Coche del día: Rimac C_Two

Coche del día: Rimac C_Two

La respuesta europea al Tesla Roadster


Tiempo de lectura: 5 min.

En el cada vez más amplio segmento de superdeportivos eléctricos el Rimac C_Two entra de pleno derecho. Este coupé de dos puertas y dos plazas se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2018, y es fabricado por la empresa croata Rimac Automobili desde 2019. El Rimac Concept_One “solo” rendía 800 kW/1.088 CV.

Rimac es un pequeño y artesano fabricante croata cuya principal fuente de negocio son los trabajos de ingeniería para terceros. Volviendo a nuestro protagonista, lo más llamativo de su impresionante carrocería es el sistema de apertura de puertas, conocido como poliédrico. Estas puertas se abren hacia arriba, apenas separándose de la carrocería, ideal para aparcarlo en plazas estrechas. Su línea de cintura es muy baja y la aerodinámica activa es la causante de sus estilizadas formas, como el afilado frontal o la zaga prácticamente vertical.

Para la construcción de la carrocería y del chasis se han utilizado la fibra de carbono y el aluminio. Su coeficiente aerodinámico Cx tiene un valor de 0,28. La verdad es que no es un coche pequeño, y así lo atestiguan sus dimensiones: 4.750 mm de largo, 1.968 mm de ancho y 1.208 mm de alto, con una batalla de 2.745 mm. Teniendo en cuenta su planta motriz de cuatro motores eléctricos con sus correspondientes baterías, su valor en báscula no es precisamente liviano, con 1.950 kg en báscula.

Sus cuatro motores eléctricos independientes, uno para cada rueda, generan una potencia conjunta (limitada) de 1.408 kW/1.914 CV e impulsan al C_Two hasta los 421 km/h, que serían 463 km/h sin ningún tipo de limitación

Las ayudas a la conducción pretenden alcanzar el nivel 4 de conducción semiautónoma en ciudad y en carretera abierta. Ofrece entrenamiento para conducción virtual, detección de peatones, cámaras, radares y todo tipo de sensores para controlar todo su entorno, o una relación casi simbiótica con el smartphone de su conductor.

Los cuatro motores del Rimac C_Two son de tipo síncrono, de imanes permanentes alimentados por corriente continua (CC), uno por cada rueda. Son capaces de girar hasta las 12.000 RPM. La potencia total disponible -y limitada- se eleva hasta los 1.408 kW/1.914 CV, y el par máximo es igual de bestia, con 2.300 Nm. Los dos motores delanteros generan una potencia conjunta de 1.000 kW/1.360 CV) y los dos traseros 1.400 kW/1.903 CV).

La potencia de estos motores se transmite a las ruedas de una forma sofisticada. Van parejos dos a dos, y cada uno lleva su propia caja de engranajes de una sola velocidad en el caso de las ruedas delanteras; los de las ruedas traseras llevan dos velocidades actuados por un embrague de carbono. Se puede ajustar a voluntad del conductor el par motor entregado por cada motor mediante un sistema de control vectorial de par (Wheel Torque Vectoring System).

Rimac C Two 4

Las baterías tienen una capacidad de 120 kWh. Son unas baterías complejas, compuestas por una mezcla de litio, níquel, manganeso y óxido de cobalto (LiNiMnCoO2), con un total de 6.960 celdas. Son capaces de dar picos de potencia de 1.400 kW, por lo cual los motores eléctricos no se exprimen en su conjunto en ningún momento.

Todo el conjunto está refrigerado por una mezcla de etilenglicol (anticongelante) y agua. Para asegurar su correcta refrigeración cuenta ni más ni menos que con siete sistemas independientes, cada uno con su ventilador y su bomba de 48 V. Su voltaje es de 720 V y se pueden recargar bien con corriente continua máxima de 250 kW, o bien con corriente alterna mediante un cargador trifásico interno de 22 kW.

Sus 1.950 kg de peso no son impedimento para permitirle alcanzar los 300 km/h en 11,6 segundos, convirtiendo al Rimac C_Two en el superdeportivo que más acelera sobre la superficie de la Tierra

Sus prestaciones no tenían rival en el momento de su presentación, con una velocidad máxima de 412 km/h y 1,85 segundos para alcanzar las 60 mph (96 km/h), superando al Tesla Roadster por unas miserables 5 centésimas de segundo. El otro rival para batir es el NIO EP9, el coche de producción más rápido probado en el circuito de Nürburgring.

Rimac C Two 5

Los 300 km/h los alcanza en 11,6 segundos (lo que tarda un compacto de unos 100 CV para alcanzar los 100 km/h), y el cuarto de milla (400 metros) en 9,1 segundos. La velocidad máxima está limitada para no comprometer la fiabilidad a largo plazo de las baterías; si se deslimitase se alcanzarían los 463 km/h en palabras de Mate Rimac, CEO de la marca. Su autonomía en ciclo NEDC es de 650 km, siendo cuidadosos con el acelerador. El Tesla Roadster ofrece una autonomía teórica de 1.000 km.

El equipo de frenos del Rimac C_Two es igual de impresionante que el resto de la mecánica, con cuatro discos ventilados cerámicos de 390 mm de diámetro y 36 mm de grosor, debidamente controlados por unas pinzas de seis pistones. El sistema de suspensión lleva doble horquilla con dobles brazos “A” de tipo Pushrod y amortiguadores con ajuste electrónico en altura y dureza. Los planes de producción inicial son de 150 unidades, comenzando a finales de 2018. Se tenía previsto añadir dos versiones más: una de tipo coupé y otra para desfogarse en los circuitos.

A mediados de 2020 se recibió el primer encargo de compra de un cliente español a través de la empresa Spirits of Speed, con sede en Barcelona, y poseedora de la concesión exclusiva para España, Francia, Italia y resto de países del Mediterráneo. Con un precio aproximado de dos millones de euros (170.000 euros el Tesla Roadster) y un tiempo de espera de 18 meses, parece un tímido intento de activación del mercado de superdeportivos de lujo, a pesar de la interminable pandemia de la COVID-19.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.