Coche del día: Delage D8 120 S Aero Coupé par Pourtout

Coche del día: Delage D8 120 S Aero Coupé par Pourtout

Belleza, lujo y distinción francesa de los años 30


Tiempo de lectura: 5 min.

El Delage D8 120 S Aero Coupé par Pourtout fue un encargo personal del propio Louis Delage al carrocero Marcel Portout, confiando el diseño a su principal estilista, Georges Paulin. Se mostró en el Salón del Automóvil de París de 1937. Para construirlo se cogió un chasis del D8 120, al que se le rebajó la suspensión, y lo cubrió con una carrocería que era una obra maestra elegante y muy aerodinámica.

La carrocería la diseñó utilizando un lenguaje minimalista sin elementos decorativos superfluos que enfatizasen el diseño. Utilizó el aluminio como material constructivo con resultados realmente sorprendentes. Se mantuvo sin actualizaciones hasta 1953, momento en el que cayó en manos de otro carrocero francés llamado Saoutchik, para realizar un encargo de su dueño en el momento, M. William Raidy.

Se remodeló el frontal, dotándole de una parte central o “nariz” más prominente, un tapón del radiador redondeado y añadió unas líneas cromadas horizontales debajo de la nueva rejilla del radiador. La moldura de la luna delantera también recibió cromados y la luneta trasera se sustituyó por una de mayor tamaño. Afortunadamente en su última restauración se recuperó el diseño original del frontal de Portout-Paulin.

Delage D8 120 S Aero Coupe Pourtout 2

Fotografía: Wouter Melissen

Louis Delage fue una de las personas más extravagantes que existieron en el panorama automovilístico francés de la década de los 30, dedicado a satisfacer los deseos del reducido grupo de ricachones de la República de Francia. Este nicho era cada vez más reducido, por lo cual le resultaba muy difícil encontrar clientes para sus bellísimas pero costosísimas máquinas.

Como era de esperar, la bancarrota le estuvo rondando hasta que cayó en ella en 1935. La empresa rival Delahaye decidió adquirir la compañía, pero Louis Delage conservó la responsabilidad del desarrollo técnico. La producción de los vehículos Delage se reanudó poco tiempo después. Como suele suceder en estos casos, el pez grande se come al chico y de este último no se conservaron apenas elementos originales.

Los automóviles de Louis Delage eran máquinas bellísimas y costosísimas al alcance de unos pocos, con lo que el fabricante cayó en la bancarrota

De esta forma se creó una nueva gama de motores de seis cilindros en línea, lanzada en 1935. Al menos reconocieron y respetaron la calidad y la belleza del motor original de ocho cilindros en línea de Delage, que se siguió montando en algunas unidades. Los futuros modelos D8 100 y D8 120, aparecidos en 1936, montaron un nuevo motor exclusivo de ocho cilindros en línea.

Delage D8 120 S Aero Coupe Pourtout 4

Fotografía: Wouter Melissen

Para la construcción de este nuevo motor de ocho cilindros en línea se partió de un seis cilindros en línea de origen Delahaye y de manos del ingeniero Jean François, transformándose en un ocho cilindros, dos válvulas por cilindro y 4,3 litros de cilindrada, alimentados por un único carburador. Entregaba una potencia aproximada de 100-105 CV, que además coincidía con la del ocho cilindros original de Delage. La caja de cambios semiautomática de cuatro marchas Cotal también era de cosecha Delahaye.

El chasis fue igualmente suministrado por Delahaye, reservado para coches de alta gama, con una estructura convencional de escalera, con dos largueros y travesaños de acero. Tenemos que destacar que el D8 120 era realmente un chasis rodante al que se le vestía con una carrocería al gusto de su propietario. La opción Chaprón era la elegida por aquellos que les gustaba la discreción, y si deseaban carrocerías más llamativas se podían elegir las opciones Pourtout, Letourneur y Marchand.

Su línea lateral con diseño de gota de agua se ve replicado en los guardabarros, ocultando casi de forma total las ruedas traseras. Su morro interminable le otorga una elegancia incuestionable redondeando una silueta muy aerodinámica y dotada de gran belleza.

Delage D8 120 S Aero Coupe Pourtout 3

Fotografía: Wouter Melissen

La suspensión delantera llevaba un esquema de horquillas y un ballestón transversal como elemento elástico. El eje trasero era de tipo rígido con sus correspondientes ballestas semielípticas. La batalla era diferente en los dos modelos: en el D8 100 medía 3.400 mm (posteriormente aumentados hasta los 3.630 mm), frente a los 3.350 mm del D8 120. Los frenos eran cuatro tambores de accionamiento hidráulico.

Los modelos más potentes estaban animados por un V8 de 4,7 litros y 120 CV, suficiente para empujar sus casi 2 toneladas de peso hasta los 160 km/h

En 1938 se amplió la gama con los modelos D8 120 S y el D8 100 B. Estaban propulsados por un motor de ocho cilindros en línea de 4,7 litros y que generaba 120 CV a 4.200 RPM y 245 Nm a 2.000 RPM en el D8 120 S. Su velocidad máxima se estimaba en 160 km/h. El peso en el D8 120 S rozaba los 2.000 kg.

La producción total de todos los modelos alcanzó las 100 unidades antes de que estallase la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra se reanudó la producción, allá por el año 1946, pero solo se ofrecieron modelos de la gama conocida como D6, con motores de seis cilindros en línea, y basados en el catálogo de Delahaye. El propio Louis Delage compró una unidad del D8 120 S; las últimas variantes del D8 se consideraban los de mayor calidad, de manera especial las creaciones Pourtout, Letourneur y Marchand, consideradas obras de arte.

En la actualidad, la marca ha renacido presentando un concepto muy diferente al original, el Delage D12 GT.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!