Menu

Coche del día: Daewoo/Chevrolet Evanda

Un tímido surcoreano a buen precio

Coche del día: Daewoo/Chevrolet Evanda

El coche que vamos a tratar hoy, el Daewoo Evanda, lo fabricó la división de automóviles del conglomerado industrial surcoreano Daewoo, que fabricaba también barcos y componentes electrónicos. En su época de mayor esplendor se situó como segundo grupo industrial de Corea del Sur, por detrás de Hyundai.

En 1999 Daewoo se declaró en bancarrota, y el principal ejecutivo del grupo desmanteló su estructura, vendiendo las filiales a distintas empresas para evitando el colapso de la economía nacional. La filial más conocida a nivel mundial era la de coches, y se rebautizó en 2002 como GM Daewoo, cuando General Motors tomó el control. En 2011 desapareció después de que la compañía americana adquiriese la última de sus unidades de negocio (Daewoo Motors) y la rebautizasen como GM Korea. En España y en Europa se vendieron los mismos modelos, pero llevando los logos con forma de cruz de Chevrolet, a partir de 2004.

Se empezó a comercializar a finales del 2002, coexistiendo durante un tiempo con el modelo Leganza, al que sustituyó posteriormente. Por sus dimensiones correspondía a una berlina media (4.770 mm de largo, 1.815 mm de ancho y 1.440 mm de altura). Se diseñó en Italdesign bajo la batuta del genial Giorgietto Giugiaro, y destacaba sobre todo por su gran anchura interior y su espacio para las piernas; a cambio, la capacidad del maletero resultaba discreta (420 litros).

El “Servicio Oro”, un extra interesante, no era otra cosa que el mantenimiento gratuito del coche, incluyendo piezas y mano de obra, durante los tres años de garantía o 100.000 km. Solo se excluían los neumáticos y las pastillas de freno

Daewoo Evanda CDX 2

Como todos los coches coreanos de la época, el Evanda se caracterizaba por unos buenos argumentos, como una buena imagen, gran habitabilidad y confort, y una buena relación entre calidad/equipamiento de serie y precio. Llevaba una buena dotación de serie, pues contaba con climatizador automático, equipo de radio con cargador de cinco CDs y seis altavoces, retrovisor interior antideslumbrante, tapicería en piel, espejos restrovisores eléctricos y plegables automáticamente, volante forrado en piel con los mandos de control del equipo de sonido…

En España se vendió la versión más equipada, la CDX, que es la que estamos describiendo. El asiento del conductor era regulable eléctricamente en distancia, altura e inclinación de la banqueta, e inclinación del respaldo; el mullido resultaba blando y ofrecía escasa sujeción lateral; también resultaba alto incluso en su posición más baja. El volante solo era regulable en altura.

La mayoría de los mandos se encontraban a mano, y la calidad de los materiales empleados tenía sus luces y sus sombras, entre estas últimas los plásticos utilizados en la parte baja del salpicadero o en las bolsas rígidas de las puertas. A su favor detalles como los mandos de apertura cromados, los tiradores de las puertas en plástico pintado o una antena integrada en la luna trasera.

Se construyó con una plataforma completamente nueva, con mayor uso de aceros de alta resistencia y mayor rigidez torsional, conllevando un aumento de peso de 100 kg con respecto al Leganza. Contaba con una suspensión delantera independiente de tipo McPherson, y una elaborada suspensión trasera multibrazo de paralelogramos deformables con cinco apoyos. Los amortiguadores eran de gas, acompañados de los correspondientes muelles helicoidales y barras estabilizadoras en ambos ejes.

Daewoo Evanda CDX 3

El equipo de frenos llevaba discos ventilados delante y macizos detrás, con medidas de 256 mm y 258 mm delante y detrás, algo justos para el peso del coche (1.497 kg en vacío). Contaba con ABS de cuatro canales, con EBD (repartidor electrónico de frenada), TCS (control de tracción) como equipamiento de serie, pero todavía no tenía disponible ni como opción el control de estabilidad (ESP). Su dirección tenía asistencia variable en función de la velocidad, con un radio de giro de 10,4 metros, un buen valor para su tamaño. La rueda de repuesto era igual que el resto, también de aleación, de medidas 205/55 R16, yendo alojada bajo el piso del maletero.

