Coche del día: Dodge Stratus Turbo Concept

Coche del día: Dodge Stratus Turbo Concept

Un coche creado para el SEMA 2002, que no pasó a producción


Tiempo de lectura: 3 min.

Chrysler, como muchas otras marcas americanas, intento desembarcar en Europa en varias ocasiones con desigual resultado. Su mejor momento fue, sin duda, a finales de los 90 y comienzos de los 2000, cuando trajo a nuestro mercado los Chrysler Stratus y Chrysler Neon, tras los cuales, llegaron los Chrysler Sebring y Chrysler 300M. Coches que no tuvieron una gran acogida, pero era sencillo encontrar unidades circulando por las calles. No pasó lo mismo con el Chrysler Sebring 200C, aunque montó motores TDI.

Lo curioso es que tanto el Chrysler Stratus como el Sebring, se vendieron en Estados Unidos bajo la marca Dodge y ambos, con la denominación Stratus. Es decir, aunque en Europa fueron coches diferentes, allí, en su tierra natal, siempre fue el Dodge Stratus y lucía el inequívoco frontal de la firma del carnero, con la calandra dividida en cuatro partes. Había pocas diferencias estéticas, aunque si había cambios en lo respectivo a los motores, pues en Norteamérica, contaba con alguna opción un poco más potente que aquí.

dodge stratus turbo concept 5

Incluso sirvió para que la marca presentará en el SEMA 2002 una versión que, de haber llegado a producción, podría haber sido bastante interesante. Era el Dodge Stratus Turbo, una creación específica para el salón de accesorios y tuning más importante del mundo, como siempre suelen hacer las firmas yankees. Rara es la vez que una marca norteamericana no está presente en dicha feria, un evento de calado internacional, capaz de mover cientos de miles de personas y a centenas de marcas de todo el mundo, aunque con especial presencia de marcas americanas.

El Dodge Stratus Turbo, al contrario de lo que suele ocurrir en el SEMA Show, no era un vehículo espectacular en cuanto a estética, de hecho, era bastante comedido. Tan solo destacaba la inclusión de unas llantas cromadas, una pasión estadounidense que no se lleva mucho en Europa, y un alerón trasero que, igualmente, resulta muy americano. El resto del coche, a excepción de una entrada de aire en el capó y unos paragolpes algo más agresivos, apenas mostraba cambios exteriores.

dodge stratus turbo concept 9

Los cambios, en realidad, estaban por dentro, lejos de la vista. Por ejemplo, montaba una suspensión con “especificaciones R/T” –así lo anunciaron en su momento– que, imaginamos, significa que cuenta con una puesta punto más deportiva y firme, junto a una reducción de la altura del casco respecto al suelo de media pulgada –que son 12,7 milímetros–. Otro apartado interesante se esconde, obviamente, bajo el capó, un cuatro cilindros de 2,4 litros sobrealimentado por un turbo, que rendía 240 CV y estaba acoplado a un cambio manual de cinco relaciones, que, además, incorporaba un kit para reducir los recorridos.

Es cierto que por aquellos años había opciones muy interesantes, como el Volkswagen Passat W8 o el Alfa Romeo 156 GTA, pero una versión así, habría puesto al Chrysler Sebring a la altura de los mencionados modelos y quizá, habría ayudado a mejorar la imagen del modelo.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.