Coche del día: Peugeot 307 SW

Coche del día: Peugeot 307 SW

La versatilidad de un monovolumen en una carrocería familiar


Tiempo de lectura: 4 min.

Mientras la mayoría de fabricantes generalistas se esforzaban por abrirse hueco en el segmento de los monovolúmenes compactos, ya fuera en versiones de cinco o siete plazas, Peugeot decidió recorrer su propio camino jugando sus cartas con la más tradicional carrocería familiar. Eso sí, dieron un paso más para distinguirse creando el 307 SW.

Sobre la base del modelo compacto, polémico por diseño y los problemas provocados por el multiplexado, los de la marca del león apostaron por la carrocería familiar aportando un toque distintivo. O varios, mejor dicho, pero vayamos por partes.

Para empezar, la plataforma se extendió haciendo crecer su distancia entre ejes 100 milímetros, cuando lo habitual era que el tamaño se ganase en el voladizo posterior. Este también creció 12 centímetros, por lo que la longitud final se alargó hasta los 4,42 metros. La estampa final era agradable por lo inclinado del capó y por lo descargada que quedaba la zaga frente a otros modelos con carrocerías de este tipo.

Peugeot 307 SW 3

Gracias al aumento de cotas se consiguió el principal objetivo: ofrecer una capacidad para siete ocupantes. No solo se quedaron en el número, puesto que lo fácil hubiese sido montar un banco trasero como algunos break de los 80, sino que “copiaron” la idea de los monovolúmenes para montar asientos individuales en la segunda y tercera fila. En definitiva, se proponía la misma versatilidad que en un monoespacio sobre la carrocería de un familiar.

Esta versatilidad pasaba por múltiples posibilidades de configuración. Los asientos de la segunda fila eran reclinables, pleglables y deslizantes, y el central podía abatirse para actuar de apoyabrazos y una improvisada mesa con portabebidas. Los de la tercera no se deslizaban, pero sí contaban con respaldo reclinable.

Otros gadgets eran las mesitas tipo avión o diversos huecos para guardar objetos como los bolsillos tras los asientos de la segunda fila. También fue un elemento distintivo en el 307 SW su techo panorámico de cristal. No era practicable, pero cubría una enorme superficie con el objetivo de ganar luminosidad en el habitáculo, redundando en una superior sensación de espacio.

Peugeot 307 SW 5

Pocos defectos podían encontrársele sobre el papel, aunque ya conocemos los problemas de fiabilidad que tuvieron algunos 307

La oferta mecánica inicial se cubría con dos variantes de gasolina y otras dos diésel. Entre los primeros encontrábamos el 1.6 con 110 CV y un 2.0 con 138 CV, mientras que los de gasóleo se ceñían al 2.0 HDi en versiones de 90 y 110 CV.

Probablemente esta última era la más adecuada para largos viajes con la familia sin que el consumo preocupase en exceso. Sobresalía más por agrado de uso que por prestaciones o consumos, no solo por el extra de peso, sino por su resistencia al aire debido a una enorme superficie frontal a causa de su anchura y elevada altura (1,54 metros).

En cuanto al comportamiento, la mayor batalla le hacía sentirse más aplomado que el cinco puertas, y para controlar los balanceos de la carrocería se optó por unas suspensiones más duras con muelles más firmes. Podría decirse que sacaba buena nota en este apartado pese a la sencillez de la configuración McPherson delantera y el eje torsional detrás. Además, el ABS y ESP eran de serie para ayudar a tenerlo todo bajo control.

Peugeot 307 SW 2

Siguiendo con las virtudes de un coche que parecía perfecto para las familias, hablaremos de su buena relación entre el precio que Peugeot pedía y el equipamiento tanto de serie como opcional que ofrecía.

El citado techo acristalado venía de fábrica junto a otros elementos ya más comunes como el climatizador, las llantas de aleación, mandos en el volante o cuatro elevalunas. Entre las opciones, a destacar el control de crucero, sensor de aparcamiento, luces o lluvia y la tapicería de cuero. Cosas que ahora nos parecen imprescindibles, pero hablamos de un modelo lanzado en el año 2002.

En definitiva, un coche que le salió redondo a Peugeot sin necesidad de sucumbir a la moda de los monovolúmenes, a los cuales tardó en unirse con el 5008 ya en 2009. Ahora este ha evolucionado al concepto SUV, encontrándose de nuevo sin demasiadas alternativas que reúnan la versatilidad y espacio de un monovolumen en una carrocería diferente.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

14
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

A dia de hoy se siguen viendo un monton de SW, el 307 fue uno de esos coches que o salio muy bueno o salio muy malo porque conozco un par de ellos con 300000 kms y van bien pero tambien he leido varias veces que hubo rpoblemas de fiabilidad al principio

Jose
Invitado
Jose

Yo de hecho tengo en mi empresa los 2 casos. Una chica con un 307SW verde palangana con 340.000km y ni un sólo problema, y un chaval con uno del mismo año que tiene apenas 150.000 y el culo pelao de ir al taller.

Javier Costas
Editor

Debe ser que uno tiene número de bastidor par y ella impar razz

Francisco José Domingo Blasco
Invitado
Francisco José Domingo Blasco

Buenas tardes hay que matizar los motores yo tuve un 2.0 136 cv hdi que sinceramente cuando lo compre a finales del 2004 me costó cerca de 24.000 euros con todo los extras y ese color verde clarito que eligió la que ahora es mi mujer. Queria también decir que fue un coche que nos arruinó económicamente en garantía embrague bimasa a la semana, válvulas egr 3 dos en garantía y una tuve que pagar, y para colmo el turbo a los 100.000 km. Aparte el climatizador si hacia mucha calor el clima se disparaba a tope y luego se… Leer más »

Rest
Invitado
Rest

En este segmento, contar con 7 plazas en un familiar es algo solo cosa de Peugeot ¿no?. En el 308 SW te daban opcional de siete o seis, creo.

Ángel
Invitado
Ángel

Yo también lo creo; no recuerdo otro compacto con tercera fila. Y el 308 también siguió con 7 asientos (individuales también, creo)

Javier Costas
Editor

El Dacia Logan MCV también.

Rest
Invitado
Rest

Hola, Javier;

no, ese no vale. Es una fregoneta monovolumen.

Javier Costas
Editor

He dicho Logan MCV, no Dokker wink Es lo mismo, un derivado de compacto de siete plazas.

Rest
Invitado
Rest

Pero usted sabe que sigue sin valer porque, siendo escrupolosos, realmente el Logan pertenece al Segmento B (turismos) al no haberse desarrollado a partir de una plataforma del Segmento C.

Lo siento neutral

Javier Costas
Editor

Sé de qué segmento es. Mide 4,5 metros, el Peugeot 307 SW en cuestión 4,42. Lo puedes considerar como un equivalente independientemente de ese matiz técnico.

Rest
Invitado
Rest

Hola, Ángel;

tenemos la prueba de la verdad https://youtu.be/x1V7euLOntc

sergio
Invitado
sergio

Añadir que existió una versión de 5 plazas, la cual se diferenciaba de esta al no llevar el techo de cristal, lo que no recuerdo es si era opcional o no.

Ángel
Invitado
Ángel

Así es, y se denominó Break en vez de SW.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!