Menu

Coche del día: Opel Zafira OPC (A)

Un monovolumen con espíritu RACER

Coche del día: Opel Zafira OPC (A)

¿Qué tienen en común un Opel Zafira de primera generación y un Nissan Juke? Nada. ¿Y el Opel Zafira OPC (A) con el Nissan Juke Nismo? Tampoco nada, objetivamente hablando, aunque analizándolos por separado -teniendo en cuenta lo que representaron en sus respectivos segmentos- podría extraer dos aspectos. El primero es que fuesen dos coches carentes de toda lógica; y el segundo, dos intentos de llevar al extremo modelos exitosos pertenecientes a dos segmentos muy distintos, pero que, cada uno en su momento, cosechaban de un enorme éxito.

Quizá fuese aquel el motivo que llevó a los ingenieros de Opel a lanzar una versión OPC de su monovolumen compacto. El Zafira había nacido en el año 1999 con el mérito de ser el primer monovolumen compacto de siete plazas, contando además con la característica de que sus asientos se ocultaban bajo el piso. Apenas unos centímetros más largo que un Xsara Picasso, de sus 4,32 metros se extrajo suficiente espacio para siete ocupantes con un diseño sin estridencias, pues parecía un monoespacio de mayor tamaño del estilo Alhambra o Espace, pero comprimido.

En unos años se vio acompañado por algunos rivales que verían el tirón en ese tipo de vehículos, siendo Toyota con el Corolla Verso o Volkswagen con el Touran de los primeros en unírsele. Ante el éxito, la moda, y el tirón de los monovolúmenes, se decidió que no estaría de más ofrecer una versión de altas prestaciones. En esto no fue el pionero, pues existían monovolúmenes de mayor tamaño más potentes como los Sharan V6 o C8 V6 con 204 y 208 CV respectivamente. Lo verdaderamente rompedor fue su talante deportivo, y ahí el Zafira OPC no tenía rival.

Opel Zafira OPC A 2

Tomando como base el bloque 2.0 Turbo del Astra Coupé, el Zafira erogaba 192 CV de potencia -dos caballos más que el Astra-, que le catapultaban hasta los 220 km/h, consiguiendo alcanzar los 100 km/h desde parado en 8,2 segundos. Eran cifras de las que pocos coches de talante familiar y tarifas semejantes podían presumir, por lo que lo más similar, y salvando las distancias, era un Skoda Octavia Combi RS.

Apellidarse OPC (de Opel Performance Centre) no significaba sólo colocar un bloque potente bajo el capó, sino que debía presumir de una estética acorde. Aunque no era la única opción, destacaba el exclusivo color Azul Ardenas limitado a las versiones OPC. Luego estaban los paragolpes diferenciados o las llantas de 17 pulgadas para coronar una imagen que dejaba clara que se trataba de un monovolumen muy especial.

En el interior se recibieron menos cambios, por desgracia. Digo por desgracia porque la postura de conducción de la primera generación del Zafira nunca fue su mayor virtud debido a que la palanca de cambios quedaba algo alejada del alcance de la mano, lo cual no resulta lo más ideal para una conducción deportiva. Además, el tacto del cambio era errático y algo tosco, por lo que de poco servía que se le adornara con un deportivo pomo metálico más estético que práctico.

Opel Zafira OPC A 3

Al menos sí que se introdujeron los siempre magníficos asientos Recaro con extensión de banqueta que de serie eran de tela y piel, siendo el cuero total una de las opciones. Incomprensiblemente el climatizador automático no era una de ellas, por lo que había que conformarse con el aire acondicionado de toda la vida. Un volante similar al del Astra Turbo y la instrumentación con fondo blanco completaban la atmósfera racing.

El Zafira OPC no tenía rivales, pues no existían coches con esa practicidad capaces de llevar a siete ocupantes a un ritmo tan endiabladamente rápido

De lo que sí se le dotó fue del control de estabilidad, elemento no muy extendido por entonces y que en ese momento era privativo de la versión OPC en la gama Zafira. El ESP condicionaba mucho el comportamiento general de este monovolumen, que debía luchar con los kilos y con un centro de gravedad más elevado. La solución fue dotarle de muelles y amortiguadores más firmes que controlaran los balanceos de la carrocería sin repercutir demasiado negativamente en el confort de los ocupantes siempre y cuando el firme estuviera en buen estado, pues de lo contrario las suspensiones se las veían para filtrar los baches o las irregularidades del asfalto.

A pesar de que casi todo pareciesen aspectos positivos, el Zafira OPC pasó casi inadvertido en un mercado en el que los diésel ya se habían afianzado y en el que los aficionados a la gasolina no veían en un monovolumen el mejor aliado para disfrutar al volante por mucha capacidad de empuje que encontrasen al pisar el acelerador. Siempre ha habido simbiosis sin demasiado sentido, pero en Opel no lo creyeron y lanzarían una segunda generación del Zafira OPC (B), así como otra del Meriva. Lo raro fue que no lo intentaran con el Mokka, y no me crucifiquéis porque en mi opinión no era muy descabellado, ya que ahí está el Juke Nismo con el que comenzaba este artículo.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.