Coche del día: Pontiac Chieftain (I)

Coche del día: Pontiac Chieftain (I)

Trajo aire fresco en General Motors tras la guerra


Tiempo de lectura: 4 min.

En 1945, mientras en Europa las fábricas de automóviles estaban a) hechas papilla, b) puestas a producir vehículos pesados o c) en quiebra, en Estados Unidos la producción de turismos se reanudó sin problemas. Totalmente nuevo, en 1949 el Pontiac Chieftain era el modelo de acceso a la marca de la pluma india, reemplazó al Torpedo. Su parecido con el Streamliner, de principios de los 40, era enorme. Podríamos traducir Chieftain como cacique o jefe indio, la marca de motos Indian también tiene un modelo llamado así.

Una de las señas de identidad de la primera generación del Chieftain son las barras cromadas que atraviesan el capó, longitudinalmente, desde el parabrisas hasta el paragolpes. Como buen coche americano de los 50, los paragolpes tenían más una función ornamental que utilidad en la seguridad pasiva. Los neumáticos blancos también eran una característica habitual de la época.

La gama inicial del Chieftain constaba de dos motores de gasolina, un 3.9 de seis cilindros en línea (90-93 CV) y un 4.4 de ocho cilindros en línea Silver Streak (103-106 CV), con diferentes potencias en función de su relación de compresión. Las carrocerías disponibles fueron diversas: Sedan, Sedan Coupe, Business Coupe y Deluxe Convertible Coupe. Las ruedas traseras iban cubiertas por pontones.

El Chieftain pecaba de usar motores ya obsoletos, pero tenía un interior cuidado y hecho para durar

1952 Pontiac Chieftain DeLuxe Catalina

1952 Pontiac Chieftain DeLuxe Catalina

Al año siguiente, 1950, aparece el Chieftain Catalina Coupe, primer Pontiac de techo duro sin pilar B. Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones, tuvo un Convertible de este año; en una subasta de Bonhams en 2015 alcanzó 61.567 dólares, el triple del precio de salida. Este tipo de carrocería también fue empleada en el Chevrolet Bel Air, pero fueron Buick, Cadillac y Oldsmobile los que tuvieron la idea primero; todas esas marcas eran de General Motors.

Pontiac celebró su 25 cumpleaños en 1951. Ese año el Chieftain tenía ocho variantes de carrocería y un Catalina fue el Pontiac 4 millones

En 1952 debutó otra carrocería, Station Wagon, ya que el Pontiac Streamliner, de concepción anticuada, dejó de fabricarse. La gama también experimentó una leve mejoría en la potencia de los motores. La batalla pasó de tener 120 pulgadas (3.050 mm) a 122 pulgadas (3.100 mm). Antes del cambio, todos los Pontiac compartían la misma distancia entre ejes.

El restyling más importante tuvo lugar ese año para la gama 1953, cuando el parabrisas pasa a tener una única pieza, previamente estaba dividido en dos, como muchos modelos de antes de la guerra. También se cambió la luna trasera por completo. Se aprecia una gran diferencia en el paragolpes y en los cromados, que pasaron a tener diferentes alturas en el lateral. También es distinto el ornamento del capó.

1953 Pontiac Chieftain Special

1953 Pontiac Chieftain Special

Entre los elementos de equipamiento que podían tener, sorprenden incluso ahora, como un dispensador de pañuelos, una afeitadora Remington, radio AM de siete válvulas de vacío, luces de cortesía, retrovisor antideslumbrante  o asientos calefactados. La instrumentación era bastante completa, incluyendo medidores de presión del aceite, temperatura, nivel de combustible o amperímetro.

Desde la gama 1953, el Chieftain Special con seis cilindros era el modelo básico, por encima estaba el Deluxe. Mientras que el L6 se quedó anquilosado en potencia, el L8 ya andaba por los 127 CV en el caso del automático -Hydramatic- o 122 CV para el manual, gracias a la mejora en la carburación y tímidos incrementos de cilindrada acumulados. En 1954 el tope de gama pasó a ser el Star Chief, más equipado, con ocho cilindros y más espacio interior.

Los consumidores americanos prefirieron por amplio margen el L8 al L6 (5:1), y los automáticos se vendieron a razón de más de 2:1

Los últimos Chieftain de la primera generación ya incluían sofisticaciones como el servofreno, los elevalunas eléctricos delanteros, el aire acondicionado opcional o un asiento para el conductor con más posibilidades de ajuste. Para mantenerse competitivo el Chieftain necesitaba cambios más profundos, y en 1955 apareció un modelo completamente nuevo, del que ya hablaremos en otra ocasión.

1954 Pontiac Chieftain DeLuxe Eight

1954 Pontiac Chieftain DeLuxe Eight

A lo largo de su vida comercial, el primer Chieftain midió entre 5.143 mm y 5.150 mm de largo, 1.925 a 1.946 mm de ancho y 1.608 mm de alto. Como los coches de su generación, no era ligero, ninguna versión bajó de 1,5 toneladas, los más equipados se acercaron a los 1.700 kg. En consecuencia, sus viejos motores no brillaban en prestaciones. Por ejemplo, el modelo de 1952 de ocho cilindros hacía el 0-96 km/h en casi 15 segundos.

Ver un Chieftain por España -de esta generación- es como ver un unicornio, ya que hasta 1953 España estuvo encerrada en sí misma y aislada del mundo civilizado, aunque encontré una unidad que vendió un compraventa especializado, un Custom Coupé verde importado desde EEUU. Es mucho más fácil de ver en Cuba, ya que cuando Castro y sus guerrilleros barbudos echaron a los norteamericanos era un coche totalmente actual.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.