Menu

Lamborghini Polo Storico restaura el impresionante Miura SVR

Toro con piel de toro y sabor añejo

Lamborghini Polo Storico restaura el impresionante Miura SVR

La división de clásicos de la marca italiana, Lamborghini Polo Storico, ha completado la restauración de uno de los Miura más famosos que se haya construido: el Miura SVR. Como está bien documentado en la firma italiana, solo se produjeron 763 Lamborghini Miuras entre 1966 y 1972 en la planta de la compañía en Sant’Agata Bolognese, Italia. El número de Miuras construido fuera de Sant’Agata, sin embargo, es mucho mayor, ya que numerosos fabricantes de automóviles han creado una versión a escala de lo que es uno de los vehículos más emblemáticos en la historia del automóvil.

Entre ellos se encontraba el japonés Kyosho, que produjo modelos a escala 1:18 tanto del Lamborghini Miura SV como del Miura SVR. El Kyosho SVR, en particular, ha alcanzado un estatus legendario entre los coleccionistas, ya que representa uno de los Lamborghini más sorprendentes jamás construidos, el Miura SVR. Este era una evolución del Miura Jota de carreras, desarrollado por el piloto de pruebas de Lamborghini, Bob Wallace que, incluso apareció en el manga japonés «Circuit no Ōkami», en castellano «El lobo del circuito».

Después de que el P400 Jota de Wallace se perdiera en un accidente, la demanda incesante de los clientes en los años siguientes llevó a la firma italiana a construir algunos modelos Miura SVJ y, notablemente, un solo Miura SVR. Este último finalmente se vendió en Japón, donde sirvió de «modelo» tanto para el vehículo utilizado en el mencionado cómic como para la versión de juguete de Kyosho.

Lamborghini Miura SVR

El número de chasis corresponde al #3781, que ha sido devuelto a su antiguo esplendor por los especialistas de Polo Storico ha sido exhibido en el circuito de Nakayama en Japón

Este Miura en concreto nació como una versión S pintada por la marca en Verde Miura con el interior en color negro. Originalmente, fue entregado a la concesionaria Lamborauto en Turín el 30 de noviembre de 1968, después de su exhibición en el 50º Salón del Automóvil de la misma ciudad. Después de cambiar de manos ocho veces en Italia, el vehículo fue comprado en 1974 por el alemán Heinz Straber, que lo llevó de regreso a Sant’Agata para transformarlo en un SVR, un trabajo que requirió 18 meses de trabajo. En 1976, el coche fue vendido a Hiromitsu Ito y se dirigió a Japón, donde causó tal sensación que inspiró al manga anteriormente mencionado.

Paolo Gabrielli, jefe de posventa de Lamborghini y director del Polo Storico, dijo: «La restauración completa demoró 19 meses y requirió un enfoque diferente de la forma en que normalmente trabajamos. La hoja de producción original no fue de mucha ayuda, ya que confiamos principalmente en las especificaciones de las modificaciones de 1974. El desafío para el equipo de Polo Storico fue aún más desalentador, ya que el coche llegó a Sant’Agata en pedazos».

Y es que las únicas variaciones en las especificaciones originales han sido la adición de cinturones de seguridad de cuatro puntos, los asientos deportivos y una barra antivuelco extraíble, elementos solicitados expresamente por el cliente que están destinados a mejorar la seguridad durante las exhibiciones. El kit de ensanche, los faros no escamoteables, las llantas multirradiales o los diversos apéndices aerodinámicos como el alerón montado sobre el techo, permanecen tal y como se conocían.

Lamborghini Miura SVR

Respecto a un Miura convencional, este SVR cuenta con el mismo V12 de 4 litros, pero con 440 CV en lugar de los 350 CV que desarrollaba el P400.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.