Coche del día: Opel Diplomat

Coche del día: Opel Diplomat

Un cochazo de categoría


Tiempo de lectura: 5 min.

El Opel Diplomat fue un vehículo de lujo fabricado por la marca alemana entre la primavera de 1964 y el verano de 1977. Formaba parte de la tríada KAD (Kapitän, Admiral y Diplomat), aunque el Kapitän salió al mercado en 1937 y el Admiral en 1938. En realidad, eran tres versiones diferentes del mismo vehículo. Hubo dos generaciones, el Diplomat A (1964-1968) y el Diplomat B (1969-1977).

El Diplomat A vio la luz en febrero de 1964, siendo el sucesor natural del Kapitän P-LV de 1959-1963. Este trio se conocía también como “Los tres grandes de Opel”. Este coche era realmente grande, con líneas que recordaban con claridad a los vehículos norteamericanos de la época. Sus dimensiones eran 4.948 mm de largo, 1.902 mm de ancho, 1.445 mm de altura y 2.845 m de batalla. Su peso oscilaba entre los 1.380 y 1.630 kg.

Tuvo una relativamente variada oferta mecánica, con dos motores de seis cilindros en línea de 2,6 y 2,8 litros y dos V8 de 4,6 y 5,4 litros de origen Chevrolet. En todas las motorizaciones llevaban una curiosa caja de cambios automática Powerglide de dos velocidades. Los seis cilindros de 2,6 y 2,8 litros entregaban la modesta potencia de 100 y 125 CV, respectivamente.

Era un coche grande y pesado, rozando e incluso superando los 5 metros y llegando a superar los 1.700 kg. Su diseño estaba claramente influenciado por los modelos norteamericanos de la época

Opel Diplomat V8 coupe A 2

Opel Diplomat V8 coupé (A)

El V8 de 4,6 litros (small-block 283 de Chevrolet) era algo más generoso, con 190 CV. Con él conseguía alcanzar los 200 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 11 segundos. Este “bloque pequeño” de 283 pulgadas cúbicas se sustituyó por otro “bloque pequeño” de 327 pulgadas cúbicas (5,4 litros) con 230 CV a 4.700 RPM y 427 Nm a 3.000-3.200 RPM. Con este motor se superaban los 200 km/h y aceleraba de 0 a 100 en menos de 9 segundos.

Cabe mencionar la existencia de una versión coupé del Diplomat, solamente disponible con el V8 de 5,4 litros. Solo se fabricaron 347 unidades desde 1965 hasta 1967. Pretendía ser el buque insignia de Opel, con unos interiores con materiales y terminaciones de lujo, como unas gruesas alfombrillas, unos tapizados de máximo nivel y un salpicadero realizado con maderas naturales. La dirección y los frenos eran hidráulicos, y también llevaba de serie faros antiniebla.

El techo era de vinilo y contaba con asientos reclinables, así como cuatro ventanillas eléctricas y los espejos retrovisores ajustables desde el interior de forma manual. Los pasajeros traseros podían llevar de forma opcional iluminación para los pies. El velocímetro estaba tarado en 250 km/h, lo que nos daba una idea de sus intenciones. Fue carrozado por Karmann y cada unidad costaba la friolera de 25.500 marcos alemanes de 1965, el equivalente a siete Volkswagen Escarabajo.

Opel Diplomat L6 sedan B 1

Opel Diplomat L6 sedán (B)

En septiembre de 1967 los tres KAD recibieron una actualización ligera, con unas bandas laterales protectoras de goma, una nueva dirección por recirculación de bolas y una luneta trasera con calefacción. Los modelos Kapitän y Admiral recibieron una versión HL de alto rendimiento, dotados de un motor L6 de 2,8 litros y 140 CV. En total se produjeron 9.152 Diplomat, junto a 24.249 Kapitän y 55.876 Admiral.

La versión coupé del Diplomat pretendía ser el buque insignia de Opel en su momento. Con unos materiales y acabados de lujo, junto a un motor V8 de 5,4 litros y 230 CV apuntaba directamente a la gama alta de Mercedes-Benz. Solo se fabricaron 347 unidades

El Diplomat B salió a la palestra en marzo de 1969, con importantes modificaciones respecto a la primera generación. Las carrocerías eran algo más pequeñas, con dos longitudes y batallas posibles, con 4.920-5.070 mm de largo, 1.852 mm de ancho y 1.450 mm de alto, con dos batallas diferentes, 2.845 o 2.995 mm. A pesar de este acortamiento de dimensiones el peso se incrementó algo, con un valor en báscula que oscilaba entre los 1.530 y 1.720 kg.

El chasis se mejoró de forma considerable y se le añadió un eje De Dion detrás. Su diseño era 100 % General Motors y se parecía mucho al Holden Brougham australiano. En cuanto a los motores, podía disponer del motor 2.8 L6 alimentado por inyección de combustible -en vez de carburación- y del V8 de 5,4 litros (327”), acoplado en este último caso a una caja de cambios automática Hydramatic de tres velocidades.

Opel Diplomat V8 sedan B 1

Opel Diplomat V8 sedán (B)

En otoño de 1971 ya incluyó de serie faros halógenos con bombillas H1, espejo retrovisor controlado de forma remota o la antena de radio integrada en el parabrisas. A principios de 1972 se dejó de comercializar con la caja de cambios manual de cuatro velocidades.

Los objetivos a los que apuntaba eran altos, en especial el V8 de 5,4 litros, pues tenía en su punto de mira a los nuevos Mercedes-Benz 350 y 450 SE. La razón de sacar una versión de batalla larga de 2.995 mm (desde mayo de 1973) tenía una clara explicación, pues estaba pensado para competir con los modelos SEL de la marca de la estrella.

El Opel Diplomat tuvo poco éxito en Europa, tal vez por su exagerado tamaño para sus cánones y por un estilo muy americano y algo desfasado. Se sustituyó por el mucho más conocido Opel Senator, de estilo más europeo y de diseño más moderno.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Diplomat con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.