Coche del día: Fiat Punto Sporting

Coche del día: Fiat Punto Sporting

El Punto más cachondo que te podías permtir


Tiempo de lectura: 2 min.

Recuerdo con ternura uno de mis primeros coches de prensa con espíritu RACER, allá por el 2004. Se trata del Fiat Punto Sporting, una vez pasado el restyling de 2002. Era un coche de aspecto deportivo, pero sin una preparación a nivel dinámico que lo diferenciase de otro Punto, salvo algunos matices. Lo había gasolina (1.4 16v 95 CV) y petrolero (1.9 JTD 100 CV), previamente lo movió hasta el rabioso 1.2 16v.

La gracia del Punto Sporting radicaba en su “makeo” exterior, que podía incluir opcionalmente los faldones y el alerón trasero, con llantas de 15″ de serie. En el interior había algunos aditamientos, pero poca cosa. Hablamos de un coche que en su momento costaba poco más de 12.000 euros, de planteamiento humilde ante todo. Optaba a chuches como navegador, volante y palanca de cambios en cuero, mandos multimedia o dirección asistida ultrablanda para ciudad (CITY), ¡hasta tenía preinstalación para teléfono!

Con el motor de 95 CV de gasolina tenía chispa, de andar tranquilo por debajo de 3.000 RPM y ruidoso por encima, daba gusto estrujarlo en marchas cortas, y para trotar disponía de sexta velocidad, una característica que no tenían los Punto inferiores con el mismo motor. Podía tener opcionalmente ESP, aunque resultaba un poco intrusivo porque la suspensión era blanda y no se sujetaba en las curvas del todo. En alguna rotonda cerrada creo que lo puse a tres patitas (sin buscarlo).

Fiat Punto Sporting

Para una mayor deportividad estaba el relativamente poco conocido HGT 1.8 16v con 131 CV, y por entonces ya era una potencia respetable para un utilitario. El Sporting es de esos coches que te lleva y te trae, con una mecánica rocosa -el mítico FIRE- que se conformaba con menos de 7 l/100 km portándose uno bien, aunque con el pie un poco pesado podía pasar de 8 litros.

En el cargador de 5 CD se podían llevar todos los “ésitos” de las catedrales del Techno y del Trance

¿Andaba mucho? Psché, 0-100 km/h en 9,6 segundos y 178 km/h de punta. Son cifras aceptables incluso hoy día, aunque no invitaba especialmente a correr mucho por su alta sonoridad y estabilidad comprometida, hasta podía resultar algo sensible con el viento. Además, detalles como los frenos traseros de tambor empobrecían un poco el conjunto. Conté más en la prueba en su día, pero por favor, tened en cuenta que llevaba la “L” colgando, en todos los sentidos.

Todos los días veo uno aparcado en la universidad, en el mismo color amarillo piolín, con matrícula C–, por lo que tiene ya por lo menos 14 añitos. Sigue cumpliendo el papel para el que se diseñó, que es llevar gente joven por una cantidad razonable de pasta, y de vez en cuando, con algún desmelene llevando el tacómetro a la zona roja. No hace falta mucha potencia para ser feliz.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Hermoso, pero mucho más lindo el anterior al restyling con los faros delanteros bien finitos!

Javier Costas Franco
Invitado

Hombre, era un diseño un poco falto de ambición…

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Ehh por?!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.