Coche del día: Packard “Myth” Custom Boattail Coupe

Coche del día: Packard “Myth” Custom Boattail Coupe

Un mito actualizado de la década de los 30


Tiempo de lectura: 5 min.

El Packard “Myth” Custom Boattail Coupe fue una fiel interpretación del modelo original de 1934, obra del legendario restaurador de automóviles clásicos con la categoría de mitos como es el caso de nuestro protagonista, con el nombre de Fran Roxas.

El “Myth” (mito) se caracteriza por ser un coupé con la zaga conocida como “Boattail”, de cola de bote o de barco en inglés, recordando al Packard LeBaron. Mr. Roxas comenzó de forma muy discreta y sigilosa la planificación de este mito, una auténtica escultura de metal.

En 1996 Roxas contrató a Strother MacMinn, ex jefe del Departamento de Transporte del Art Center College of Design, para realizar unos bocetos previos del modelo. Fue muy conocido por sus trabajos, especialmente en el desarrollo del Opel Kapitän (P1), coche que marcó tendencias en General Motors durante 1938 -MacMinn tenía 20 años- por su avanzado diseño. Las instalaciones de Roxas contaban ya con algunos elementos para su construcción, como las ruedas con llantas de radios Kelsey-Hayes de los 50 y el motor, un V12 de origen Packard.

1934 Packard Myth Custom Boattail Coupe 3

Su escultural carrocería de voluptuosas curvas recordaban a los yates de lujo de los años 30, con el empleo de la gota de agua como elemento principal de diseño

Scott Knight era un fabricante y carrocero muy respetado con el que Roxas colaboró muy a menudo desde los años 70. Scott revisó los dibujos de MacMinn y, con la ayuda Dave MacMinn (hijo de), empezaron a trabajar en el chasis de forma artesanal, mientras que para la creación de la carrocería utilizaron tecnología de diseño asistida por ordenador. Estaban fabricados íntegramente en acero y dedicaron 18 meses para realizar el trabajo.

Algunos de los componentes del chasis se fabricaron en un taller cercano a las instalaciones de Roxas en Chicago (Illinois, Estados Unidos) respetando el diseño tradicional en el caso de las suspensiones. El eje delantero de tipo tubular y frenos de disco en las cuatro ruedas fueron una incorporación moderna al automóvil.

El motor es un V12 de origen Packard con una cilindrada inicial de 7,3 litros, que generaba 160 CV a 3.200 RPM y cuya cilindrada fue aumentada hasta los 8,2 litros, como manda la tradición de los hot-rod. El colector de admisión se hizo de forma personalizada, unido a tres carburadores Weber de doble cuerpo, enviando los gases de escape a cuatro silenciadores. La doble culata de aluminio resistía unos valores de compresión muy elevados.

1934 Packard Myth Custom Boattail Coupe 4

El resultado era un motor con un sonido intenso y envolvente, con una música que recuerda a los V12 de Ferrari. Se dice/se comenta que el propio Enzo Ferrari admiró durante mucho tiempo este V12 Packard y que lo utilizó como referencia para el diseño de sus legendarios V12.

Este motor se tuvo que someter a algunas transformaciones para adaptarlo al espacio existente debajo del capó, como una modificación del sistema de distribución para la reducción de la altura del propulsor. Se le añadió una moderna caja de cambios automática de cuatro relaciones GM 4L 60E, con lo cual se consiguió un equilibrio entre la potencia/par del motor y el rendimiento y economía de combustible.

El diseño de su carrocería se podría encuadrar en el estilo neo-retro, un ejemplo de como se vería un Packard en la actualidad. Su largo e interminable capó, su elevada cintura, su baja altura con su mínima superficie acristalada, los guardabarros en forma de lágrima, permanecían fieles a los dibujos más recientes de Strother y Dave MacMinn.

1934 Packard Myth Custom Boattail Coupe 2

Vemos otros elementos mucho más modernos, como sus discretos y cromados paragolpes perfectamente integrados en la carrocería, los faros delanteros, los pequeños pilotos traseros o la parrilla delantera. El bajo parabrisas dividido en dos partes recuerda al utilizado por el Packard LeBaron de los años 30 y se construyó a medida, siendo un motivo de inspiración Art Decó.

Pintado en los colores Tiger Eye Mica de Lexus y Orange Flake de Bentley, ofrecía un toque deportivo inspirado en los clásicos de los 30. Si el exterior era sorprendente y llamativo el interior no lo era menos.

Mezclaba elementos de los Bugatti cerrados de la década de los 30, los GT de los 50 y elementos de súper lujo de deportivos actuales. De los Packard de los 30 adoptó un tablero de instrumentos de 1934 ligeramente modificado, con un marco cromado que incluía siete indicadores principales Stewart-Warner y un conjunto de cinco botones para diferentes funciones.

1934 Packard Myth Custom Boattail Coupe 5

Un volante de 380 mm (15 pulgadas) forrado en piel y una palanca con el pomo de aluminio situada en el suelo, junto a la consola central, terminaban de dar la bienvenida al conductor. Los asientos forrados en piel, un equipo de radio AM, un reloj cronógrafo de estilo Duesenberg y un juego de maletas hechas a medida completaban un interior que hacía gala de una gran elegancia.

Con un peso inferior a los 1.600 kg mostraba un reparto de peso entre sus ejes casi perfecto. Para redondear el vehículo se completó con un libro encuadernado en piel en el que se documentaba el proceso de construcción, que duró cuatro años. Este ejemplar único fue adjudicado por la casa de subastas RM Sotheby’s en 2010, en Monterey (California). Encontró dueño por la llamativa suma de 407.000 dólares.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!