Coche del Día: Peugeot 206 GT

Coche del Día: Peugeot 206 GT

Alma de competición


Tiempo de lectura: 3 min.

La definición que da el diccionario inglés Collins sobre el término «racer» es algo así como un vehículo diseñado para ser usado en las carreras. Por tanto, el coche de hoy se acerca al concepto básico si tomamos literalmente aquello del espíritu RACER

Y es que el Peugeot 206 GT fue la versión de calle de las unidades que Peugeot preparó para participar en el Campeonato del Mundo de Rally (WRC). Para poder hacerlo, era requisito alcanzar los 4 metros de longitud, y como el 206 no llegaba, la solución pasó por colocarle unos nuevos paragolpes sobredimensionados. Una vez lograda la homologación, decidieron lanzar una edición especial limitada a 4.000 unidades para celebrarlo.

Además de los citados paragolpes, las diferencias estéticas con respecto al 206 GTI se centraban en las llantas OZ de 16 pulgadas, el tapón del depósito de combustible en aluminio o la placa conmemorativa correspondiente a la unidad con el logo GT de “Grand Tourisme”. En el habitáculo, el único elemento que variaba era el fondo blanco de la instrumentación en lugar del negro, manteniendo cierto ambiente racing gracias a los detalle de aluminio en pedales y palanca de cambios o los asientos mixtos de piel.

Peugeot 206 GT 2

Mismo conjunto mecánico que el GTI, pero con el matiz de un neumático más ancho y una pulgada más de llanta

Lo que no cambiaba era el motor 2.0 16 válvulas de 137 CV, con una respuesta igual de contundente sobre todo en la zona alta del cuentavueltas, dando lo mejor de sí más allá de las 4.000 RPM. Según las cifras declaradas por la marca, sus prestaciones eran iguales que las del 206 GTI 2.0, con una velocidad punta de 210 km/h y una aceleración en el 0 a 100 km/h en 8,4 segundos. Sin embargo, una peor aerodinámica, un ligero aumento de peso o el mayor tamaño de las ruedas le hacían ceder algunas décimas fuera de los centros de homologación.

En cuanto al comportamiento, solo el menor perfil de las ruedas matizaba algo sus reacciones, manteniendo el carácter vivo del bastidor del pequeño modelo de Peugeot. Si se forzaba, salía a relucir su carácter, que requería de manos expertas en frenadas o cuando se levantaba el pie del acelerador en pleno apoyo, pero en circunstancias normales, o incluso viajando rápido entre curvas, no era un coche difícil de conducir, ofreciéndonos a cambio un vehículo con el que disfrutar y que nos transmitía mucho «feeling».

A sus mandos, y evocando su agresiva estética o su origen en los rallyes, se podría echar en falta algo más de potencia, por lo que fue una lástima que la marca del león no aprovechara esta serie limitada para rascar unos cuantos caballos, como sí hizo años después con la versión RC, que alcanzaba los 180 CV.

Peugeot 206 GT 3

El precio a pagar por esta exclusiva versión del superventas 206 era 1.800 euros de la época con respecto al GTI del que derivaba, bastante más discreto en apariencia, aunque igualmente apetecible por prestaciones y sensaciones al volante. Pero ya sabemos lo especial que resulta poseer un coche único, sobre todo si nos lo recuerda una placa con el número de nuestra unidad.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

No recuerdo haber visto alguno alguna vez. El Rc si que lo tuvo un amigo y era un coche rapido y divertido de conducir, pero algo delicado

Txesz
Mecánico
Txesz

Es curioso que lanzasen 4.000 unidades cuando “sólo” necesitaban 2.500 para la homologación.

Por otro lado, creo que lo de poner llantas de 16″ fue por el mismo motivo que los parachoques ya que la normativa permitía aumentar en 2″ el tamaño y así se podía llegar a las 18″ en asfalto.

sergio
Invitado
sergio

Lo curioso, que ese mismo motor, lo llevo la versión SW, quizá fuera la versión mas curiosa en aquella época, pues sus rivales soñaban con esa potencia.
En cuanto al coche, si queda alguna unidad en buen estado, es toda una joya, lastima que heredara sus virtudes y también sus defectos.

Juan Carlos González da costa
Invitado
Juan Carlos González da costa

Yo tengo uno.. El número 3920 de 4000….como podría saber cuantos quedan?

Manolo Escobar
Invitado
Manolo Escobar

si, llamas a peugeot y alli los tienen todos localizados por GPS…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.