Coche del día: Ford Sierra Cosworth RS500

Coche del día: Ford Sierra Cosworth RS500

Para el rally de tu vida diaria


Tiempo de lectura: 2 min.

A finales de los años 80 Ford saca los modelos Sierra Cosworth, unos vehículos de altas prestaciones basados en sus modelos de competición, pero para ser utilizados diariamente. La máxima expresión de esta serie se da con la fabricación del Ford Sierra Cosworth RS500, del cual solamente se hicieron 500 unidades -de ahí su nombre- y todas ellas eran de tres puertas, con asientos Recaro, un bastante llamativo alerón posterior… Fueron por fabricados por Aston Martin Tickford.

Veamos su mecánica. Llevaba un motor de cuatro cilindros en línea con 1.993 cc de cilindrada, 16 válvulas, un turbo Garret T31/t104 y una alimentación por inyección electrónica (EFI). Tenía otros detalles destacables, como pistones Mahle de aluminio forjado y amortiguadores en los colectores de escape con válvulas refrigeradas por sodio. Estas unidades rendían 224 CV a 6.000 RPM, 20 más que las que no llevaban el apellido RS500. Llevaba modificaciones en la inyección electrónica y en la lubricación, así como mejoras aerodinámicas como mayores entradas para el intercooler en su parachoques delantero.

La caja de cambios era una Borg Warner de cinco velocidades, de manejo lento, y un embrague muy resistente. La dirección llevaba asistencia hidráulica variable, con la particularidad de recibir el auxilio de un aumento del régimen del motor cuando se giraba a tope para evitar el calado del motor. Frenaba con cuatro discos, ventilados los delanteros, asistidos por una bomba de alta presión y con compensación de frenada; ofrecían un frenado duro, preciso y eficaz con un ABS poco intrusivo, pero adecuado.

Sus dimensiones eran: 4,490 m de largo, 1,728 de ancho y 1,376 de alto, y su peso en vacío de 1.240 kg. En cuanto a sus prestaciones, este deportivo se permitía el lujo de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y de alcanzar los 246 km/h de velocidad punta. El consumo, aceptable para ser un deportivo de más de 25 años -no es un híbrido precisamente-, entre 8,3 l/100 km y los 9,4 l/100 km, hasta los 28,5 l/100 km si se estruja la mecánica. Una sola objeción había para una mecánica tan excepcional: una resonancia del escape establecida por encima de las 3.900 RPM que hasta impedía la conversación.

Resumiendo, podríamos decir que es un coche espectacular, apto para ser conducida por todos: un motor dócil y brillante; frenos, estabilidad y motricidad excelentes, con una suspensión y habitáculo confortables. En su contra, solamente aducían su excesiva espectacularidad, su mala insonorización, el mando de su caja de cambios, su visibilidad trasera y el agarre de su eje delantero deficiente, añadiendo que un coche subvirador como el Sierra Cosworth podía tornarse sobrevirador si no se dosificaba el acelerador con mimo, y si acaso, un cuadro de instrumentos muy pobre.

 

 

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
JJ Lopez
Invitado
JJ Lopez

Un detalle del diseño de ese coche me gustó desde el principio fue su alerón trasero, con un plano alto y grueso, con una pequeña curva ascendente acabada como un rizo. Muchos años después me enteré que fue el primer trabajo de Frank Stephenson.

Txesz
Mecánico
Txesz

Le faltó la tracción integral a este Sierra. Tal vez así hubiese podido plantar más cara en el Gr:A, pese a los destellos de calidad que le otorgaron pilotos como Sainz.

Y para cuando llegó el Sapphire, los Delta ya estaban demasiado por delante.

Por otro, lado diría que el verdadero Ford Sierra Cosworth para recordar fue el Rouse Sport


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!