contaba con cuatro tambores, suficientes para su peso y prestaciones, del orden de los 110 km/h de velocidad máxima.

Esta actualización del Kübelwagen estaba dotada de un motor bóxer de cuatro cilindros en posición trasera que rendía 44 CV y empujaba al vehículo hasta los 110 km/h

Su espartano interior ofrecía dos asientos delanteros y una banqueta corrida detrás, confeccionadas en vinilo. Se ofrecía como opción con las dos plazas delanteras, sin la banqueta trasera, aumentando notablemente de esta forma el espacio para carga. Para protegerse de las inclemencias del tiempo ofrecía una capota de PVC o un techo duro (hardtop).

En septiembre de 1969 se presentó en el Salón del Automóvil de Frankfurt la versión europea del modelo, como un Kübelwagen, algo más grande y pesado. A finales de 1970 se sustituyó su motor por otro de mayor cilindrada, de 1,6 litros, pero manteniendo los mismos 44 CV de potencia, más apto para gasolinas de baja calidad. Corría un poco más gracias a unos desarrollos de transmisión más largos, hasta los 115 km/h.

Volkswagen Kurierwagen 6

Volkswagen Kurierwagen

En este mismo año de 1970 se empezó a producir en Méjico con algunas piezas importadas de Alemania, empezándose a vender en el país en 1971, al igual que la versión civil europea. En Estados Unidos salió a la venta un año después, en 1972, momento en el cual las unidades mejicanas eran de producción propia al 100 %.

En 1973 la versión europea se potenció el motor hasta los 48 CV y se sustituyó el eje trasero oscilante (transeje) por el IRS de Porsche, que al añadir brazos de control apenas cambia la caída de las ruedas con los cambios de recorrido de la suspensión. Las unidades adaptadas para el ejército de la RFA fueron 15.275 en total, con dos ruedas motrices y 400 kg de carga útil. Se entregaron entre 1969 y 1979 y se utilizaron fundamentalmente para vigilancia fronteriza.

En el Reino Unido el Volkswagen Trekker se vendió brevemente durante 1975, fue un fracaso de ventas

En 1975 dejó de venderse en Estados Unidos por su reclasificación como vehículo de pasajeros y no cumplir las estrictas normas de seguridad, entre ellas la de no tener una mínima distancia entre el asiento y el parabrisas. En Méjico eran más laxos en materia de seguridad, por lo que se continuó vendiendo hasta 1980, año en el que todavía se produjeron 695 unidades en la fábrica de Puebla. El Vocho aguantó mucho más, hasta 2003.

Se rumorea que incluso la OTAN, a la espera del proyecto “Europa Jeep”, se planteó la adquisición del Kurierwagen como vehículo de patrulla militar común para todo el continente, pero cayó en el olvido. Alemania continuó con su producción, complementándolo con el nuevo Volkswagen Iltis (Typ 183), que tomaba como base un DKW Munga, ya con el motor frontal y tracción a las cuatro ruedas.

En la actualidad se ha convertido en un automóvil de culto por sus originales líneas rectas -de espíritu retro- y su practicidad, con unas puertas desmontables, un parabrisas abatible y el asiento trasero abatible, recordando al Jeep Willis. Y por su robustez y fiabilidad legendarias, claro. Volkswagen tuvo la intención de resucitarlo, apareciendo como prototipo eléctrico en 2017, pero con unas formas mucho más modernas

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Safari con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!