Menu

Coche del día: Opel Omega 2.0 DTI (B)

Cuestión de prioridades

Coche del día: Opel Omega 2.0 DTI (B)

El Opel Omega V8 del que os hablamos hace unos meses es casi tan raro como este Omega 2.0 DTI que nos ocupa hoy. Lo es porque a finales del siglo pasado no era usual que una berlina del porte de este Omega contase con un motor «poquipotente», algo que había sido moneda común apenas una década antes (recordando el 2.3 TD de igual potencia o los atmosféricos de Mercedes, por ejemplo).

Aprovechando el lanzamiento de su bloque de inyección directa y culata multiválvula estrenado en el Vectra (primero con unos modestos 82 CV), Opel decidió completar la gama de su buque insignia por abajo como alternativa al 2.5 TD de 130 CV de origen BMW, bueno en prestaciones pero algo tragón.

Todo lo contrario que este 2.0 DTI, en el que primaba el ahorro por encima de su rendimiento, pese a tener que tirar de una masa de algo más de 1.600 kilos. Las cifras hablaban por sí solas: 0 a 100 km/h en 15 segundos y aceleración de 0 a 1.000 metros en de 35 segundos, según mediciones en banco de la época. Rendía 100 CV y un par máximo de 205 Nm entre 1.600 y 2.750 RPM.

Opel Omega B 3

En recuperaciones no salía tan mal parado, con una quinta un tanto larga que favorecía los consumos. Estos eran la razón de ser de esta versión, y Opel homologaba un gasto de 5,5 y 9,4 litros en ciclo extraurbano y urbano, respectivamente, en torno a un litro menos que el 2.5.

Bajo el capó se quedaban las diferencias con respecto a otros Omega (B), que tras cuatro años en el mercado se había convertido en un viejo conocido en nuestras carreteras. La gran berlina de Opel había conseguido mantener su posición ante las cada vez más populares Premium alemanas, y ofrecía un agradable y moderno diseño con cierto empaque. Destacaba además en el elevado grado de confort que la berlina de la marca del rayo proporcionaba pese a la supuesta menor finura con respecto al seis cilindros de BMW.

Ausencia de vibraciones -por el doble eje de equilibrado del motor- y un excelente trabajo en la insonorización le hacían un modelo muy recomendable para viajar por vías rápidas donde mantener elevados cruceros no era problema. El aplomo y estabilidad venían dados por la configuración del bastidor, pues recordemos que el Omega era un propulsión trasera, bastante más afinado que los modelos de tracción delantera de la marca.

Austero en consumos y con un precio atractivo, la economía primaba en esta versión del Omega por encima de cualquier otra variable

Opel Omega B 2

En el interior tampoco se apreciaban diferencias con respecto a otros Omega más allá de los detalles de equipamiento. En las plazas delanteras nos encontrábamos con unos acabados notables y un diseño sobrio que aún aguantaba el paso del tiempo con dignidad. En los asientos traseros se gozaba de un generoso espacio longitudinal y de anchura a la altura de los hombros, capaz de albergar a tres ocupantes tal como sugerían sus cinco reposacabezas de serie.

El 2.0 DTI apenas estuvo unos meses a la venta, sustituido en el restyling del Omega (B2) por el bloque 2.2 DTI con 120 CV

Ser una versión de acceso a la gama Omega contaba asimismo con la virtud de un atractivo precio de partida. Por 4,2 millones de las antiguas pesetas (25.200 euros de entonces y 39.000 de ahora), el Omega ofrecía el equipamiento básico esperable en el segmento, con alguna laguna como la ausencia de antinieblas o que el climatizador o los elevalunas traseros fueran opcionales.

Detalles que podían perdonársele si solo buscábamos una gran berlina de representación en cuanto a comodidad o espacio, pero no como coche que apuntaba al segmento Premium.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Omega con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.