Coche del día: Peugeot 405

Coche del día: Peugeot 405

Un best seller, el cual, siempre será recordado por sus versiones deportivas


Tiempo de lectura: 3 min.

Hay que reconocer que Peugeot se tiró a la piscina cuando se hizo con el control de Citroën –con la ayuda del gobierno de Francia– y, posteriormente, los activos de Chrysler Europa. Eso dejó la compañía con unos activos limitados y la necesidad de generar ingresos a toda costa, o al final, las cosas acabarían muy mal.

La firma francesa desarrolló diferentes proyectos con la idea de crear nuevos productos, pero con una inversión imprescindible y la obligación de que fueran totalmente rentables desde el primer día. El Peugeot 205 fue uno de esos productos, un éxito de ventas y una fuente de ingresos para la compañía del león. Y al 205 le siguió un coche algo más grande, pero que también se convirtió en un best seller y un auténtico clásico popular, como su hermano pequeño: el Peugeot 405.

Aquellos años eran bastante diferentes a los actuales, y no lo decimos por gustos o por la ausencia de ciertos tipos de coche, era diferente por otra serie de cosas. De primeras, Peugeot era un fabricante bastante conservador, no había riesgo en lo que hacía, siempre se actuaba sobre seguro, pero claro, las necesidades apremiaban. Por otro, siempre contó con una imagen de “coche rutero”, es decir, Peugeot hacía automóviles que aceptaban de buen grado largas tiradas en carretera sin cansar al pasaje, con un comportamiento general, además, bastante bueno.

El Peugeot 405 aglutinaba todo eso, pero lo vestía con un diseño de Pininfarina y se ponía en circulación en 1987, resultado del proyecto conocido internamente como D60. Como cabe esperar, aunque hay quien no lo sabe, el desarrollo del Peugeot 405 estuvo marcado por el ahorro de costes y por ello, se partió de la plataforma del Citroën BX aunque poco se parecía al peculiar –e igualmente exitoso– modelo de Citroën. Se podría decir que era más bien lo contrario al BX.

Para 1988 se le concedió el precio al coche del año, un premio que en la década de los 80 afectaba a las ventas mucho más de lo que hace ahora, y sirvió para mejorar la imagen del modelo notablemente. No obstaste, las ventas ya parecían ir bien gracias, entre otras cosas, a su diseño, a ofrecer un tamaño relativamente compacto –4,40 metros– y un interior lo suficientemente grande como para que una familia media vaya cómoda.

peugeot 405 (2)

Obviamente, la gama de motores también afectó a sus ventas. Uno de los motores más populares fue un bloque 1.6 con 92 CV, pero también se contó con un cuatro cilindros de 1,9 litros en tres versiones: 107 CV –alimentado por carburador y que luego pasó a 110 CV–, 130 CV –con inyección– y 160 CV –culata de 16 válvulas, entre otras cosas, para el Mi16–. También hubo motores diésel con 80 y 92 CV –este último con turbo–. No podemos olvidar las versiones turbo –el 405 T16– o las equipada con el sistema de tracción total.

En 1992 recibió un restyling, cuyo trabajo cayó en manos de Paul Bracq y que recibió una serie de cambios que contaremos en otra ocasión.

La producción cesó en Europa en 1996, aunque se mantuvo en fabricación en otros países hasta bien entrado en Siglo XXI.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sergio
Invitado
Sergio

El 405 fue el último Peugeot que se vendió en estados unidos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.