Coche del día: Isuzu Bellett

Coche del día: Isuzu Bellett

Un vehículo japonés de lo más variado y completito


Tiempo de lectura: 6 min.

El Isuzu Bellett fue producido por el fabricante japonés en el período 1963-1973. Es curioso el origen de su nombre, bueno, más bien de su predecesor, el Bellel. Este nombre surgió de combinar la palabra inglesa “bell”, que significa campana, y el número romano que representa la cifra 50, la letra L. Lo traduciríamos como “fifty bells”, 50 campanas en inglés. Isuzu significa exactamente lo mismo en japonés: 50 campanas.

El Isuzu Bellett es un Bellel pero de dimensiones más contenidas. No puedo explicaros que significa la segunda parte de la palabra, -ett, aunque suena a diminutivo por eso de ser más pequeño. Este automóvil tuvo bastantes variantes, pues se fabricó en carrocerías sedán de dos y cuatro puertas, coupé de dos puertas, coupé fastback de dos puertas, furgoneta de tres puertas e incluso un pick-up de dos puertas.

Su longitud oscilaba entre los 3.990 y 3.995 mm, la anchura era invariable, con 1.495 mm, mientras que la altura variaba entre los 1.350 mm de la carrocería coupé y los 1.390 mm de la sedán. Este polivalente vehículo japonés tuvo un gran éxito en su país, con versiones sedán, coupé de dos puertas y fastback, pick-up y furgoneta. La gama mecánica era variada, todos con cuatro cilindros en línea, con cilindradas que oscilaban entre el 1,3 y 1,8 litros, incluida una versión diésel, y potencias entre 50 y 120 CV.

El sedán con cuatro puertas era básicamente una versión especifica para taxi, con eje trasero rígido y suspensión por ballestas, conocido como Bellett B. El coupé de dos puertas y su versión fastback llevaban una suspensión más elaborada, de tipo independiente en ambos ejes.

La variante pick-up también se conocía como Isuzu Wasp, y la furgoneta derivada de este se llamaba Bellett Express. Soportaba una carga útil de hasta 1.000 kg y su robusto bastidor llevaba un eje rígido trasero con ballestas, al igual que la Bellett Express. Esta última se ofrecía con dos motores, uno de gasolina de 1,3 litros y 70 CV, y otro diésel de 1,8 litros y 50 CV, aunque este segundo propulsor se descartó después de un año de uso.

Conocido como el “Alfa Romeo japonés”, se consideró como un coche sorprendentemente lujoso por sus acabados y equipamiento. La gama se estructuró en tres versiones: Estándar, Deluxe, Automático y GT. Por citar el equipamiento de la más lujosa, esta contemplaba doble bocina, lavaparabrisas y limpiaparabrisas de dos velocidades, equipo de radio, reloj, desempañado de cristales forzado por ventilador, un interior totalmente enmoquetado e incluso cinturones de seguridad.

Isuzu Bellett 1600 GT 1964

Isuzu Bellett 1600 GT (1964)

La versión GT, la más buscada, equipaba un motor de cuatro cilindros en línea de 1,6 litros. Se lanzó al mercado en abril de 1964. Con una carrocería 40 mm más baja que el sedán -1.350 mm frente a 1.390 mm-, iba propulsado en un principio con un motor de cuatro cilindros en línea OHV (válvulas en la culata y árbol de levas en el bloque del motor) alimentado por gasolina y con un carburador de doble cuerpo, que entregaba 103 CV a 5.800 RPM y 133 Nm a 4.200 RPM de par motor.

En el Rally de los 1.000 Lagos de Finlandia de 1969 consiguieron alcanzar los puestos sexto y séptimo, yendo al mando los pilotos/copilotos Pertti Kärhä/Heimo Poutala y Osmo Mäkelä/Erkki Nyman, respectivamente.

En septiembre de este mismo año apareció una versión con un motor 1.5 de 78 CV a 5.200 RPM y 114 Nm a 2.600 RPM. También mostraba un frontal modificado e incluía discos de freno delanteros. A finales de 1966 se introdujo una nueva mecánica, un motor SOHC (un árbol de levas en cabeza) de 1,6 litros y 90 CV a 5.400 RPM y 127 Nm a 4.200 RPM de par. En 1969 se introdujo una versión ligeramente potenciada de este motor, hasta los 95 CV. La gama se completó en 1970 con un motor de 1,8 litros de 115 CV a 5.800 RPM y 152 Nm a 4.200 RPM.

Isuzu Bellett GT R 1969

Isuzu Bellett GT-R (1969)

El Bellett GT-R, como su nombre nos hace suponer, era una versión para competición. Se presentó en septiembre de 1969. Adoptaba el motor de 1,6 litros DOHC (doble árbol de levas en cabeza) procedente del Isuzu 117 Coupé. Entregaba 120 CV a 6.400 RPM y 142 Nm a 5.000 RPM. Se le instaló un equipo de frenos más potente.

Su carrocería presentaba unas pinturas de guerra distintivas, con un capó pintado de negro y llevaba dos faros antiniebla que dividían el paragolpes delantero en dos partes. Como todas las versiones orientadas a la competición consiguió muchas victorias en competiciones en su tierra natal, al mismo tiempo que ganó una legión de fieles seguidores. Solamente se fabricaron 1.400 unidades. También apareció en los videojuegos Gran Turismo 4 de la PlayStation 2 y en Gran Turismo 5 y 6 para la PlayStation 3.

La versión GT era la más codiciada, sobre todo la destinada a competición, la GT-R. Su motor de 1,6 litros y 120 CV, aparte de unos frenos más potentes y una decoración específica hacían las delicias de sus seguidores incondicionales

La versión Deluxe se conformaba con un motor más pequeño, otro cuatro cilindros y 1,5 litros que desarrollaba 78 CV a 5.200 RPM y 111 Nm de par máximo a 2.600 RPM. Incluso se llegó a fabricar una versión alimentada por gasóleo de 1,8 litros, con 54 CV a 4.000 RPM y 110 Nm a 2.000 RPM. Las versiones manuales contaban con una caja de cambios manual de cuatro velocidades. La versión automática contemplaba tres relaciones. La potencia se transmitía en todos los casos a las ruedas traseras.

Después de la adquisición por parte de General Motors de una buena participación de Isuzu, la empresa americana decidió reemplazarlo por un vehículo totalmente nuevo, denominado en un principio Isuzu Bellett Gemini, acortando posteriormente el nombre y llamarse Isuzu Gemini sin más. Durante la larga década que se estuvo fabricando salieron 170.737 unidades de su cadena de montaje.

Este Isuzu Bellett fue el primero de la marca japonesa que se exportó a diferentes países europeos, con un total de 1.000 unidades a Finlandia a principios de 1965. A Finlandia le siguieron Suiza, después de haberse presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra del mismo año, al igual que a Suecia y Canadá. En este último país se enviaba desmontado a modo de kit, ensamblándose posteriormente para su venta.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Isuzu Bellett con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raúl Andreo
Invitado
Raúl Andreo

Cuanto daño a hecho General Motors al mundo del motor…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.