Coche del día: Renault 5

Coche del día: Renault 5

Un coche que motorizó a toda una generación


Tiempo de lectura: 8 min.

Hablar de un coche como el de hoy, el Renault 5 o R-5, es complicado -o más bien extenso-. No solo por su amplia gama, sino también por los muchos años que estuvo a la venta, de 1972 a 1985, o la gran cantidad de anécdotas que le rodean. Se podría hacer una enciclopedia solo de él, pero vamos a intentar resumir todo lo que le rodea de la mejor forma posible.

El proyecto original de este utilitario del segmento B recibió el nombre en clave de A122 y en un principio iba a llamarse Renault 2, una numeración adecuada como modelo de acceso a la gama del rombo. Pero finalmente se decidieron por “5” para enfatizar que era “algo más” en realidad que un Renault 4 en todos los aspectos.

Destinado a sustituir a este, comenzó su producción en 1972 tanto en Francia como en nuestro país -concretamente en la FASA Renault de Valladolid-. Nació con el claro enfoque de ser un vehículo de mecánicas sencillas, de tamaño pequeño pero adecuado, y barato de mantener. En definitiva, un coche para motorizar a las grandes masas. Pero al final resultó ser un vehículo que a todo lo anterior sumó una practicidad asombrosa y unas versiones prestacionales por las que aún hoy se sigue suspirando.

Renault 5 3p 6

Renault 5 TL (1972)

Para su diseño, Michel Boué -su diseñador-, partió de una fotografía del citado R-4. Manteniendo de aquel sus formas bulbosas pero modernizadas, aunque para su fabricación se basase su ingeniería y base mecánica en la del Renault 16, aunque a una escala menor. Su punto de mira se puso en el exitoso Mini y el Fiat 127 recién comercializado.

Una de las primeras anécdotas para el R-5 -aunque triste- sería que por desgracia su diseñador fallecería en 1971 sin llegar a ver materializada su obra maestra en las calles.

Hablando de la técnica del R5, y a diferencia del Mini, este montaba motorizaciones en posición delantera y central-longitudinal, una buena idea de cara a mejorar su reparto de pesos, lo que anticipaba que pese a ser un utilitario iba a tener un buen tacto de conducción. La tracción, como dictaban “las modas” de la época, era al aje anterior. La combinación de tracción delantera y motor longitudinal ya solo tiene sentido en modelos diseñados para ser también 4×4.

Renault 5 3p 5

Renault 5 GTL (1980)

La caja de cambios se situó en prolongación del cigüeñal por el eje delantero y se le incorporó una suspensión de triángulos superpuestos junto a barras de torsión como resorte, mientras que en el trasero se le incorporaba una suspensión independiente de brazos tirados con también barras de torsión como en el eje delantero.

Otra de las anécdotas o curiosidades del R-5 que podemos citar es que las barras de torsión colocadas una detrás de la otra hacían que el coche tuviera una diferencia de batalla apreciable entre sus dos ejes longitudinales debido a que el anclaje de uno de los brazos tirados estaba retrasado con respecto al brazo del lado contrario.

Otra fue, que fue el primer modelo de Renault en utilizar paragolpes de plástico, elemento que absorbía mejor impactos leves sin deformarse con respecto a los metálicos utilizados generalmente hasta ese momento. También podemos decir que es de los pocos coches con rombo en el morro que se vendieron en Estados Unidos, Renault Le Car. Incluso tuvo una corta tirada con motores eléctricos, EDF-Renault 5 électrique, o una versión comercial, Société.

Renault 5 TL 5p

Renault 5 TL (1980)

Su carrocería monocasco de tres puertas -en 1979 llegaría la de cinco-, tenía unas dimensiones de 3.521 milímetros de longitud, 1.525 mm de anchura, 1.400 mm de altura y una batalla “media” tanto en el lado izquierdo como en el derecho de unos 2.419 milímetros.

Gracias a la colocación de la rueda de repuesto junto al motor, su generosa batalla y sus grandes superficies acristaladas, era un coche que acomodaba sin problemas a cuatro o incluso cinco pasajeros de talla media. Además, acogía todo su equipaje en un maletero que contaba con un gran portón trasero, toda una novedad. Si queríamos utilizarlo como “mula de carga”, no había problema, sus asientos traseros se podían abatir con este fin.

Ahora nos toca hablar de sus motorizaciones, y, por ende, de las versiones comercializadas en España:

Como modelo básico o de entrada estaban los 950 y TL, con motorización de 0,96 litros y menos de 50 CV en ambos casos. El TL se diferenciaba por un mayor nivel de equipamiento. En 1975 les seguirían el GTL, con un motor de poco más de un litro que poco después se sustituiría por uno de 1,1 litros.

Renault 5 Renault Sport

Renault 5 Renault Sport

Como culmen estaba el TS con un motor carburado de 1,3 litros y 64 CV. En Francia ya había una versión más potente que el TS, por lo que en España hubo que esperar algo más tenerla. Esta llegaría basada en el Gordini de Reino Unido y en el Alpine francés. A nuestro país llegaría como Renault 5 Copa, nombre que se le dio ante el éxito que tenían las copas Renault de promoción celebradas en los circuitos de nuestra geografía.

