Coche del día: Hyundai NEOS Concept (2000)

Coche del día: Hyundai NEOS Concept (2000)

Un "concept car" tan innovador como inútil


Tiempo de lectura: 3 min.

El Hyundai NEOS Concept se presentó en el Salón del Automóvil de París de 2000. “NEOS” es una abreviatura de New Evolution Open Sports. Este biplaza sin techo fue desarrollado por el HMC Japan Technlogy Research Center, iniciándose en 1998 y finalizado 28 meses después. Era una mezcla de estilo retro y lo último en tecnología y materiales modernos.

El diseño de la carrocería apenas ofrecía protección a sus ocupantes frente al viento, salvo un estrecho parabrisas de un palmo de altura más o menos que hacía -si no obligatorio- recomendable el uso de casco protector. Al mismo tiempo ofrecía unas sensaciones de conducción muy próximas a las de un monoplaza o de una barqueta de competición. La carrocería estaba fabricada con elementos y piezas de aluminio, fibra de carbono y resina termoplástica.

Las ruedas delanteras iban protegidas por unos pequeños guardabarros que cubrían no más de un cuarto de su longitud de circunferencia. Las traseras iban mejor protegidas, un 50 % más o menos. Su afilado capó albergaba dos grupos de faros circulares encastrados de forma que mostraban una imagen elipsoidal.

Hyundai NEOS Concept 2000 2

El aluminio se utilizó para crear los subchasis delantero y trasero, con un diseño de panal de abeja que servía para absorber energía en caso de un hipotético choque. Con el objeto de minimizar el peso al máximo, algunos elementos de la mecánica quedaban expuestos a la vista.

Las puertas llevaban un sistema de apertura de tipo ala de gaviota que eran accionadas por una llave en formato de tarjeta electrónica, usada igualmente para arrancar el motor. Esta tecnología tan avanzada sintonizada con la era digital era algo característico del NEOS. Como con casi todos los vehículos conceptuales, la atención de los espectadores fue elevada, en especial su diseño ultraligero y funcional.

Aunque se emplearon materiales ligeros para optimizar el peso y ofrecía un diseño rompedor, no reunía las necesarias medidas de seguridad para ser homologado y poder circular. Las buenas prestaciones estaban aseguradas con su nuevo motor “Beta” de 2 litros y 250 CV

Su diseño interior resultaba tan audaz y emocionante como su exterior. Sus asientos deportivos y detalles plateados y en color azul llamaban la atención. El salpicadero utilizaba instrumentación analógica y digital, que le daba ese aspecto retro, y que ofrecía al conductor toda la información posible.

Hyundai NEOS Concept 2000 3

Respecto a su información técnica, no tenemos mucho que contar. Sus dimensiones eran las siguientes: 3.827 mm de longitud, 1.840 mm de anchura y 1.026 mm de altura. Su plataforma ofrecía una batalla de 2.530 mm y unos voladizos delantero y trasero de 652 y 645 mm, respectivamente.

Para propulsarlo se eligió un nuevo motor “Beta” proporcionado por Hyundai de cuatro cilindros y 2 litros de cilindrada (1.995 cm3) con distribución tipo DOHC (doble árbol de levas en cabeza) y cuatro válvulas por cilindro. Generaba 250 CV a 8.200 RPM y 251 Nm a 7.000 RPM de par motor. Llevaba sobrealimentación mediante turbocompresor. Estaba asociado a una caja de cambios semiautomática de seis velocidades con tracción total desconectable.

Este coche conceptual era tan original y atractivo como inútil. Tal y como estaba concebido, no superaría la mayoría de las pruebas de seguridad para ser homologado y permitir su circulación. Lo interesante de este tipo de ejercicios es que se puede dar rienda suelta a la imaginación de sus creadores, con algunas soluciones trasladables a vehículos de calle y otras que se quedarán en el tintero. De hecho, Hyundai en esta época fue más pragmática con sus lanzamientos comerciales.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.