Coche del día: Jaguar C-Type/XK 120-C

Coche del día: Jaguar C-Type/XK 120-C

El primer deportivo de carreras con frenos de disco


Tiempo de lectura: 6 min.

El Jaguar C-Type, cuyo nombre oficial es Jaguar XK 120-C, es un deportivo diseñado para participar en carreras. La C viene de “Competición” y se comercializó entre 1951 y 1953. Como su nombre indica, tomó como base el modelo XK 120, con un ligero chasis de estructura tubular diseñado por William Heynes, ingeniero jefe de Jaguar.

La carrocería fue desarrollada por la colaboración conjunta del citado William Heynes, Bob Knight y Malcolm Sayer, de diseño muy aerodinámico y construida en aluminio. Se fabricaron un total de 53 unidades (más dos chasis experimentales) de las cuales 43 fueron a parar al mercado estadounidense.

El motor del XK 120 era un bloque 3.4 de seis cilindros en línea y doble árbol de levas, que entregaba entre 160-180 CV, aumentando hasta los 205 CV en el caso del C-Type. Las primeras unidades -hasta mediados de 1953- estaban equipados con carburadores SU y frenos de tambor. A partir de esta fecha aumentaron de potencia gracias al uso de carburadores Weber de triple cuerpo y árboles de levas de gran alzada, se sustituyeron los tambores por discos (en las cuatro ruedas) y se aligeró de peso con un bastidor también más liviano.

Es importante remarcar la primicia que supuso la utilización por primera vez de los frenos de disco, desarrollados por Jaguar junto con Dunlop, que permitían una conducción más rápida y segura. Stirling Moss condujo el XKC 005 en el premio de Reims de 1952, ganando la prueba con un coche que equipaba por primera vez este sistema de frenos.

Como vehículos destinados a la competición carecían de equipamiento secundario como las alfombrillas interiores, manijas exteriores de las puertas o elementos de protección para la intemperie. La primera unidad salió de fábrica en mayo de 1952 con el número de bastidor XKC 001 y la última fue en agosto de 1953 con el número de bastidor XKC 054. Las carrocerías también llevaban su propia numeración identificativa marcadas con el prefijo K y la serie numérica a continuación.

Es importante remarcar la primicia que supuso la utilización por primera vez de los frenos de disco, desarrollados por Jaguar junto con Dunlop, que permitía una conducción más rápida y segura

A nivel de competición lo más destacable fue su participación en las 24 horas de Le Mans, ganando en dos ocasiones. La primera vez sucedió en 1951, donde participaron tres unidades con sendas parejas de pilotos y que fueron Stirling Moss y Jack Fairman, Leslie Johnson y Clemente Biondetti (triple ganador de la Mille Miglia), y Peter Walker con Peter Whitehead.

Jaguar XK120 C 4

La pareja ganadora fue esta última, ya que el resto de sus compañeros tuvieron problemas de presión de aceite y tuvieron que abandonar. Sacó una ventaja con el segundo clasificado de 77 millas, unos 123 km. Comento como curiosidad la participación de un XK 120 privado, propiedad de Robert Lawrie y acompañado por Ivan Waller, completaron la carrera terminando en undécima posición.

En 1952 las tres parejas de pilotos lo volvieron a intentar, pero se tuvieron que retirar de la carrera a causa de problemas de sobrecalentamiento. Se modificó la aerodinámica con el objetivo de mejorar su velocidad punta frente a los Mercedes-Benz 300 SL (W194), pero ello implicó un rediseño del sistema de refrigeración que empeoró su comportamiento.

Parece ser que la polea de la bomba del agua era demasiado pequeña, por lo que giraba demasiado deprisa y generaba un efecto de cavitación; es decir, que trabajaba en vacío moviendo aire en vez de agua. También afectó la situación del depósito de expansión del radiador, situado al lado del pasajero, muy lejos del radiador, a lo que había que añadir un manguito de reducido diámetro de 7/8 de pulgada (22 mm).

Jaguar XK120 C 6

Jaguar XK 120-C número 7 (XKC 007) – Fotografía: Ryan Merrill para RM Sotheby’s

Se sustituyeron la polea de la bomba por una mayor y el manguito por otro de mayor diámetro de 1¼ de pulgada (32 mm), eliminándose este problema. Los cambios en el diseño de la carrocería perjudicaron la estabilidad a alta velocidad en línea recta, pues la disminución de carga aerodinámica en la zaga a velocidades superiores a 190 km/h elevaba la misma y se volvía inestable.

El vehículo de Stirling Moss/Peter Walker no tuvo problemas de sobrecalentamiento gracias a la sustitución de un radiador de mayor tamaño, pero sufrió una pérdida de presión de aceite por una rotura, mientras sus otros cuatro compañeros reventaron la culata, así que ninguno de los tres coches terminó la carrera.

Lo volvieron a intentar en 1953, quedando en este caso en segundo (Moss/Walker) y cuarto lugar (Whitehead/Stewart). La carrera la ganó la pareja de pilotos Tony Rolt y Duncan Hamilton con un C-Type. Tres coches entre los cuatro primeros es un resultado excelente. Se aligeró de peso la carrocería con unos paneles de aluminio más delgados y se sustituyeron los carburadores bicuerpo SU H8 por dos Webers tricuerpo DCO3 de 40 mm, consiguiendo aumentar la potencia hasta los 220 CV.

Jaguar XK120 C 5

Rolt/Hamilton y su Jaguar C-Type ganaron en Le Mans en 1953

También se sustituyó el equipo eléctrico por otro más ligero y se puso un depósito de combustible de ¡goma! Y se utilizaron tubos de acero de menor calibre en parte del chasis, así como la sustitución de los tambores por discos de freno. En 1954 consiguió un cuarto puesto en Francochamps en un XC120-C conducido por Roger Laurent y Jacques Swaters.

Una unidad ligeramente modificada con culata del Jaguar D-Type y unos carburadores Weber 45 DCO3 consiguió alcanzar los 252 km/h en las salinas de Bonneville (Utah, Estados Unidos), todo un logro para la época

Existe una unidad, concretamente la número 7 (chasis XKC 007) que fue conducido por el piloto norteamericano Phil Hill, que lo condujo desde California hasta Wisconsin (Estados Unidos) para participar en una carrera conocida como Elkhart Lake Road Race, con 320 km de recorrido. Quedó en cuarta posición y regresó a Los Angeles, donde el coleccionista Robert Lane se lo compró.

Jaguar XK120 C 7

Jaguar XK 120-C número 7 (XKC 007) – Fotografía: Ryan Merrill para RM Sotheby’s

Mr. Lane mejoró el motor sustituyendo la culata por la que llevaba de Jaguar D-Type y los carburadores por unos Weber 45 DCO3, consiguiendo alcanzar una velocidad de 252 km/h en las salinas de Bonneville, Utah (Estados Unidos). Lo cierto es que esta velocidad era un logro al alcance de unos pocos pilotos de la época. Subastado por la casa de subastas RM Sotheby´s se adjudicó a otro dueño en 2017 por el “módico” precio de 5.285.000 dólares. Un caprichito, vamos.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.