Coche del día: Mazda RX-2 (S122A/CB12)

Coche del día: Mazda RX-2 (S122A/CB12)

Un coupé con motor rotativo muy difícil de ver en España


Tiempo de lectura: 6 min.

El Mazda RX-2 se presentó en el mercado allá por 1970, y presentaba unas líneas generales que recordaban a los coches británicos de la época. Se vendió hasta 1978. Como podemos imaginar lo más importante se encontraba debajo del capó, un motor rotativo.

Venía en dos formatos de carrocería, una berlina de cuatro puertas o un coupé de dos, con distinto comportamiento. La versión que realmente nos interesa es la de dos puertas coupé. El Mazda RX-2 compartía chasis con el Mazda Capella, propulsado por motores de cuatro cilindros en línea normales y corrientes, salvo el Capella Rotary, RX-2 fuera de Japón.

Sus dimensiones eran 4.150 mm de largo, 1.580 mm de ancho y 1.395 mm de alto, con una batalla de 2.470 mm y unas vías delantera y trasera de 1.285 y 1.280 mm, respectivamente. Su peso homologado oscilaba entre los 900 y 960 kg. El depósito de combustible tenía una capacidad de 65 litros.

Mazda Capella Rotary Coupe GS

Mazda Capella Rotary Coupe GS (versión japonesa)

El cuadro de mandos era sencillo y legible, con la esfera del velocímetro a la izquierda, el tacómetro a la derecha y entre ambos el reloj de temperatura del refrigerante, nivel del depósito de combustible y chivatos varios para controlar los elementos mecánicos y eléctricos. En la consola central se situaban los mandos de la climatización, reloj y radiocasete.

Curiosamente las luces, el limpiaparabrisas, lavacristales e intermitentes se manejaban con una única palanca, por lo que pensamos que el periodo de adaptación tenía que ser largo. El volante era de tres radios y de radio generoso, cómodo para volantear si se practicaba una conducción fuera del asfalto o para aparcar.

Desde el momento que girábamos la llave de contacto nos dábamos cuenta de que su mecánica no era convencional. Era muy, muy silencioso y no transmitía apenas vibraciones, tan solo se percibía un silbido procedente del doble rotor cuando se aceleraba.

Para aquellos conductores acostumbrados a los motores de combustión convencionales les llamaba mucho la atención lo que se encontraban debajo del capó, pues buscando un bloque motor con su culata, bujías, correas, no se encontraba ni rastro de ello. Lo que se veía eran la batería, el alternador, los filtros de aire y aceite, motor de arranque y dos tapas del delco. Debajo de todo ello, escondido, se hallaban los rotores formando un cilindro compacto de unos 30 cm de diámetro.

Este motor estaba fabricado bajo licencia NSU-Wankel, y estaba formado por dos rotores excéntricos con una cilindrada unitaria de 573 cm3 (1.146 cm3 en total), con doble encendido. Este tipo de motores genera más potencia específica que los convencionales, con un valor de 130 CV SAE a 7.000 RPM (sistema americano de medición), algunos menos según el sistema europeo.

Para mejorar la refrigeración del aceite llevaba un radiador suplementario debajo del convencional. Estaba alimentado por un carburador de cuatro cuerpos Nikki agrupados dos a dos -2×34 y 2×28-, con un sistema de engrase de un 1 % de aceite combinado con la gasolina. La bomba de gasolina era eléctrica, ya que no existía árbol de levas para moverla.

Mazda RX 2 coupe 2

Mazda RX-2 coupé (versión europea)

Pero no todo era perfecto en el Mazda RX-2 de primera generación. Los motores de las primeras unidades tenían fallos de sellado de las juntas, lo que provocaba un consumo excesivo de aceite y unas emisiones contaminantes más elevadas de lo habitual.

Otro fallo grave que daba el motor era el sobrecalentamiento de los sellos laterales de la junta tórica entre las secciones de la carcasa lateral, lo que provocaba la entrada de líquido refrigerante en la cámara de combustión; esto provocaba una merma de potencia, y dificultaba el arranque del motor, provocando en última instancia la inoperabilidad del motor.

Este problema se solventó con un nuevo juego de sellos rediseñados, a cambio de 1.000 dólares en el mercado estadounidense, una fortuna que muchos dueños de Mazda RX-2 abandonasen sus coches. Esto explica lo difícil que resulta encontrar unidades en buen estado.

Mazda RX 2 coupe 3

Mazda RX-2 coupé

La caja de cambios era diferente dependiendo si la versión era la sedán de cuatro puertas, con cuatro velocidades y relaciones 3,683-2,263-1,397-1,000 o bien una de cinco, con las cuatro primeras con las mismas relaciones, y la quinta con una relación 0,862 (overdrive).

El embrague no resultaba muy progresivo y era de recorrido corto, transmitiendo casi de forma instantánea la potencia del motor a las ruedas, tanto en subidas como en reducciones. Son particularidades del motor rotativo. Respecto a su equipo de frenos, en el eje delantero llevaba discos con pinzas de un solo bombín y pastillas originales Mazda; detrás llevaba tambores con zapatas autorregulables.

La suspensión delantera era independiente de tipo McPherson con muelles y amortiguadores hidráulicos, con barra estabilizadora; atrás ofrecía un eje rígido con una barra Panhard y cuatro tirantes de reacción. Este era un sistema de suspensión muy resistente y perfectamente adecuado para firmes en mal estado.

Mazda RX 2 coupe 1

Mazda RX-2 coupé (versión americana)

¿Y cómo se comporta el vehículo? En asfalto y en recta iba muy bien, con gran aplomo, pero donde interesaba verlo era en curvas. En las abiertas exhibía un gran apoyo, ofreciendo una elevada seguridad. En curvas lentas se mostraba muy neutro, con una buena respuesta de los frenos a pesar de llevar tambores en el eje trasero. Los neumáticos colaboraban mucho en este buen comportamiento.

En tramos de tierra la suspensión daba el do de pecho, siendo muy difícil hacer tope a menos que se tratase de un cafre conduciendo. Además, sus reacciones eran muy nobles, con unos derrapes laterales suaves y sin movimientos extraños. La dirección, de recirculación de bolas, giraba muchísimo y daba juego a hacer trompos y recuperar la línea recta en cualquier momento.

En conclusión, el Mazda RX-2 fue uno de los primeros modelos de la marca japonesa con motor rotativo y aún adolecía de unos fallitos de fiabilidad. Su motor Wankel -una vez solucionados los problemas con los sellos- era una delicia por suavidad, resistencia, buen andar y muy, muy silencioso. A España llegaron algunas unidades a las islas afortunadas, de la mano de Dragón Canarias, importador a mediados de los 70.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mazda RX-2 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!