Coche del día: Plymouth/Chrysler Prowler

Coche del día: Plymouth/Chrysler Prowler

Un original descapotable que solo podían hacer en USA


Tiempo de lectura: 4 min.

Al otro lado del charco nos encontramos con coches tan curiosos como el Plymouth Prowler, conocido también como Chrysler Prowler. Este llamativo deportivo de estilo retro se fabricó por Chrysler Corporation y Daimler Chrysler de 1997 al 2002. Su sucesor fue el Chrysler Crossfire. Considerado un Hot Rod (vehículos preparados para pruebas de velocidad en Estados Unidos, que recorren 400 m o cuarto de milla) en su tierra, son coches que muestran una forma de expresión personal, y sobre todo excitante y divertido poseerlos además de conducirlos.

La criatura se empezó a gestar allá por el año 1989, siendo jefe de diseño de la casa americana Tom Gale. Su objetivo era verlo rodando por las carreteras tres años después, retrasándose su comercialización ocho años. Su precio de partida sería aproximadamente de 25.000 dólares, unos 22.500 euros de la época, que serían 36.000 euros hoy. Mister Gale sabía que el proyecto se iba a materializar porque sus compañeros del departamento de diseño empujaron con gran entusiasmo para que el Dodge Viper pasara de ser un modelo de salón a rodar por las calles.

Este precioso y original deportivo biplaza conserva el espíritu de los automóviles de los años 30, ofreciendo un aspecto muy resultón, pues unía dos elementos importantes: una carrocería muy atractiva y un propulsor V6 de 240 CV

Conserva su aspecto retro pero cumplía con los requerimientos legales referentes a seguridad existentes en su momento. Cuenta con doble airbag, barras de protección lateral, un robusto chasis tubular de aluminio y frenos de disco a las cuatro ruedas. Sus rasgos de diseño más característicos son su estilizada forma de flecha, unas ruedas delanteras cubiertas con guardabarros al estilo de las motos, una profunda parrilla de radiador como escudo y un parabrisas de poca altura.

Plymouth Prowler 1

Tom Gale insistió muchísimo a su equipo de diseñadores que para el Prowler integrase la mayor parte de componentes existentes en vehículos Chrysler de producción, y no ser meramente un coche de exposición con alta tecnología. Con esta premisa se reducían costes aumentando la fiabilidad y la viabilidad de su producción.

Bajo su largo capó se escondía un motor de seis cilindros en uve, de 3,5 litros de cilindrada y cuatro válvulas por cilindro, contando con dos árboles de levas, uno por cada bancada de cilindros.

De los 214 CV de potencia del bloque original se aumentó hasta los 240 CV gracias a un nuevo colector de escape. Para la transmisión de la potencia a las ruedas posteriores se recurrió a una caja de cambio automática Autostick de cuatro relaciones. De esta forma se conseguía un reparto de pesos muy equilibrado.

Para mantener el aspecto limpio típico de los Hot Rod de ruedas descubiertas hubo que desarrollar un esquema de suspensión similar a la de los Fórmula 1. Se instalaron triángulos superpuestos y consiguieron colocar los muelles y los amortiguadores en el interior de la carrocería mediante la instalación de unos tirantes de reacción. Por motivos de seguridad se tuvieron que poner unos parachoques bien visibles, que protegían a los frágiles parachoques y a su afilado morro.

Plymouth Prowler 3

Como todo Hot Rod era imprescindible ir dotado de unas bonitas y llamativas ruedas. Delante llevaba unas preciosas llantas con cinco radios de aleación de 17 pulgadas, y detrás unas inmensas de 20 pulgadas, también de cinco radios, abrazadas por unos neumáticos GoodYear de medidas 335/35

Para la construcción del chasis y la carrocería se utilizó el aluminio por un doble motivo: aligerar el peso y coger experiencia en la utilización de diferentes materiales. En las unidades de producción se utilizó el acero para el chasis, manteniendo el aluminio para la carrocería.

Una vez instalados en su interior la postura de conducción parece la propia de un deportivo, con el cuerpo estirado y muy cerca del suelo. Los confortables asientos ofrecen también una sensación de protección, con la línea de las ventanillas claramente por encima del hombro.

El espacio para las piernas es reducido por el corto recorrido longitudinal de la banqueta, que cuenta con regulación eléctrica. El techo es convertible y se pliega en un compartimento posterior mediante un pulsador situado en el cuadro de mandos.

Chrysler Prowler Mulholland Edition

Chrysler Prowler Mulholland Edition

El cuadro de relojes mantenía la grafía en negro sobre un fondo blanco, situados en el fondo del salpicadero. Sorprendía el pequeño tamaño del cuentarrevoluciones, que apenas era visible. Aparte de este pequeño detalle, este biplaza aseguraba una conducción deportiva y divertida al más genuino estilo americano. Se pensó en la posibilidad de ofrecerlo con una caja manual de seis velocidades, pero rompería la esencia del coche. En total se produjeron 11.702 unidades, 8.532 por Plymouth y 3.170 por Chrysler.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Reverfons
Invitado
Reverfons

Coetáneo del PT Cruiser, en la época me resultaron muy curiosos los diseños retro de esa época de Chrysler-Plymouth, sobre todo este Prowler que me gustaba la verdad y que como bien dice el artículo solo podía haber existido en USA


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.