Coche del día: Opel Corsa ECO 12v

Coche del día: Opel Corsa ECO 12v

El primer "downsizing"


Tiempo de lectura: 4 min.

Algo así podría decirse, pues el Opel Corsa ECO 12v fue el primer coche europeo comercializado con un motor de tres cilindros en mucho tiempo.

Era el año 1997 y Opel vendía Corsas como churros. Había sido el coche más vendido en España, pero con cuatro años en el mercado le tocaba un lavado de cara. Fue un restyling de lo más sutil, con pequeños cambios en la carrocería que afectaban a la parrilla y unos paragolpes que iban pintados del mismo color que el resto del coche. Se aprovechó también para hacer algunos retoques en la suspensión, diferentes tarados de muelles y amortiguadores, así como la incorporación de barras estabilizadoras en ambos ejes.

Pero la gran novedad mecánica vino de la mano del motor 1.0 de tres cilindros y culata multiválvula. Declaraba una potencia de 55 CV y un par máximo de 82 Nm, así que las prestaciones no eran su fuerte, con una velocidad máxima oficial de 150 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 18 segundos. Esta versión no sustituyó a los modelos ya existentes en un principio, manteniendo en la gama el 1.2 de 45 CV y el 1.4 de 60 CV. Más tarde llegaría un nuevo 1.2 también multiválvula con 65 CV.

La ventaja del motor 1.0 de 3 cilindros era su tamaño y reducción de peso (12 kg menos que el 1.2), pero a cambio se debía lidiar con el tema de las vibraciones o su complejidad técnica, pues hay que mencionar también que se montó una cadena de distribución en vez de la correa. Lo cierto es que el Corsa 12v ni vibraba ni sonaba en exceso, sino más bien lo contrario. Comparado con otros motores resultaba de lo más silencioso y refinado cuando iba alto de vueltas, aunque a la vez algo decepcionante por su falta de empuje en la zona baja y media del cuentarrevoluciones.

El 1.0 no solo presumía de un cilindro menos, sino que empleaba tecnologías más propias de motores más potentes como la culata multiválvula, el encendido individual o la cadena de distribución

Al margen de lo puramente mecánico, el Corsa ECO se denominó así por una razón: su consumo. Rebajaba en siete décimas la media del 1.2, y en ciclo urbano nada menos que cuatro litros de mejora con respecto al 1.4 de 60 CV, convirtiéndole en uno de los coches más frugales del momento. Esta medida resultaba de lo más apropiada, pues en el fondo el Corsa ECO era un coche de uso eminentemente urbano a tenor de sus discretas prestaciones.

En carretera abierta adolecía de unos desarrollos exageradamente largos por la búsqueda de un bajo consumo, lo cual hacía que en la práctica el ahorro con respecto al voluntarioso 1.4 fuese menor porque había que llevarlo revolucionado si queríamos viajar con cierta alegría, sobre todo a la hora de ganar velocidad tras un repecho o para adelantar en una nacional.

Opel Corsa ECO 2

A 90 km/h gastaba 4,3 l/100 km: a 120 km/h 6,1 l/100 km; en ciclo urbano 6,4 l/100 km

Este no era su terreno más apropiado, pero no porque el motor fuese malo, sino que hubiese brillado más en una carrocería menos pesada que la del Corsa (el motor 1.0 se presentó bajo el concept Maxx), porque con la mirada puesta en aquella época, el bloque del Corsa era una pequeña joya mecánica por su complejidad técnica. Lo malo es que el 1.2 16v presentado poco después le eclipsó por su excelente rendimiento, y con la llegada de la tercera generación, más grande y pesada, el 1.0, aunque potenciado a 58 CV, lucía todavía menos.

Llegó también al pequeño Agila, pero aquí el hándicap provenía de la mala aerodinámica de su carrocería en forma de monovolumen, por lo que los ingenieros de Opel tampoco pudieron ver en él el rendimiento que quizá esperaban. Hubo que esperar a 2015 para ver un 1.0 marchoso en Opel, el SIDI Turbo de 115 CV, que estuvo a la venta entre 2015 y 2016.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gonzalo Lara Camarón
Invitado
Gonzalo Lara Camarón

He tenido la oportunidad de coger un Opel Corsa A 1.2 de 45 CV y un Opel Corsa C 1.2 16V de 75 CV. Los dos coches tenían una cosa en común: no andaban nada de nada y en mi opinión era culpa de unos desarrollos larguísimos. He conducido coches de 55 CV (Fiat cinquecento y Fiat punto) que andaban muchísimo más que el Corsa y era precisamente por eso, porque tenían un cambio corto con el que el motor respiraba y mostraba su mejor cara. Claro que luego en carretera tenías que lidiar con un régimen de giro muy… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Si bien 840 kg en el Corsa B no era precisamente un quintal, como tú dices el “nervio” solo es posible con marchas cortas, pero eso se da de tortas con la denominación “ECO”, y a velocidad de autopista es un infierno conducir así. Yo lo veo coherente.

Por eso ahora la mayoría de los molinillos de un litro van con turbo, o llevan un coche muy ligero o no pueden con su alma.

Gonzalo Lara Camarón
Invitado
Gonzalo Lara Camarón

Lo que es un infierno es tener un coche de 70 CV y que luego en la realidad no sean 70 sino 30 o 40 porque por culpa del cambio es imposible “alcanzar” la potencia. Y entonces alguien llegará a la conclusión equivocada de que con 70 caballos no vas a ningún sitio que hacen falta más, cuando la realidad es que lo que hace falta es un cambio bien escalonado que extraiga esa potencia del motor. Me pasó hace poco con un Kia Picanto 1.0 de alquiler. La 3ª, la 4ª y la 5ª se las podían haber ahorrado,… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Tenemos un problema en España con los coches de potencia justita: la orografía. Solo Suiza es más montañosa en Europa, por lo que los coches como este las pasan canutas cuando salen de zonas urbanas y periurbanas con desnivel amable. Un coche como este en Valencia y rondas va que sobra, pero para subir y bajar todos los días un puerto va hecho polvo: no anda y luego retiene poco. Para mantener un crucero de 120 km/h en llano no hacen falta más de 30-40 CV con esas carrocerías y pesos, de ahí que el escalonamiento sea correcto en esas… Leer más »

Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Ese Corsa, con ese motor, era una verdadera roca. Bien cuidado, bien mantenido, era una máquina que no se averiaba nunca.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.