Coche del día: Hyundai Lantra 1.8 GT

Coche del día: Hyundai Lantra 1.8 GT

Una primera incursión surcoreana en Europa


Tiempo de lectura: 5 min.

Este modelo de la casa coreana fue una de las primeras incursiones de la marca en el mercado español, siendo un auténtico desconocido por entonces. Los primeros productos coreanos destacaban sobre todo por su buen precio y su completo equipamiento, no por su calidad de acabados, así que de momento los fabricantes europeos no tenían nada que temer.

Al igual que sus paisanos de Daewoo, Hyundai es una empresa perteneciente a un conglomerado industrial con actividades tan importantes como astilleros, construcción, metalurgia, electrónica o sociedades financieras, por nombrar algunas de ellas.

Esta versión era la más potente de la gama Lantra, con un motor 1.8 de 126 CV de origen Mitsubishi. La versión inferior llevaba un motor 1.6 de 114 CV. Su estética no llamaba mucho la atención, se presentaba con una carrocería de tres volúmenes, de líneas sobrias y elegantes, con un frontal afilado en el que destacaban sus ópticas rasgadas, recordándonos su origen oriental.

La postura de conducción era correcta gracias a las regulaciones del asiento y del volante –solo en altura-. Presentaba un salpicadero de diseño limpio y depurado, presidido por los cuatro relojes fundamentales: velocímetro, cuentarrevoluciones, temperatura del refrigerante y nivel de combustible. El resto de los mandos estaban ordenados de forma lógica y eran de fácil acceso.

Hyundai Lantra 3

El espacio era suficiente para cuatro adultos y podíamos incluir a un niño sin mermar el confort en la parte trasera. La capacidad del maletero, de formas irregulares y con unos pasos de rueda muy intrusivos, era pequeña –unos 350 litros, pero ampliable gracias al respaldo abatible de los asientos traseros- para las medidas del coche, que eran 4.388 mm de largo, 1.680 de ancho y 1.375 mm de alto. Su peso oficial era de 1.129 kg.

La calidad de los materiales usados no era óptima, aunque los ajustes de los componentes si lo eran. Como comentamos al principio, destacaba por su equipamiento completo, llevaba de serie radiocasete –para escuchar música en cintas magnéticas de audio-, antena extensible eléctrica, volante de cuero con ajuste en altura, al igual que el asiento del conductor, cuatro elevalunas y retrovisores de manejo eléctrico, apertura de maletero y depósito de combustible desde el interior, y testigos de luces encendidas y de apertura de puertas y maletero.

Una laguna de equipamiento era la carencia de ABS, ni siquiera como opción, y se podía criticar la escasez de huecos útiles en el habitáculo para guardar cosillas, al igual que en los laterales de las puertas.

Debajo de su capó nos encontrábamos un motor delantero transversal de cuatro cilindros, con 1.836 cc y doble árbol de levas en cabeza. Entregaba 126 CV a 6.000 RPM, siendo el par máximo de 157 Nm a 4.500 RPM. Como vemos, no era un motor apretado, precisamente. La inyección era electrónica y multipunto y además estaba catalizado. Lo habitual por entonces.

Se prefirió sacrificar el buen rendimiento a alto régimen en pos de una buena elasticidad. A partir de 2.500 RPM aceleraba con notable eficacia hasta el corte de la inyección, a 7.000 RPM, salvo en quinta velocidad, donde no pasaba de 6.200 RPM llaneando, alcanzando la velocidad máxima en esta marcha, unos 190 km/h reales

Hyundai Lantra 2

Su elasticidad era notable, mejor en aceleraciones que en recuperaciones, un aspecto común en estos motores atmosféricos de 16 válvulas. El 0 a 100 km/h lo cubría en poco más de 10 segundos y los 1.000 metros desde salida parada en 32 segundos, mientras que las recuperaciones propiamente dichas eran de 10 segundos de 80 a 120 km/h en cuarta y de 14 segundos en quinta.