Debajo del capó delantero, un motor de 1,4 litros y 93 CV a 6.400 vueltas con carburador de doble cuerpo y caja de cambios de cinco velocidades. Su cifra de par era de 115 Nm a 4.000 vueltas, y, teniendo en cuenta que su peso estaba en torno a los 850 kg, lo convertía en todo un misil que alcanzaba los 175 km/h, alcanzando los 100 km/h en menos de 11 segundos. Todos saldrían de Valladolid en color amarillo, naranja o blanco, con el capó en negro mate.

Pero aún estaba por llegar “casi” lo mejor. En 1982 se le daba una vuelta de tuerca más y nacía el Renault 5 Copa Turbo. Al Copa “normal” se le incorporaba un turbo Garret T3 que hacía que la potencia subiera hasta los 110 CV a 6.000 vueltas con un par de 152 Nm a 4.000. Su peso total aumentaba en solo 20 kg con respecto al Copa “a secas” y las prestaciones eran increíbles para un utilitario generalista: 186 km/h de velocidad máxima y unos 9 segundos para alcanzar los 100 km/h.

Renault 5 Alpine Turbo 3

Renault 5 Alpine Turbo (versión francesa)

El “casi” de nuestro párrafo anterior, era porque Renault había sacado poco antes -en 1980- un auténtico monstruo. Este era el Renault 5 Turbo sin el “Copa”. Era un R-5 al que se la había trasladado su motor a una posición central por delante del eje trasero, unas vías ensanchadas en casi 130 milímetros con respecto a las del eje delantero, el mismo motor de 1,4 litros de los Copa, pero ahora con inyección mecánica K-Jetronic de Bosch y el turbo Garrett, pero soplando a 0,85 bares.

La potencia final ahora era de 160 CV, pero enviados al eje trasero. El 0 a 100 bajaba hasta por debajo de los 7 segundos y la velocidad máxima superaba por poco los 200 km/h. Si esto no os parece suficientemente racing, es que no habéis visto las tropelías en los rallies de Jean Ragnotti con los R-5 Turbo.

El R-5 se comercializaría en España hasta 1984, año en el que se vería sustituido por el Renault Supercinco. Exitoso como lo fue su sucesor, atesoró un total de más de 5 millones vendidas en todo el mundo. Claramente, y como hemos dicho al principio, fue un coche que motorizó a toda una generación, no había más que darse una vuelta por las calles de cualquier población española en los 70 y 80 para darse cuenta de ello.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Renault 5 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Editor

Desde mi punto de vista, el utilitario con la mejor arquitectura: motor longitudinal en posición central-delantera, con la caja de cambios por delante. Era el coche de una tía mía, y lo recuerdo con un tacto de suspensión blando y motor con brío. Sin duda, un mito dentro de la marca.

Jose
Invitado
Jose

Tuvimos uno hace años. Qué recuerdos!. Tan solo añadir que existió una versión TX, que era como un TS algo mejorado. Los antinieblas delanteros (insertados en la parrilla) eran amarillos en vez de blancos. Un saludo.

Javier Costas
Editor

Lo puedes ver aquí: https://espirituracer.com/noticias/renault-retromobile-2020/

En la galería tienes varias fotos de un TX que está muy bien conservado. Por razones de espacio no podíamos poner toodas las versiones, aunque sí las más significativas. A partir de la número 130. Eso sí, es el francés.

Txesz
Mecánico
Txesz

Tal y como se ve en la 4ª foto la palanca de cambios iba en el salpicadero, igual que en el R4. Y según leí, en cuanto llegaron a FASA los planos (o las piezas para hacer la primera unidad y preparar la línea de montaje…) ya negaron con la cabeza, pensando en las críticas que recibía el 4L por tal disposición. Así que se pusieron a darle vueltas al tema y diseñaron una palanca anclada al piso y su varillaje correspondiente. Enseñaron o enviaron la idea a Francia y estos la adoptaron de inmediato. Creo que en Valladolid ensamblaron… Leer más »

Javier Costas
Editor

Las fotos de prensa son de la versión francesa. Tengo del modelo español, pero casi todas están en blanco y negro.

sergio
Invitado
sergio

Fuel el primer coche de mi padre, lo cambio en 1992 por un Clio, Lo dejo nuevo, el coche no llegaba a los 100.000 kilómetros, era un GTL blanco 5 puertas, comprado dos años antes de nacer yo. por caprichos del destino, una avería muy costosa para la época (O eso nos quisieron vender) hizo que se produjera el cambio. Tres cuatro meses después, el coche encontró hogar, hoy lo tiene el hijo como el primer día, tanto, que aun en el portón del maletero, esta mi mano plasmada en pintura negra, tendría 2 años, cuando paso eso…. Lo poco… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!