Coche del día: Mercedes-Benz C 30 CDI AMG

Coche del día: Mercedes-Benz C 30 CDI AMG

La sacrílega y fugaz versión Diesel firmada por AMG


Tiempo de lectura: 4 min.

La imparable expansión del Diésel en el cambio de siglo llevó a muchos fabricantes a experimentar con versiones de gasóleo más allá de la búsqueda de una óptima relación entre prestaciones y consumos con el punto de mira, especialmente en este último aspecto. Esas ganas de aportar su granito de arena al combustible “del futuro” permitió la escalada de potencia hasta límites insospechados con la llegada de los primeros V8, e incluso V10.

También vimos los coqueteos para emparejar los términos “Diesel” y “deportivo” en un mismo vehículo, con el Volkswagen Golf GT TDI como precedente, y al que siguió el primer GTI TDI ya con la carrocería del Mk. IV (1J). Para muchos un sacrilegio que afortunadamente se quedó en anecdótico, al igual que sucedió en 2003 con el protagonista de hoy, el Mercedes-Benz C 30 CDI AMG, primer y último modelo de la división de la marca de la estrella propulsado por un motor Diesel.

Los de Stuttgart quisieron aprovechar el tirón, no sabemos si únicamente como escaparate tecnológico con el objetivo de dejar claro lo que eran capaces de hacer en AMG con un bloque originariamente empleado para el ahorro, o por el contrario de verdad creyeron que un CDI AMG resultaba una alternativa real a sus deportivos, cada vez más populares desde el pionero y exitoso C 36 AMG (W202) de 1994.

Mercedes Benz C 30 CDI AMG Sportcoupe CL203 3

Mercedes-Benz C 30 CDI AMG Sportcoupe (CL203)

Al igual que ocurrió con aquel, para el C 30 se tomó la base de un motor ya existente para introducirle las mejoras oportunas de cara a aumentar su rendimiento. El punto de partida fue el bloque de cinco cilindros y 2,7 litros empleado en los C y E 270 CDI, al que se le incrementó la cilindrada hasta 2.950 cc y se varió la relación de compresión, así como se modificaron pistones, bielas o intercooler. Se mantuvo el cambio automático por convertidor de par y cinco relaciones que Mercedes denominaba SpeedShift.

El resultado en cifras fue espectacular para la época: 231 CV y nada menos que 540 Nm de par que se traducían en unas prestaciones impactantes para un diésel de tamaño medio, pues lograba alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima y aceleraba de 0 a 100 en 6,8 segundos manteniendo un consumo medio de 7,6 litros cada 100 kilómetros.

El C 30 CDI AMG se convirtió en el Diesel más rápido del momento

Sin embargo, no todo eran frías cifras sobre el papel, y más si hablamos de un coche de talante deportivo. En la práctica, su condición limitaba las sensaciones al volante en tanto que su rango de revoluciones restringía su uso, con muchísimo empuje en la zona media, pero con un pico en las 3.800 RPM, donde entregaba el par máximo. Nada que ver con su homólogo de gasolina por entonces, el C 32 con 354 CV con el que a la postre compartía muchos elementos en lo referente a la puesta a punto del chasis, suspensiones o equipo de frenos.

Mercedes Benz C 30 CDI AMG Sportcoupe CL203 2

Mercedes-Benz C 30 CDI AMG Sportcoupe (CL203)

El C 30 CDI AMG se ofreció con las tres carrocerías de la Clase C: berlina, familiar y SportCoupé. En todos ellos los cambios estéticos resultaban mínimos, destacando las llantas de 17 pulgadas de cinco radios dobles, discretos spoilers o la doble salida de escape. Contaban con un tarifa de partida de 50.000 euros en el caso del SportCoupé o 56.000 euros de la berlina, equivalentes a unos 75.000 de hoy.

No existía nada parecido ni por nivel de prestaciones, planteamiento o precio. Una extravagancia que pasó desapercibida en un mercado en el que duró apenas un año a la venta

Curiosamente, unos meses después de su marcha Mercedes introdujo a la gama el C 320 CDI con 224 CV, arrebatándole el título como muestra de que el avance con los Diésel era imparable sin necesidad de recurrir a preparadores para ofrecer altas prestaciones. Eso sí, carente de la magia y atractivo asociados a la división deportiva AMG.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mercedes-Benz Clase C (W203, CL203 y S203) con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Joel Sousa
Invitado
Joel Sousa

El primer Golf GTI TDI existió en la carrocería 1H entre 1996 y 1997, en la edición 20 jähre. Utilizaba el motor 1.9TDI AFN. Y en Audi había un V12 TDI 6.0, con 500 CV en el Q7.

Total 1000 coches

600 2.0 8v
150 2.0 16v
250 1.9TDi 110.

https://www.olx.pt/anuncio/golf-gti-tdi-20th-jahre-IDFdcdz.html

Saludos cordiales.
comment image?w=700&h=
comment image?w=700&h=
comment image


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.