Menu

Citroën SpaceTourer The Citroënist Concept, un camper diferente y llamativo

Por el momento, solo es un concepto para salón

Citroën SpaceTourer The Citroënist Concept, un camper diferente y llamativo

El Citroën SpaceTourer The Citroënist Concept (tal cual) es uno de los vehículos camper más llamativos que podrás ver actualmente. Un coche que además incluye una bicicleta creada ex profeso llamada Rider The Citroënist by Martone.

Hace mucho tiempo que las furgonetas dejaron de ser vehículos toscos, poco equipados y poco refinados en su funcionamiento. Actualmente son modelos realmente válidos como turismos, con unos habitáculos que se aprovechan de muchas soluciones prácticas, que en un primer momento se diseñaron para trabajar y para rematar, sirven de base para personalizaciones tipo camper capaces de dejar a más de uno con la boca abierta.

Es justo reconocer que la camperización ya era un apartado muy popular antes de su refinamiento, pero los fabricantes han visto buen potencial de mercado y presentan, cada vez más, sus propias interpretaciones. Las marcas francesas son muy duchas en esto de versiones especiales de sus furgonetas, pensadas para ocio a tiempo libre y entre ellas, Citroën destaca con luz propia. Y no es por ofrecer algo realmente rompedor, sino por saber combinar su, en ocasiones, excéntrica personalidad, con soluciones interesantes como la tracción total suministrada por Dangel, muebles modulares creados a medida o incluso una bicicleta creada específicamente que no es nada barata (950 euros).

Citroën SpaceTourer The Citroënist Concept (6)

Fotografía: Wllliam Crozes

Del prototipo presentado por la marca, el Citroën SpaceTourer The Citroënist Concept, podemos destacar la decoración exterior, llamativa a la par que atractiva, que se completa con un habitáculo cuya caracterización va a juego con su exterior. Los asientos tiene un tapizado que combina el negro con le gris y detalles en rojo. El salpicadero incorpora una lama con el mismo patrón que la parte superior de la carrocería, mientras que la parte del salpicadero frente al copiloto se ha tapizado en el mismo gris que los asientos e incluye dos cinchas de cuero en color rojo.

Sobre el techo se ha montado una tienda que ofrece dos plazas para dormir, creada por un constructor europeo de furgonetas adaptadas (no se menciona el nombre de la empresa). Al mismo tiempo, permite guardar una bicicleta gracias a la integración en el interior de un doble raíl de anclaje al suelo. El equipamiento se completa con un mueble multimedia modulable, integrando una oficina conectada y una pantalla de televisión.

Bajo el capó, Citroën ha decidido montar el motor BlueHDi 150 S&S, con cambio manual de seis relaciones. Sin embargo, se trata de un show car, un coche de exposición para mostrar en el Salón de Vehículos de Ocio de París. Por otro lado, la marca si ofrece la posibilidad de camperizar los SpaceTourer y Jumper.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.