El motor era un cuatro cilindros en línea de 2 litros de cilindrada, con culata de 16 válvulas, de un rendimiento discreto. Entregaba 131 CV a 5.400 RPM y un par máximo de 181 Nm a 4.200 RPM, por lo que sus prestaciones eran algo pobres, con una velocidad máxima de 200 km/h, y 10,7 segundos para cubrir el 0 a 100 km/h. Su comportamiento resultaba más enérgico desde las 4.000 RPM hasta el corte de la inyección, a 6.500 RPM. Su consumo medio homologado era de 8,8 l/100 km. El colector de admisión estaba realizado en aluminio, reduciéndose por ello los ruidos y vibraciones del motor. Los diésel no llegaron a tiempo.

Se ofrecía con un cambio manual de cinco velocidades, ofreciéndose la opción de un cambio automático ZF de cuatro velocidades. La caja manual adolecía de unos desarrollos largos, con un salto importante entre marchas. Por ello resultaba lento en recuperaciones, tardando más de 12 segundos en pasar de 80 a 120 km/h en cuarta velocidad, y más de 19 segundos para el mismo registro en quinta velocidad; algo lógico si juntábamos un peso elevado, potencia discreta y cambio de desarrollos largos.

Daewoo Evanda CDX 4

Viendo su comportamiento, en Daewoo primó el confort de los ocupantes sobre la estabilidad. No significa que fuese inestable, pero en carreteras reviradas era menos ágil que sus competidores, como el Citroën C5, Renault Laguna o Mazda6. Era netamente subvirador, pero ofrecía unas reacciones predecibles y progresivas.

A pesar de ser blando de suspensión se podía ir rápido con él, con un eje trasero muy bien asentado incluso en pleno apoyo de las curvas. No estaría de más llevar un control de estabilidad

El Evanda era un producto casi redondo para el que buscase una berlina media con buen espacio para los pasajeros, algo menos para el equipaje, con un buen nivel de equipamiento en confort y en seguridad, salvo alguna laguna, como la falta del control de estabilidad o las calidades de algunos plásticos, dejando en un segundo lado las prestaciones, y primando sobre todo el confort de sus ocupantes.

Y todo por un buen precio, de 21.500 euros en su lanzamiento en diciembre del 2002. Pero los surcoreanos aprenden rápido y sus productos hoy en día están a nivel de cualquier generalista europeo en calidad (y en precio); incluso se atreven a respirarle en el cogote a algún que otro modelo premium alemán. Fue reemplazado por el Chevrolet Epica en 2007.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Tengo que admitir que me gusta este coche, lastima que flaqueara con el motor, tal vez con 150 CV O unos desarrollos mas cortos, seguro que cambian las prestaciones, no es que fuera un coche para correr, pero si que ofrezca unas garantías de aceleración.
Por pedir, un motor diésel, seguro que hubiera vendido mas, de su sustituto, se ven muchos con el motor diésel, que luego con menos potencia montaron el resto de gama.

Javier Costas
Editor

Ese coche pecaba de otras tantas muchas cosas. Para el público para el que iba dirigido no estaba nada mal, pero con más potencia ese motor lo único que habría hecho era consumir más. Hay que acordarse de cuánto bebían los 2 litros atmosféricos de esa quinta, sobre todo como se acercasen a los 150 CV.

Rest
Invitado
Rest

Con rollito a lo Volvo S80, aún la sociedad no tenía consideración, ni respeto, a estas marcas. Y mira tú qué cacho coche en relación a su importe.

Andrea
Invitado
Andrea

Pues no los compreis yo adquiri un daewoo nubira y ahora no encuentro recambios he visitado todos los talleres de mi zona y de un radio de 15 kilómetros y todos dicen lo mismo que fue adquirido por chevrolet y q no fabrican recambios ni tienen en stock llevo dos meses con el coche parado no compreis ni daewoo ni chevrolet lo barato sale caro

Pablo Mayo
Editor

Hola Andrea, siento oir eso. ¿Qué recambios no encuentras exactamente? Existen bastantes plataformas online de repuestos que tal vez tengan lo que buscas.

Javier Costas
Editor

¿General Motors no da repuestos? En teoría sí lo hacen: https://gmk.chevrolet.es/help/chevrolet-wind-down.html


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.