Coche del día: Mitsubishi Galant 2.4 GDi

Coche del día: Mitsubishi Galant 2.4 GDi

Los felices años Diesel


Tiempo de lectura: 3 min.

TDI, DTI, CDI, HDi… Esas eran las siglas que se estaban poniendo de moda a finales de los 90 con la llegada del Common Rail y la escalada de potencia de otros diésel de inyección directa más tradicionales. GDi no era la manera que tenía Mitsubishi de denominar sus versiones de gasóleo, pues para ello los japoneses recurrieron a las sigas DI-D. La “G” trataba de dejar las cosas claras: gasolina de inyección directa, de ahí el nombre: Mitsubishi Galant 2.4 GDi.

No fueron los primeros en utilizar esa tecnología, aunque sí los encargados de popularizarla apremiando la llegada de motores rivales como los D4 de Toyota, IDE de Renault, JTS de Alfa Romeo o los FSI del Grupo VAG. ¿Cuáles eran las ventajas de este sistema? La promesa recaía como era de esperar en una rebaja del consumo, pero resultó ser más teórica que real. Sí que se podían conseguir cifras muy bajas con respecto a otros motores de gasolina convencionales, pero para ello había que ser cuidadosos con el acelerador. Para decirlo llanamente, en su funcionamiento influían dos factores: el régimen al que girase el motor y la carga, que viene a ser cuánto pisásemos el acelerador. El motor lo detectaba funcionando en consecuencia.

Con los consumos viene a ocurrir algo similar a los más recientes downsizing, frugales si no les exigimos, pero tragones a poco que queramos sacarle partido a sus posibilidades. A velocidades mantenidas en autopista podríamos obtener resultados óptimos, penalizando eso sí las prestaciones, para lo cual no apreciaríamos los 150 CV del 2.4 GDi. Lo bueno es que, puestos a necesitarlos, ahí estaban, pero al final se tendía a utilizarlo como cualquier gasolina atmosférico tradicional.

Mitsubishi Galant 2.4 GDi Sport

Mitsubishi quiso convencernos de su apuesta extendiendo la tecnología GDi a la casi totalidad de sus modelos, ya fuese con este bloque 2.4 que también vimos en el monovolumen Space Wagon; el 3.5 V6 GDi de los Montero; o el pionero, el 1.8 GDi estrenado en el Carisma, adaptado al pequeño Montero iO y trasladado a Volvo para los S40 y V40.

Por lo demás, el Galant era una berlina de tres volúmenes cuya seña de identidad radicaba en una longitud ligeramente superior a la media del segmento D y un diseño que buscaba la deportividad en alguno de sus rasgos. Situarse un peldaño por encima en cuanto a tamaño repercutía en un interior amplio y un maletero de generoso volumen, si bien, pese a todo, no era el más capaz.

El GDi no se vio eclipsado por la avalancha de diésel, sino por la llegada a la gama del apetecible 2.5 V6 Sport que realzaba su aspecto, mejoraba las prestaciones y prácticamente igualaba consumos en una conducción real. El tiempo le ha dado a la compañía algo de razón, pues finalmente la inyección directa de gasolina se ha mantenido hasta nuestros días aunque sea a base de incorporar turbocompresores y rebajar la cilindrada o número de cilindros. La propia marca tiene ahora el 1.5 Turbo de 163 CV que poco tiene ya que ver con aquel 2.4 GDi que quiso hacer historia en la automoción.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
James
Invitado
James

¿Puede ser más elegante y atractivo este modelo? Echo de menos estas lineas en estos días

Guiancarlo
Invitado
Guiancarlo

El Mitsubishi Mitsubishi GDI son un buen motor lastima que que nk todo sink algunos tienen mal concepto de los motores GDI


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.