Coche del día: Peugeot Type 156

Coche del día: Peugeot Type 156

El “tatatatatarabuelo” de un hipotético 608


Tiempo de lectura: 4 min.

Peugeot, aunque hoy en día sea conocida como la marca de Premium-generalista dentro del grupo PSA -dejando a un lado a la germana Opel, la sofisticación de DS, y haciendo la distinción frente a Citroën-, tuvo un largo periodo de tiempo en el que cabalgaba sola, concretamente entre 1896, año de su fundación como fabricante de automóviles, y hasta 1974.

Desde sus inicios, y hasta la Segunda Guerra Mundial, hacía coches que eran lo más de lo más para la alta burguesía francesa, como nuestro protagonista de hoy, y que además este año cumple su centenario: el Peugeot Type 156. Es considerado como la primera berlina de la marca, e inicio de un largo legado de estas para la casa francesa.

Corría el año 1920, y tras el final de la Primera Guerra Mundial la marca del león decidió sacar un sucesor para su Type 135, un modelo comercializado antes de la guerra, entre 1911 y 1913, dotado de un motor 5.2 de cuatro cilindros. En vez de apostar por un modelo para las grandes masas, y, teniendo en cuenta que en aquel momento pocos eran los que podían permitirse un vehículo a motor a tenor de la estrepitosa situación económica, decidió tirar por lo alto, dando a luz a este lujoso y opulento coche.

Peugeot Type 156 Torpedo 2

Peugeot Type 156 Torpedo

Este Type 156, perteneciente a la categoría de “vehículos grandes”, podría ser un antepasado muy lejano de un hipotético 608 actual -aunque supuestamente el 508 actual sea vendido para cubrir tanto el segmento D como el E, haciendo las veces de ese hipotético 608-.

Prueba de su grandeza es que fue el vehículo oficial del presidente de la República Francesa de aquel entonces, Alexandre Millerand. Desde este Type 156, el posterior Type 173 y el 601, y, hasta el 604 de la década de los 70, Peugeot abandonó el segmento de las grandes berlinas ejecutivas durante 40 años. Segmento que retomaría con este último y que abandonaría de nuevo en 2010 cuando dejó de fabricarse el 607, para centrarse en berlinas del segmento D con relativo éxito.

Como curiosidad, Peugeot utilizó este coche a modo banco de pruebas; para entre otras cosas, experimentar por primera vez con motorizaciones de ciclo Diesel, rivalizando por aquel entonces con la todopoderosa Daimler

El Type 156, con una longitud total de 4.800 milímetros y una distancia entre ejes de 3.670 mm, podía dar cabida sin demasiadas estrecheces a cinco pasajeros en sus dos filas de banqueta corrida tapizada en piel, pudiendo alojar a un máximo de seis; aunque lo ideal en aras del máximo confort era acomodar a un total de cuatro ocupantes.

Peugeot Type 156 Torpedo 3

Peugeot Type 156 Torpedo

Su única motorización disponible, y en línea con la opulencia general del coche, era un seis cilindros con válvulas de camisa o correderas, en vez de las comunes válvulas de asiento. Concretamente hablamos del sistema patentado por Charles Yale Knight, en el que dos camisas concéntricas de hierro fundido por cada cilindro movidas por bieletas, se deslizan una dentro de la otra y abren y cierran los orificios de admisión y escape, moviéndose el pistón dentro de la camisa inferior. Una técnica relativamente común en los coches de lujo y/o deportivos anteriores a la Segunda Guerra Mundial; pero que después caería en desuso.

Su motor de seis cilindros en línea y colocado en un largo capó practicable a modo de tijera en la parte frontal, arrojaba una cilindrada total de 5,95 litros y una potencia de 75 CV a 2.000 vueltas. La potencia era transferida al eje posterior a través de una caja de cambios de cuatro velocidades sin sincronizar. Su velocidad máxima real, modesta para los estándares actuales, estaba cifrada en 95 km/h, aunque Peugeot afirmaba que podía llegar a alcanzar los 120 km/h.

Este grandioso Peugeot, del que se vendieron únicamente 180 unidades entre 1921 y 1923, se podía elegir tanto con carrocería “limOusine” o sedán, “torpedo” o cabriolet de techo de lona y sin ventanillas laterales, y, por último, una más deportiva “coupé-landaulet”.

En 1923 sería sustituido por el Type 173, más pequeño -340 milímetros menos de longitud- y algo más potente, pero con un motor más pequeño -un 3.8 de cuatro cilindros y 85 CV-. Sin embargo, gozaría de mayor éxito que nuestro protagonista, ya que se fabricarían 1.018 unidades hasta 1928.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam