Coche del día: Mitsubishi Galant SW 2.5 V6

Coche del día: Mitsubishi Galant SW 2.5 V6

Un familiar desconocido, atractivo y prestacional


Tiempo de lectura: 4 min.

Mitsubishi lanzó en 1996 la octava generación de la berlina Galant poniendo especial énfasis en su diseño con cierto carácter deportivo, que le distanciara del recién llegado Carisma y otras berlinas medias. En España no llegó a ser un súper ventas, pero al menos consiguió introducir tímidamente la tecnología GDi de inyección directa en gasolina. No era el caso de la motorización más potente, 2.5 V6.

Habiendo prescindido en esta serie de la carrocería de cinco puertas, la firma de los tres diamantes retomaba el formato familiar que había abandonado varias generaciones atrás. Al igual que en el cuatro puertas, en el Mitsubishi Galant SW 2.5 V6  se apostó más por la estética que por ofrecer una capacidad de carga superior a sus rivales. En Japón se le conoció como Galant Legnum.

Esta nueva carrocería crecía 5 centímetros en longitud, hasta situarse en 4,68 metros, una envergadura que le alejaba de modelos catalogados en el segmento D y a caballo entre estos y las berlinas de representación (E). Unido en un principio en exclusiva al motor V6 de gasolina, su planteamiento resultaba ambicioso en cuanto a posicionamiento, pero asimismo limitaba su calado en nuestras carreteras. De hecho, cruzarse con algún Galant SW era una tarea complicada, por lo que difícilmente quedarán unidades en el mercado de segunda mano.

Mitsubishi Galant Wagon 2

Pero en conjunto pocas pegas podían ponérsele a este familiar, que mostraba un gran equilibrio en prácticamente todos los apartados que se podían exigir a un vehículo de este tipo. No era el más habitable, pero su espacio resultaba suficiente para que cuatro adultos viajaran con comodidad.

El maletero -que perdía 50 litros con respecto a la berlina- cubicaba unos discretos 420 litros, si bien contaba con algún hueco extra que aumentaba su versatilidad gracias a su doble fondo. El resto del habitáculo destacaba por la solidez típica de modelos japoneses, empañada en esta versión por la imitación a madera del salpicadero o las tonalidades de algunos plásticos del salpicadero.

En cuanto a lo que no se veía, de nuevo el Galant SW 2.5 V6 quedaba en un buen término medio. Por un lado, su motor V6 ofrecía una potencia de 163 CV a priori algo por debajo de otros coches de concepción similar (Mondeo o Vectra 2.5 ofrecían 170 CV), pero conseguía un elevado nivel de prestaciones que quedaba penalizado por los largos desarrollos de su cambio manual de cinco velocidades y una notable pérdida con respecto al cuatro puertas. Por ejemplo, su velocidad máxima se veía reducida desde 225 a 215 km/h.

Mitsubishi Galant Wagon 3

En donde no salía perjudicado era en su comportamiento. Con una distancia entre ejes de 2,63 metros y vías cercanas al metro y medio, el SW se mostraba tan capaz como el modelo del que derivaba, ofreciendo un alto confort en vías rápidas y un paso por curva estable sin que la carrocería balancease en exceso. Como plus montaba un eje trasero autonivelante para mantener la altura constante independientemente de la carga que transportásemos en el maletero.

Desde el punto de vista económico, el Mitsubishi Galant SW 2.5 V6 no estaba mal posicionado, si bien era difícil encontrar alternativas por configuración mecánica entre los familiares de la época, la mayoría centrados en las variantes Diesel o versiones menos prestacionales en gasolina. Como referencia, el Ford Mondeo V6 costaba unos 600 euros más de entonces.

Entre su equipamiento no hallábamos lujos como asientos de cuero o techo solar; únicamente lo básico con algún detalle como el climatizador automático

Aunque la marca japonesa apostara por el GDi y sustituyera al V6 por el 2.4 de 150 CV, en principio más eficiente, no se logró que el Galant SW fuese un modelo demandado y pasó sin mayor pena ni gloria por el mercado español, donde el diésel comenzaba a dominar, las carrocerías familiares no gozaban de mucha aceptación y los monovolúmenes iban ganando terreno.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mitsubishi Galant con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!