Coche del día: Zastava Yugo

Coche del día: Zastava Yugo

¿El peor coche de la historia?


Tiempo de lectura: 3 min.

Hoy hablaremos de un automóvil que permanece en la mente de muchos ciudadanos-conductores como el peor jamás fabricado de la historia: el Zastava Yugo. Tal y como indica su nombre, este vehículo fue fabricado en la antigua Yugoslavia y se comercializó en Europa y Estados Unidos desde el año 1985. Se trataba de un coche sencillo y pequeño, sin concesiones al lujo y al confort y era un representante de lo que hoy conocemos como low cost.

Precisamente por estos motivos tuvo cierto éxito fuera de su país de origen ya que era uno de los pocos modelos que costaban menos de 4.000 dólares en EE.UU a mediados de los 80; uno de sus slóganes fue “Todo el mundo necesita un Yugo alguna vez”, nos recuerda a Volkswagen con el escarabajo como “el coche del pueblo”.

Realmente no deberíamos considerarlo un coche tan malo, el mayor hándicap de sus ventas fue una mala estrategia comercial en el extranjero. Se creó el mito de que era “el peor coche de la historia” y ocurrió lo mismo que con los bulos: haz correr una falsa noticia que mientras se desmiente el daño queda hecho y resulta muy dificil de reparar. Nuestro compañero Carlos recordó con mucho cariño al Yugo en un extenso artículo.

Por si fuera poco la guerra de los Balcanes apuntilló su defunción, en Abril de 1999 la planta de fabricación del coche, situada en Kragujevac, a 88 kilómetros de la capital -Belgrado- fue bombardeada por las tropas conjuntas de la OTAN y Estados Unidos sin importarles la cadena humana que hicieron los trabajadores alrededor de la fábrica. Un vídeo en YouTube resume las consecuencias de este ataque, un ejemplo del cinismo con la falta de principios y de ética que se dan en los conflictos bélicos.

La marca Zastava Automobili, afincada en Serbia, comenzó la fabricación de coches en la década de los cincuenta, al principio produjo réplicas de modelos Fiat. Ya en los años setenta empezó con la fabricación de sus propios modelos como el 45, 55, 65 y algunos más. La factoría aguantó hasta el año 2008 y Fiat se hizo cargo de ella e invirtió 800 millones de euros para resucitarla y comenzar a fabricar nuevos modelos, como el Fiat 500L.

En Estados Unidos se vendieron más de 140.000 unidades entre 1986 y 1992 del total de 800.000 que se fabricaron. Las marcas de lujo de este país lo regalaban en concepto de segundo coche a modo de equipamiento extra, como quien regala un navegador, por poner un ejemplo. Sin embargo a los estadounidenses les resultaba tan incómodo, inseguro y torpe que incluso dio a pie a un uso cómico por parte de Hollywood y apareció en películas tales como “La jungla de cristal 3″, “El cuervo”, la serie “Los Simpsons” o la comedia “Drowning Mona“.

El yugich, como cariñosamente lo llamaban los propios yugoslavos, fue malo, pero sirvió. Ostenta el honor de ser el único pais de la órbita comunista que se atrevió a enfrentarse a la extinta Unión Soviética y el último intento de Occidente en sanear la economía yugoslava. Al menos les duró el sueño unos años…

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!