Menu

La F1 llega al circuito de Red Bull

Este fin de semana se disputa el Gran Premio de Austria en Spielberg

La F1 llega al circuito de Red Bull

La Fórmula 1 llega a tierras austriacas, al Red Bull Ring situado en la localidad de Spielberg. El fresquito y los paisajes de montaña serán la tónica general del fin de semana de Gran Premio, que comenzará en unas horas con los primeros entrenamientos libres.

Después de la carrera en Paul Ricard, donde Mercedes por fin montó su nueva unidad de potencia, queda demostrado que Mercedes está de vuelta a lo más alto, y los de Ferrari tendrán que buscar mejoras si quieren superar a los de Brackley. Por cierto, no se lo van a poner fácil, pues parece que Mercedes trae a esta carrera una gran actualización, tanto a nivel aerodinámico –bargeboard, sidepods, retrovisores y alerón trasero-, como de chasis, que en teoría les hará ser aún más rápidos.

También hemos visto una mejora en Red Bull en esta pasada carrera, pero en la cabeza de Max Verstappen aka Crashtappen. Parece que dentro del equipo le han aplicado un correctivo, y el chaval estuvo muy centrado durante todo el GP de Francia, alcanzando el podio en segunda posición. En cuanto a Ricciardo, los rumores apuntan a que ya está ultimando los detalles de su renovación por el equipo de la bebida energética.

Los de casa afrontarán el GP de Austria desde diferentes perspectivas. Mientras Sainz debe estar muy contento por la actuación realizada en el pasado Gran Premio, aunque le costó la cesión de dos posiciones -de 6º a 8º- por la pérdida de la unidad eléctrica, su actuación fue brillante, Alonso no parece estar tan satisfecho, después de la deprimente actuación que brindó el equipo McLaren.

El asturiano ha dejado claro que lo que hacen falta son piezas nuevas que mejoren el rendimiento del monoplaza:

«Más que el túnel o no túnel, se trata de las mejoras. La evolución la trajimos en Barcelona y estuvimos en Q3, en Mónaco estábamos séptimos y a partir de Barcelona no hemos traído nada más, o cosas experimentales para otras carreras. Cuando los demás traen decimillas en cada carrera, te vas quedando un poco atrás. Lo importante es traer una buena mejora en las próximas carreras».

La altitud del circuito, aparte de mermar la potencia de los motores, supone que la densidad del aire es menor, por lo que debe tenerse en cuenta en la parte aerodinámica.

Veremos qué ocurre el sábado y el domingo, pero todo apunta a otro paseo militar de los de Mercedes, en condiciones normales. En principio, la meteorología apunta a nubes, pero no a lluvia, aunque veremos si cambia el tiempo y anima un poco la carrera.

 

F1 Austria

Circuito Red Bull Ring 

  • Primer GP: 1970
  • Longitud: 4.318 m
  • Altitud: 680 m
  • Curvas: 10
  • Distancia de carrera: 306,452 km
  • Vuelta rápida: 1′ 7,411» (Lewis Hamilton – 2017)

Como siempre, podéis ver el Gran Premio de Austria en Movistar+ desde España y en Fox Sports para América. Los horarios del fin de semana son los siguientes:

Viernes 29 de junio

  • 11:00 – 12:30 h (GMT+1) Libres 1
  • 15:00 – 16:30 h (GMT+1) Libres 2

Sábado 30 de junio

  • 12:00 – 13:00 h (GMT+1) Libres 3
  • 15:00 – 16:00 h (GMT+1) Clasificación

Domingo 1 de julio

  • 15:10 – 17:10 h (GMT+1) Carrera (71 vueltas)
COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.