Menu

El nuevo radar de Continental prevé reducir los accidentes con ciclistas y peatones

Es capaz de monitorizar el entorno en todo el perímetro del coche

El nuevo radar de Continental prevé reducir los accidentes con ciclistas y peatones

El encuentro entre automóviles, ciclistas y peatones es una situación relativamente sencilla de encontrar, y todavía es frecuente ver como muchos de ellos acaban fatalmente. Una distracción del conductor o un maldito ángulo muerto puede derivar en algo más que un susto, y es por ello por lo que Continental ha desarrollado un radar con la intención de prevenir este tipo de accidentes.

Con la introducción de un nuevo radar de corto alcance, el proveedor alemán de tecnología automotriz da un paso más hacia el desarrollo de una detección más precisa del entorno del vehículo. En lugar de utilizar la anterior tecnología de 24 GHz, la nueva generación de la compañía opera a 77 GHz (mayor frecuencia, menor longitud de onda, mayor resolución). Como resultado, el sensor se hace eco del ambiente con una resolución y precisión significativamente más altas que antes.

De esta manera, otros usuarios de la carretera u obstáculos de la carretera pueden ser detectados con más antelación y exactitud, al igual que las direcciones de movimiento y las velocidades. Además, los componentes individuales del sistema, como la antena y el chip de radiofrecuencia (RF), ahora están alojados en un espacio más pequeño, lo que hace del radar un componente más compacto y fácil de instalar en el coche.

Continental radar (1)

La idea de Continental es colocar uno en cada esquina de la carrocería para garantizar una monitorización de, prácticamente, la totalidad de las proximidades del vehículo hasta una distancia máxima de 90 metros. Con un campo de visión de 150 grados cada uno, todavía existe un pequeño punto ciego en el centro del coche. La función más importante del radar es asistir al conductor en caso de querer girar a la derecha y provocar una colisión en situaciones confusas.

Este sistema pretende combinarse con sistemas de asistencia al conductor ya existentes como la detección de ángulo muerto en ambos lados, la evaluación del entorno que atañe al asistente de cambio de carril o la observación de cruces e intersecciones para la actuación del sistema de frenada de emergencia. Esto evita, por ejemplo, que la puerta se abra si otro vehículo o ciclista se acerca por detrás.

Si el conductor quiere girar a la derecha mientras el ciclista pasa por el lado derecho del vehículo, interviene el asistente de giro. Si los sensores de radar detectan al ciclista en tal caso, envían una señal directamente al freno y el coche se detiene antes de colisionar. Por supuesto, esta función también sirve para peatones y conductores de motocicletas.

Además, esta nueva tecnología ya cumple con los requisitos de los escenarios de seguridad Euro NCAP de 2022: una mejora adicional en la protección de peatones y ciclistas. De acuerdo con un análisis de Continental, este sistema podría ayudar a prevenir el 5% de todos los accidentes en los que los ciclistas mueren o sufren lesiones graves en Alemania (7% en Japón y 8,5% en EE.UU.), y otro 6% de los accidentes en los que sufren lesiones leves.

Bajo estas líneas, se puede ver el sistema en funcionamiento gracias a una prueba realizada por nuestros compañeros norteamericanos de Car and Driver:

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.