Coche del día: Saab 9-5 2.2 TiD (YS3E)

Coche del día: Saab 9-5 2.2 TiD (YS3E)

Versión de acceso para la berlina sueca


Tiempo de lectura: 4 min.

El Saab 9-5 2.2 TiD comercializado en 2002 fue más o menos coetáneo del Mercedes-Benz C 30 CDI AMG del que os hablé la semana pasada, y lo cierto es que en su planteamiento son dos berlinas muy, muy distintas, pero con el denominador común de abrirse hueco en un mercado dominado por los Diesel. El Clase C apuntaba a la deportividad y este 9-5 hacia todo lo contrario.

El Saab 9-5 fue lanzado en el año 1997 para sustituir al anticuado y longevo 9000, que compartía plataforma con modelos del Grupo Fiat como los Alfa 164, Croma o Lancia Thema. En la nueva berlina no quedaba ni rastro de los italianos (aquí podéis ver otra extraña colaboración italo-sueca), empleándose ahora una base de la propia General Motors de tracción delantera con motores en posición transversal.

Inicialmente todos ellos eran de gasolina de cuatro y seis cilindros, y no fue hasta 2001 que se introdujo el primer 9-5 con una motorización diésel, un 3 litros V6 de 176 CV que dio bastantes quebraderos de cabeza a los propietarios de los coches que los montaban de Opel, Renault y de la misma Saab. Y como aún había hueco por abajo con el que captar a la clientela que buscaba gasóleo, se decidió ampliar la gama meses después con el conocido bloque 2.2 de origen Opel-Isuzu que ya se usaban en modelos de la marca del rayo y el hermano pequeño del Saab, el 9-3.

Saab 9 5 sedan 2002 1

Se trataba de un motor con un excelente rendimiento en cuanto a su relación entre prestaciones y consumos que, sin embargo, no destacaba ni por sonoridad y refinamiento, tal vez las claves para una berlina del porte del Saab 9-5. En este sentido el V6 resultaba mucho más refinado y obviamente más rápido, pero como decía, por prestaciones el 2.2 TiD de 120 CV andaba lo suficiente. Lo hubo con cambio manual y automático, ambos de cinco velocidades.

Declaraba una velocidad máxima de 200 km/h y un 0 a 100 km/h en 11 segundos, destacando más por su empuje a la hora de recuperar velocidad, con un paso de 80 a 120 km/h de 8,7 y 11,1 segundos en cuarta y quinta, respectivamente. Por su parte, el consumo homologado en ciclo mixto era de 6,6 litros cada 100 kilómetros. Gracias a un depósito de combustible de 75 litros se garantizaba una gran autonomía para hacer viajes largos sin parar.

Y es que la berlina sueca estaba concebida para viajar por autopistas con un elevado grado de comodidad, con suspensiones que primaban el confort por encima de la eficacia a pesar de las mejoras introducidas en el chasis tras su ligerísimo lavado de cara efectuado en 2001.

Saab 9 5 sedan 2002 3

Eso sí, en cuanto el asfalto se retorcía o aparecían curvas cerradas, la suavidad de la amortiguación se dejaba notar provocando una notable pérdida de agilidad y precisión a la hora de afrontarlas. Quizá para un uso más equilibrado se ofrecía el nivel de acabado Vector, de enfoque deportivo, que contaba de serie con llantas de 17 pulgadas y tarados más firmes para unas suspensiones rebajadas en 10 milímetros con respecto a otros 9-5.

Todos ellos tenían en común un habitáculo de generosas dimensiones donde acomodar a cinco adultos (con las limitaciones normales de la quinta plaza), pues ofrecía una anchura destacable y buen espacio para las cabezas de los pasajeros traseros. Delante se notaba el paso de los años en el diseño del salpicadero, original ante todo como también lo eran otros detalles característicos de la marca.

La instrumentación Night Panel permitía dejar iluminado únicamente el velocímetro para evitar distracciones innecesarias

Con el punto de mira puesto también en la seguridad, para sacar la llave de contacto (situada junto a la palanca del freno de mano) había que insertar primero la marcha atrás, una tarea engorrosa a la que llegabas a acostumbrarte. Lo que no tenía explicación era la excentricidad de tener que encender el climatizador cada vez que se arrancaba el motor. Eso sí, una vez se ponía en funcionamiento, la particular disposición de las salidas de ventilación ofrecían una modulación del aire muy eficaz.

Saab 9 5 wagon 2002

Disponible tanto en versión sedán como en una atractiva carrocería familiar, se ofrecían con tres niveles de acabado denominados Linear, Vector y Arc, con precios de partida justo por debajo de los 30.000 euros de 2002 (unos 42.000 euros de ahora), a caballo entre los generalistas y berlinas de representación como el Audi A6 1.9 TDI (130 CV) o el Volvo S80 2.4D.

El 9-5 2.2 TiD no destacaba en nada frente a sus rivales, pero contaba con ese exotismo sueco que le hacía ser un modelo totalmente diferente al resto. Como pudo comprobarse por su nivel de ventas, no fue suficiente, así que como muchos otros Saab, pasó sin pena ni gloria por nuestras fronteras.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Saab 9-5 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sandra Oh
Invitado
Sandra Oh

El climatizador era programable a elegir para que al arrancar se encendiese o quedase apagado, igual que en los 93 de primera generación. Tan solo había que ponerlo a tu gusto y pulsar simultáneamente dos teclas durante un segundo para que memorizara tus preferencias.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.