Coche del día: Suzuki Maruti 800

Coche del día: Suzuki Maruti 800

El primer "low-cost"


Tiempo de lectura: 3 min.

La elección del cada Coche del día no sigue ninguna pauta concreta, por lo que a veces ocurre que los que escribimos en esta sección hablemos de coches similares o tiremos de la misma marca en un corto periodo de tiempo. Por ello, y sin quererlo, en los últimos días ha coincidido que hemos recurrido a marcas premium, así que para contrarrestar, he decidido escribir hoy del que quizá fue el primer coche low-cost que conocimos en España.

Se trata del Suzuki Maruti 800 que se puso a la venta en nuestro país en 1993 con el principal reclamo de un precio muy bajo. Y como esta era su mayor baza, comenzaremos hablando de dinero. Costaba en la época 789.000 pesetas (8.700 euros de ahora) y la única opción disponible era el aire acondicionado (110.000 pesetas). Solo el Yugo 45 o el SEAT Marbella eran algo más baratos, mientras que un Fiat Cinquecento de 40 CV se iba ya a casi el millón.

Que fuese un coche tan económico podría deberse a su origen, pues no se trataba de un Suzuki normal, sino un modelo fabricado por la marca junto a Maruti en la India, y que llevaba a la venta un buen puñado de años con bastante éxito en aquellas tierras. Aquí se diferenciaba con respecto al resto de vehículos no solo en el mencionado precio, sino en su pequeño tamaño y su carrocería de cinco puertas, muy poco habitual.

Suzuki Maruti 800 1

Suzuki Maruti 800 (versión india)

Tenía una longitud de 3,3 metros, medía 1,44 de ancho y su altura era de 1,41 metros. Su distancia entre ejes se cifraba en 2.175 mm y las vías eran muy estrechas. Pese a sus contenidas dimensiones, ofrecía una habitabilidad digna y aún quedaba espacio para un maletero de 160 litros de capacidad (no muy lejos de la del Renault Twingo y sus formas de monovolumen).

En cuanto a la mecánica, montaba un bloque de tres cilindros y 796 cm3 que entregaba 34 CV a 5.200 RPM y un par máximo de 56 Nm. Aunque solo pesaba 640 kilos, las prestaciones no eran su fuerte. Unido a un cambio manual de cuatro velocidades, declaraba una velocidad máxima de 130 km/h (10 km/h menos que un Cinquecento o un Yugo).

No hubo datos oficiales de aceleración, pero podemos suponer tomando como referencias esos modelos, que estaría por encima de los 20 segundos en el 0 a 100 km/h. Era, por tanto, un coche eminentemente urbano con un consumo relativamente bajo, a tenor de su media de 6,2 litros en ciclo mixto.

Suzuki Maruti 800 2

Suzuki Maruti 800 (versión india)

En carretera abierta no solo le limitaba su potencia o la pequeña base de apoyo sobre la que se sustentaba, sino la sencillez de la arquitectura de su chasis y unos neumáticos estrechos, en medida 145 con llantas de 12 pulgadas. Una vez lanzado, el único problema provenía del alto nivel sonoro, pero a poco que nos enfrentáramos a un repecho o nos dispusiésemos a adelantar, el motor decaía y le costaba recuperar la velocidad.

Aunque recuerdo que se publicitó bastante en revistas del sector, el Maruti no fue un modelo popular en nuestras carreteras. Se le veía un coche anticuado, sobre todo si lo comparábamos con los recientes Twingo o Cinquecento, y la red de concesionarios no era muy extensa. A pesar de todo, no era un mal coche, y en la India se ha estado fabricando hasta hace unos pocos años, con una producción total de 2,7 millones de unidades.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!