Sus consumos no eran para nada discretos, pues a una velocidad constante de 120 km/h no se bajaba de los 11 l/100 km, más o menos el mismo consumo en ciudad; había que tratar con mucho cariño el acelerador si no queríamos que se nos disparase su sed de gasolina. Un aspecto curioso de este motor era el hecho de tener que pisar el embrague antes de arrancar; la marca decía que era una razón de seguridad por si en un momento dado se nos había olvidado poner el punto muerto.

Todo conductor de coches manuales debería tener la sana costumbre de arrancar pisando el embrague

Por carretera no se comportaba mal, tan solo detectábamos una ligera pérdida de adherencia en las curvas cerradas cuando se tomaban deprisa, pero no era nada preocupante, pues el coche apenas se apartaba de su trayectoria. El tacto de su dirección asistida era bueno. Su suspensión delantera era de tipo McPherson, con brazos transversales, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora; en el eje trasero teníamos un eje torsional con barra Panhard y estabilizadora.

Otro punto negativo eran sus frenos ya que la inexistencia de ABS provocaba unas distancias de frenado muy altas -57 metros a 100 km/h y de 86 metros a 120 km/h-; además había que pisar con tiento el pedal de freno si no queríamos bloquear las ruedas. Su equipo constaba de discos en el eje delantero y tambores en el trasero. Con tan poco peso, lo de los tambores no son una aberración.

Su sucesor fue el Elantra, y después el i30, modelo en el que se observó un gran salto cualitativo. Parece ser que Hyundai se percató del enorme mercado que tenía en Europa y empezó a diseñar y a fabricar sus coches pensando en los gustos europeos, con unos estándares de calidad superiores que se acercaban a los del viejo continente, y con mano de obra local. Lógicamente también se acercó en precios, y hoy en día no tienen que envidiar nada a sus competidores europeos, incluso los supera en algunos aspectos.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Poquitas marcas tienen el privilegio de pasar de ser low-cost -denominación por aquel entonces, en el mejor de los casos- a marca generalista -con genuinos guiños premium, en tan corto espacio de tiempo- y además convertirse incluso en una de las referentes y pioneras -hidrógeno-.

sergio
Invitado
sergio

La laguna del ABS, pese a no ser obligatorio, cuando la competencia ya lo ofrecía de serie, en algunos casos, sacrificaban el AIRBAG del pasajero, el equipamiento era bastante completo, era como tratar de disimular sus carencias, ofreciendo algo que para la competencia era impensable.
Por lo demás, apenas se ven coches, no se cuantos se vendieron, los que quedan, al menos los que veo, están un poco cascados o tuneados….
Se ve interesante, con buen comportamiento, pese a lo que muchos podrían pensar de un coche así, quitando los frenos, aunque tampoco me resulta extraño la frenada tan mala

Lantra94
Invitado
Lantra94

La fotografía del salpicadero no se corresponde al modelo del artículo (Lantra 92-95). Durante sus dos últimos años de fabricación de podía añadir opcionalmente ABS y airbag de conductor. Cabe destacar que existía la opción bajo pedido de añadir el control de velocidad de crucero (en caja manual/automática indistintamente) y techo corredizo, opciones no disponibles en la mayoría de sus competidores de la época. En cuanto al consumo indicado, no es correcto. Soy conocedor y propietario aún de uno de ellos y el consumo extraurbano está en unos 7,4-7,8 l /100km. En urbano, ya es otra historia. Fueron coches diseñados… Leer más »

Javier Costas
Editor

Hola. A pesar del celo que ponemos en usar las imágenes correctas, a veces es imposible o arrastramos un error previo de catalogación de un tercero. ¿A qué modelo corresponde la imagen mostrada? ¿Algún ejemplo de cuál es la correcta? ¿Cabe la posibilidad de que nos aportes foto del interior que corresponde?

De algunos modelos no hay fotos ni en los fondos documentales del fabricante (por rocambolesco que parezca).

Saludos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.