Coche del día: Citroën Xanae Concept

Coche del día: Citroën Xanae Concept

El origen de una familia superventas


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace unas semanas Citroën anunciaba el cese de la denominación Picasso en sus vehículos de vocación más familiar para dar paso al apellido Space Tourer, si bien los que “molan” ahora son los Aircross. De todos los Picasso que ha habido, sin duda el que quedará en la memoria será el Xsara Picasso, ineludiblemente ligado a la historia de nuestro parque automovilístico durante una década. El Citroën Xanae Concept lo precedió.

El origen de este controvertido vehículo se remonta al año 1994 en un escenario tan prometedor como el Salón de París, donde se presentó este prototipo, para muchos la estrella de aquella cita francesa. No se podía esperar menos de una marca que nos tenía más o menos mal acostumbrados debido al lanzamiento de coches tan peculiares como los CX o XM sin remontarme demasiado en su historia menos reciente. Y es que el Xanae fue un concepto totalmente rompedor en muchos sentidos. Sus proporciones ya eran de por sí inusuales, con una longitud de 4,23 metros, 1,55 de altura y una anchura que llegaba hasta el metro ochenta. Sus formas adelantaban lo que sería el Picasso un lustro después, pero sus rasgos servirían también como base para los Xsara tanto en versiones de tres como de cinco puertas.

El Citroën Xanae tenía la particularidad de contar con tres accesos al habitáculo. Una sola puerta en el lado del conductor (de ahí su semejanza con el Xsara Coupé) y dos en el del copiloto (el Hyundai Veloster no inventó nada), siendo la trasera de apertura inversa con ausencia de montante central, lo cual proporcionaba un espacio enorme para acceder a sus cinco plazas. La modularidad era otra de sus bazas, con asientos delanteros pivotantes que podían dar forma a un pequeño y luminoso saloncito.

El diseño del salpicadero era demasiado futurista incluso para Citroën, que dejaba un espacio limpio desprovisto de botones, agrupados todos muy cerca del conductor. No había tampoco palanca para el cambio automático, accionándose a través de un botón cerca del conductor. Lo más desconcertante resultaba de las formas de su volante con un diseño de tres brazos incomprensible y a mi juicio de lo más turbador. En el fondo otra extravagancia más para huir de la simetría.

Citroën Xanae Concept

La base del Xanae era el Xantia Activa, divulgando así la suspensión Hidractiva II con control automático de curvas de la berlina. El motor elegido fue lo menos especial del coche, pero sirvió para que el Xanae contase con un grupo motriz de verdad que le sacase del Salón hacia las carreteras (existen videos promocionales con un uso real). Se trataba del 2.0 16 válvulas con 135 CV que también vimos en el propio Xantia o XM para sustituir a los veteranos 2.0 de 123 CV y 8 válvulas.

El Xanae evolucionó con notables cambios hacia un vehículo de serie alentado por la aparición del Renault Mégane Scénic como precursor de un segmento que se pondría de moda en cuestión de unos pocos años. Así, el Xsara Picasso replicó las líneas básicas del prototipo para convertirse en aquel “coche con forma de huevo” que consiguió arrebatarle el protagonismo al modelo del rombo como el coche práctico y funcional por excelencia.

Resultaba ser -a pesar de todo-, un modelo de concepción sencilla, pues al comienzo de su andadura comercial sólo había dos opciones mecánicas y un único nivel de acabado. En gasolina se ofreció un bondadoso 1.6 de 90 CV al que se sumó un 1.8 algo más prestacional, mientras que la alternativa de gasóleo pasaba por el fiable 2.0 HDi con 90 CV.

Puede que el Citroën Xanae no fuese el más bonito, ni el más espectacular, ni el más tecnológico, pero lo que sí es irrefutable es que se convirtió por derecho propio en uno de esos prototipos que se merece un hueco en el repaso de la historia de la marca de los dos chevrones, y eso que Citroën cuenta con un buen puñado de modelos capaces de levantar controversias.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!