Coche del día: Opel Senator Irmscher 4.0i (B)

Coche del día: Opel Senator Irmscher 4.0i (B)

Lujo y agresividad a raudales


Tiempo de lectura: 5 min.

El Opel Senator Irmscher 4.0i era un claro ejemplo de un producto con el apellido del preparador, que imponía con contundencia su apellido frente al modelo preparado. Este Senator no era un Opel, era un Irmscher. Esta confortable berlina del segmento E se metamorfoseó en un soberbio coupé de altísimo nivel, un deportivo de cuatro puertas con gran espacio útil y funcional.

Compartía el magnífico seis cilindros en línea de doble árbol de levas y 24 válvulas de Opel, pero era lo único que tenían en común. También se consideraba como un breve reflejo de su hermano Senator 3.0i, que aseguraba una plaza de lujo en la sala de los más ilustres productos alemanes. Sus terminaciones eran de primer orden: ergonomía, sobriedad alemana y unos ensamblajes perfectos de las distintas piezas.

A nivel estético no experimentó unos cambios profundos. Recurrió a su reconocida parrilla delantera con patrón de cuadrícula, y dejaba a un lado sus habituales cromados. Cambiaron en dimensiones y formas ambos paragolpes, añadiendo un discretísimo alerón tipo pestaña como distintivo de la zaga. El exterior del Opel Senator Irmscher 4.0i quedaba rematado con una nueva doble salida de escape de sección rectangular, junto a unas preciosas llantas de 16 pulgadas y cinco radios que iban abrazadas por unos neumáticos de medidas 255/55 R16.

Opel Senator Irmscher 40i 3

En su interior Irmscher no escatimó en gastos en dotarlo de un ambiente de elevado lujo y confort

El panel de instrumentos, puertas, consola central, asientos, guarnecidos de las puertas y pomo de la palanca de cambios estaban recubiertos de piel de búfalo, acompañado de madera noble de Burl en el tablero, consola central y paneles de las cuatro puertas. Los asientos estaban diseñados por Recaro, y los delanteros contaban con regulación electrónica. También llevaba aire acondicionado, techo solar eléctrico, cierre centralizado y elevalunas eléctricos, ABS, ordenador de a bordo…

Como podemos suponer, lo más interesante del Opel Senator Irmscher 4.0i era su motor (C40SE). Debajo de su capó descubríamos un poderoso seis cilindros en línea, con un cigüeñal realizado en acero forjado. Se aumentaron el diámetro y la carrera, pasando de 95×69,8 mm a 98×88 mm, para que el bloque de fundición llegase hasta los cuatro litros de cilindrada (3.983 cm3).

Su sistema de admisión variable Dual Ram basaba su trabajo en una mariposa de separaba el colector en dos partes independientes. Su objetivo era alimentar a sus seis cilindros en dos grupos de tres cuando existía poca demanda del acelerador, consiguiendo un aumento de par motor a bajo régimen. Se mantuvo el carácter enérgico que mostraban estos bloques una vez superadas las 4.000 RPM, régimen al que la mariposa que conectaba el sistema de admisión de aire se abría, funcionando como un seis cilindros normal. Se complementaba con dos catalizadores, y la alimentación se encomendaba a una inyección electrónica Bosch Motronic M 1.5, de ahí la “i” de 4.0i.

Opel Senator Irmscher 40i 4

Se introdujo un nuevo sistema de encendido por parte de Irmscher para redondear el funcionamiento del propulsor. Este pequeño monstruo entregaba 272 CV a 5.800 RPM, resultando más llamativo su par motor, de 395 Nm a solo 3.300 RPM. En este momento no existía en el mercado un vehículo con motor aspirado de forma natural con menos de 4 litros que ofreciese estos valores de potencia y par. Esta caballería se transmitía al suelo mediante una caja de cambios manual de cinco marchas al eje trasero, con una palanca de recorridos algo largos y un tacto poco firme.

Se consiguió incluso dotar al motor de un tacto de terciopelo según iba recorriendo kilómetros, sin perder su indiscutible suavidad. El empuje era muy vigoroso a cualquier régimen, aspecto muy a tener en cuenta habida cuenta de la falta de bajos que caracterizaban a los motores atmosféricos. Un motor único, de los que ya no se fabrican, vaya.

Igualmente el bastidor del Opel Senator se ajustó y se afinó para digerir los 272 CV. Se utilizaron unos muelles que rebajaban su altura en 15 mm, acompañados de unos amortiguadores de gas. También incorporaba de serie un diferencial autoblocante tarado al 46 %. Su comportamiento era el de una berlina deportiva, con una respuesta impecable por carreteras secundarias y un auténtico misil en las Autobahnen alemanas.

Opel Senator Irmscher 40i 2

Hablar de consumos en una berlina de esta naturaleza podía escocernos. En una conducción de tipo mixto el ordenador de consumo arrojaba cifras de algo más de 12 l/100 km, subiendo hasta los 18 l/100 km si realizábamos una conducción viva sin restricciones por carreteras secundarias, haciendo un uso intensivo del cambio. Una delicia de motor, con unas recuperaciones más propias de uno sobrealimentado. Sus 6,5 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado y 257 km/h de velocidad punta atestiguaban el poderío de este bloque atmosférico de 4 litros.

La verdad es que con todas estas cualidades era una berlina deportiva muy a tener en cuenta, con posible éxito a la hora de elegirla frente a rivales de la talla de un BMW Serie 5 (E32) o un Mercedes-Benz W134. ¿Cuál era el precio de este capricho? Unos 105.000 euros de hoy. Creo que lo podemos incluir en nuestra lista de vehículos con espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Senator con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

No lo conocía, me parece una de esas berlinas que como decís, ya no se hacen. No se si es porque estoy a punto de los 40 o que, pero mientras que ya miro con pereza y cierta indiferencia la escalada tecnológica y de potencias de sus equivalentes actuales (600, 700, 1000, 2000 eléctricos, vengaaa), este tipo de coches como este Senator si que hacen sentir cosquilleo. Y por cierto, que buena base ese 6 cilindros. Tanto este como el de su hermanastro el Omega Lotus son espectaculares, pero es que la versión de base (si no me equivoco, la… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.