Menu

Coche del día: Jaguar 420/Daimler Sovereign

Más lujo y confort que deportividad

Coche del día: Jaguar 420/Daimler Sovereign

El coche de hoy, el Jaguar 420/Daimler Sovereign, llevaba una doble nomenclatura, y tiene su explicación. En la década de los 60 Jaguar ofrecía a sus clientes una variedad de berlinas distintas entre sí, basadas en su motor de seis cilindros en línea y doble árbol de levas en culata. Una cantidad de estas berlinas se comercializaron con el nombre de Daimler, pero con leves diferencias de terminación. En 1960 Jaguar se hizo cargo de Daimler, que por entonces pertenecía al grupo británico BSA (Birmingham Small Arms), el cual a su vez compró Daimler en 1910 pagando con acciones de la propia BSA.

A causa de esta compra de Daimler por parte de Jaguar, la primera perdió una parte de su carácter y personalidad. Durante un tiempo siguió fabricando modelos propios, como el Majestic Major, con motor 4.5 V8 de 220 CV, pero con la carrocería del Jaguar Mk. II. Posteriormente empezaron a utilizar mecánicas de Jaguar, o directamente modelos de Jaguar, pero más completitos de equipamiento (aire acondicionado y llantas de radios), como nuestra segunda versión del coche de hoy, el Daimler Sovereign.

En 1966 se presentó en el Salón de Londres el Jaguar 420, inspirado en el S Type, y al poco tiempo Daimler lo presentaba como el Sovereign, el cual era casi un clon del Jaguar. El Sovereign tomó el frontal del Jaguar Mk. X, y la trasera era casi idéntica a la del 420, pero más ancha. De hecho, el modelo de Daimler parecía un Mk. X a escala, ligeramente más pequeño.

Jaguar 420 Interior

Jaguar 420

Los modelos de Daimler -que era un fabricante de automóviles inglés, no alemán- se diferenciaban de los Jaguar en sus acabados interiores, más cuidados, en el emblema y en la maneta de apertura del maletero

Los cambios experimentados en su interior se debieron más a cuestiones de seguridad en caso de accidente, más que por estética. Se realizaron cambios en la ubicación de algunos instrumentos, así como algunos materiales utilizados, o unos asientos de nuevo diseño.

El propulsor utilizado fue el nuevo seis cilindros en línea de 4,2 litros aparecido en el E Type y el Mk. X en 1964. Tenía un rendimiento ligeramente inferior que el utilizado por sus hermanos, sustituyendo los tres carburadores SU por dos SU8, disminuyendo su rendimiento desde los 265 CV a los 245-248 CV a 5.500 RPM, dependiendo del catálogo. El par motor alcanzaba los 383 Nm a 3.750 RPM. Ello implicó la pérdida de la culata Straight-Port, pero ganó capacidad de respuesta a bajo régimen, una mayor suavidad de mantenimiento y una puesta a punto de la carburación más sencilla.

Se podía encontrar bien con caja de cambios manual de cinco velocidades, bien con caja automática Borg-Warner de tres relaciones, estando dotada esta última de una suavidad de marcha encomiable, aunque algo lenta en los cambios. Su desarrollo en tercera velocidad, de 36,5 km/h a 1.000 RPM, y su gran cantidad de par desde bajo régimen, permitía al vehículo moverse con soltura en esta velocidad. Al mismo tiempo se podía rodar a alta velocidad sin hacer sufrir al motor, pues a 3.500 RPM rodaba a 128 km/h. Oficialmente se acercaba a los 200 km/h, pero no era necesario forzarlo al límite, corriendo el riego de romper la mecánica.

Daimler Sovereign

Daimler Sovereign

Era un vehículo claramente enfocado al confort, donde la conjunción suspensión / neumáticos / caja de cambios procuraba una conducción tranquila

La suspensión era independiente en los dos ejes, a diferencia del eje trasero rígido que llevaba su hermano, el Mk. II, lo que añadía un agarre adicional a la calzada. Sus tarados eran suaves, por lo que la inclinación de la carrocería en las curvas era evidente, fenómeno amplificado pro el alto perfil de su neumáticos. Los frenos eran de discos macizos en ambos ejes.

Como colofón a esta oda al confort, la caja de cambios automática casaba perfectamente con la naturaleza del coche, al igual que la dirección asistida, dotada de asistencia variable, con mayor dureza, menos asistencia y muy precisa a ritmo rápido.

A finales de 1968 se sustituyó por el Jaguar XJ6, con su correspondiente versión Daimler. La producción del Jaguar 420 terminó en septiembre de 1968, aunque se enviaron kits para montaje (CKD) en Sudáfrica hasta noviembre de ese año. El Daimler Sovereign se dejó de producir en julio de 1969. La producción total fue de 10.236 unidades del 420 y 5.824 del Sovereign.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

Interesante la historia de Daimler/Jaguar


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.