Menu

Coche del día: Mitsubishi Galant 2.4 GDi

Los felices años Diesel

Coche del día: Mitsubishi Galant 2.4 GDi

TDI, DTI, CDI, HDi… Esas eran las siglas que se estaban poniendo de moda a finales de los 90 con la llegada del Common Rail y la escalada de potencia de otros diésel de inyección directa más tradicionales. GDi no era la manera que tenía Mitsubishi de denominar sus versiones de gasóleo, pues para ello los japoneses recurrieron a las sigas DI-D. La «G» trataba de dejar las cosas claras: gasolina de inyección directa, de ahí el nombre: Mitsubishi Galant 2.4 GDi.

No fueron los primeros en utilizar esa tecnología, aunque sí los encargados de popularizarla apremiando la llegada de motores rivales como los D4 de Toyota, IDE de Renault, JTS de Alfa Romeo o los FSI del Grupo VAG. ¿Cuáles eran las ventajas de este sistema? La promesa recaía como era de esperar en una rebaja del consumo, pero resultó ser más teórica que real. Sí que se podían conseguir cifras muy bajas con respecto a otros motores de gasolina convencionales, pero para ello había que ser cuidadosos con el acelerador. Para decirlo llanamente, en su funcionamiento influían dos factores: el régimen al que girase el motor y la carga, que viene a ser cuánto pisásemos el acelerador. El motor lo detectaba funcionando en consecuencia.

Con los consumos viene a ocurrir algo similar a los más recientes downsizing, frugales si no les exigimos, pero tragones a poco que queramos sacarle partido a sus posibilidades. A velocidades mantenidas en autopista podríamos obtener resultados óptimos, penalizando eso sí las prestaciones, para lo cual no apreciaríamos los 150 CV del 2.4 GDi. Lo bueno es que, puestos a necesitarlos, ahí estaban, pero al final se tendía a utilizarlo como cualquier gasolina atmosférico tradicional.

Mitsubishi Galant 2.4 GDi Sport

Mitsubishi quiso convencernos de su apuesta extendiendo la tecnología GDi a la casi totalidad de sus modelos, ya fuese con este bloque 2.4 que también vimos en el monovolumen Space Wagon; el 3.5 V6 GDi de los Montero; o el pionero, el 1.8 GDi estrenado en el Carisma, adaptado al pequeño Montero iO y trasladado a Volvo para los S40 y V40.

Por lo demás, el Galant era una berlina de tres volúmenes cuya seña de identidad radicaba en una longitud ligeramente superior a la media del segmento D y un diseño que buscaba la deportividad en alguno de sus rasgos. Situarse un peldaño por encima en cuanto a tamaño repercutía en un interior amplio y un maletero de generoso volumen, si bien, pese a todo, no era el más capaz.

El GDi no se vio eclipsado por la avalancha de diésel, sino por la llegada a la gama del apetecible 2.5 V6 Sport que realzaba su aspecto, mejoraba las prestaciones y prácticamente igualaba consumos en una conducción real. El tiempo le ha dado a la compañía algo de razón, pues finalmente la inyección directa de gasolina se ha mantenido hasta nuestros días aunque sea a base de incorporar turbocompresores y rebajar la cilindrada o número de cilindros. La propia marca tiene ahora el 1.5 Turbo de 163 CV que poco tiene ya que ver con aquel 2.4 GDi que quiso hacer historia en la automoción.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.