Menu

Coche del día: Fiat Croma 1.9 JTD Multijet

Un arriesgado ejercicio de aunar distintos segmentos de automóviles

Coche del día: Fiat Croma 1.9 JTD Multijet

Después de abandonar la producción del antiguo Croma, allá por 1994, Fiat quiso retomar de nuevo su fabricación. Se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra del año 2005. Recordando la aceptación que tenían las carrocerías SW en países como Alemania, Francia o Italia, decidió dar una vuelta de tuerca a este concepto y realizó un nuevo diseño resultado de la fusión de tres diseños: berlina, familiar y monovolumen. Así nació el Fiat Croma.

De la mano de Giugiaro y su equipo de diseño aunaron lo mejor de ellos; de las berlinas heredó su buen comportamiento, de los familiares la gran capacidad, practicidad y funcionalidad del portaequipajes y, por último la posición sobreelevada de los asientos así como la gran altura, tanto exterior como interior, y el uso polivalente de los monovolúmenes

Como era de esperar por parte de Giugiaro y compañía, el resultado fue muy italiano, consiguieron integrar discreción, elegancia y refinamiento, aparte de su comportamiento dinámico y su habitáculo confortable y espacioso. Sus dimensiones eran de 4.756 mm de largo x 1.775 mm de ancho x 1.597 mm de alto.

Exteriormente se notaron los retoques que se hicieron en el Centro Stile Fiat, y que afectaron a aspectos del frontal como una forma renovada de la calandra, toma de aire inferior y unas nuevas ópticas con diseño de gota de agua, acentuando su elegancia. En su lateral se renovaron los marcos de los cristales con la introducción de cromados y unos pilares de color negro brillante. En su zaga se renovaron los grupos ópticos y el parachoques.

Nos sentamos en el asiento del conductor y lo primero que comprobamos eran un volante nuevo y un diseño más ergonómico y completo del cuadro de instrumentos, así como unas nuevas tapicerías incluyendo cuero en opción o imitaciones a madera wengé en algunos puntos de su interior. Como hemos comentado antes había aspectos muy destacables de su interior, como el gran espacio existente en cualquier dirección que mirásemos -altura, anchura y espacio para las piernas en las plazas traseras-.

Otro aspecto heredado de los monovolúmenes era la modularidad y espacio del portaequipajes: en condiciones normales eran 500 litros, hasta un máximo de 1.610 litros abatiendo los asientos traseros y un sistema denominado “cargo box”. Este no era otra cosa que una bandeja con las dimensiones del maletero que permitía enrasar este con el límite inferior de la boca del maletero, añadiendo o restando 16 cm de altura al maletero.

Conviene remarcar los buenos niveles de seguridad que alcanzaba, en las pruebas de choque de Euro NCAP alcanzaba una puntuación global de cinco estrellas. Contaba nada menos que con nueve airbags -dos frontales, dos laterales delanteros, uno para las rodillas del conductor, dos de cortina y dos opcionales traseros laterales-. A esto podíamos añadir el asistente de arrancadas en subida, ABS, EBD, ESP, ASR (limitador de deslizamiento de las ruedas motrices) y MSR (hacía una entrega adicional de par a las ruedas motrices en caso de una reducción brusca de marcha para evitar un arrastre excesivo de estas).

Dinámicamente tenía un comportamiento propio de un vehículo familiar. Gracias a su suspensión delantera McPerson y traseras Multilink el confort de los los pasajeros estaba garantizado. El manejo por ciudad resultaba muy cómodo por su dirección asistida electrohidráulica con la función City, tal vez demasiado suave para algunos conductores. Su confort a nivel acústico y de vibraciones era bastante notable, a excepción de los momentos en los que el motor estaba frío o en aceleraciones fuertes. Como buen tracción delantera era netamente subvirador sobre todo cuando ya estaba en el apoyo de la curva. No era un coche que invitase a conducir deprisa dado su carácter familiar.

Fiat Croma

Mecánicamente analizamos la versión más equilibrada, el 1.9 Multijet diésel. Entregaba 150 CV a 4.000 RPM y un par máximo de 320 Nm a 2.000 RPM con un bloque de cuatro cilindros en línea en posición delantera transversal. Sus prestaciones homologadas eran una velocidad máxima de 210 km/h, coincidiendo con el régimen de potencia máxima, y acelerando de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos con un consumo de 8,2 l/100 km por ciudad y de 4,9 l/100 km por carretera, siendo algo optimistas pues ya sabemos que nunca coincidían con la realidad, los consumos reales yendo con el coche cargado -sólo en vacío superaba los 1.600 kg- rondaban los 8 l/100 km.

Los desarrollos de la transmisión eran adecuados siempre y cuando mantuviésemos el régimen del motor por encima de las 1.900 RPM, a menor régimen los Multijet van muy desinflados de par. La caja de cambios era manual de seis velocidades, con recorridos rápidos, más adaptados a nuestra geografía, con unos buenos datos de recuperaciones y aceleración. Recuperaba de 80 a 120 km/h en 7,7 segundos en cuarta, 10,5 segundos en quinta y 16,2 segundos en sexta. Su equipo de frenos estaba encomendado a un sistema de discos en los dos ejes, ventilados delante y macizos detrás, que cumplían bien con su trabajo.

Por estas fechas Fiat todavía andaba con el estigma de la falta de fiabilidad aunque con esta versión del Croma los usuarios se mostraron encantados con su elección. Y es que como sucede en otros muchos aspectos la mala fama te la llevas enseguida aunque no esté plenamente justificada y después cuesta mucho trabajo quitarte el sambenito. Tuvo un restyling en el año 2008 y se estuvo fabricando hasta diciembre del año 2010. Fue una de las víctimas del abandono generalizado del cliente generalista del segmento D.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Noté especial ahínco armándolo de cierto empaque, destinado a un público de clase media con un pelín de desahogo a fin de mes. El 2.4 Multijet de 200 y tope de gama, era la motorización que parecía encajarle de perlas, por aquel entonces, dado su gran volumen.

Otro rara avis con quien llegó a coincidir, fue el Opel Signum; una buena idea de intenciones ambiciosas.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.