Menu

Coche del día: Renault Clio Electrique

La alternativa futura de hace veinte años

Coche del día: Renault Clio Electrique

Hace dos décadas Renault tenía en su cartera de modelos un coche eléctrico. Sí, has leído bien. No era ni el ZOE ni el Twizy, sino un simple Clio de primera generación adaptado a la tecnología limpia. Se trató  un intento más de convencer a las administraciones de que un coche movido sin gasolina era posible -Citroën tenía por entonces un AX similar-, porque en la práctica aún había un largo camino por recorrer. Y esto en el Clio Electrique era literalmente imposible, pues su autonomía apenas llegaba a los 80 kilómetros oficiales que en la práctica se reducían notablemente.

Pero en 1997 estábamos ya demasiado encandilados por la fiebre de los diésel que prometían más de 1.000 kilómetros sin repostar. Con esto no quiero decir que la causa de que el Clio Electrique no cuajase fueran los automóviles de gasóleo, pues las limitaciones de los coches eléctricos aún eran muchas.

Era un coche eminentemente urbano porque además sus prestaciones no resultaban adecuadas para carretera, debido a una velocidad máxima de 90 km/h. Pese al aumento de peso las cualidades dinámicas del Clio convencional se mantenían, por lo que poner en aprietos al bastidor era una tarea tan difícil como pretender rebasar los límites de velocidad en autovía. Era el coche ideal a prueba de multas y con el que no casaba el pegadizo estribillo del famoso anuncio del Clio en el que un solitario hombre cantaba «Gueropaaaa» cada vez que el utilitario francés pasaba delante de él a toda velocidad (tampoco lo hubiera escuchado acercarse).

A golpe de vista nada le hacía diferenciarse de sus hermanos de gama, hasta que nos fijábamos en la aleta derecha para encontrar la trampilla del acceso a su toma de corriente. Utilizaba un cable de uso doméstico conectado a un enchufe de 220 V que requerían de mucha paciencia y tiempo para recargarlo. En el maletero se perdían unos litros para poder dar cabida a unas baterías que rozaban los 300 kilos de peso. El litio todavía no se perfilaba para estos menesteres.

Al margen de la autonomía o la falta de infraestructuras, todos sabemos cuál es el otro escollo de los vehículos eléctricos: su precio. En 1997 el Clio Electrique tenía una tarifa en nuestro país de 3.900.000 pesetas sin impuestos, lo que venían a ser unos 23.400 euros. La gama Clio de entonces se movía en un rango de entre 1,5 y 3,2 millones (9.000 y 19.000 euros), y con impuestos. Era demasiado pronto para él.

Aunque el Clio Electrique no fuese un coche atractivo para uso particular, fue de alabar que una marca como Renault se atreviera a lanzar una opción paralela a los coches de combustión para ir abriendo boca tratando de dejar claro que las alternativas a la gasolina eran posibles. Y entonces dejó pasar el tiempo y presentó el ZOE para ofrecer el coche eléctrico -decente- más barato del mercado.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.