“Culpable, el hombre”, el programa piloto de “La Segunda Oportunidad”

“Culpable, el hombre”, el programa piloto de “La Segunda Oportunidad”

RTVE lo recupera después de más de 30 años olvidado


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace escasas horas los servicios de archivo de RTVE han recuperado una cinta que se había quedado olvidada, “Culpable, el hombre”. Es un docudrama que se emitió el 19 de diciembre de 1975, con una duración de más de 20 minutos, el auténtico piloto que dio origen a la archiconocida serie, “La Segunda Oportunidad”, de la que mi difunto abuelo fue presentador e ideólogo.

Volvamos atrás en el tiempo, mediados de 1975, el dictador Francisco Franco agonizaba y España necesitaba muchos cambios, la calle lo pedía a gritos. Habia 196 vehiculos por cada 1.000 habitantes, o 7 habitantes por turismo. En la actualidad prácticamente hay un turismo por cada 2 habitantes. En aquella época se mataban más de 4.000 personas al año en unos 100.000 accidentes anuales. Era una sangría intolerable.

Un buen día, el especialista/cascadeur Alain Petit fue a ver a Paco Costas para pedirle ayuda para su espectáculo de reventar coches con él dentro. A Paco se le iluminó una bombilla en la cabeza, necesitaba a un tipo como él, después de haber filmado algunos accidentes simulados, muy light, pero Petit era un maestro en lo suyo. Aquel entrañable francés se daba porrazos de muerte vestido de esmóquin y salía de los coches en llamas como si nada.

Paco propuso a la DGT la filmación de siete spots con accidentes simulados para concienciar al público sobre los accidentes de tráfico y cómo evitarlos. No hubo suerte, ni presupuesto. Hubo que esperar a que José Luis Navas fuese nombrado director de Informativos Especiales de Televisión, cuando fue escuchada la idea de Paco Costas y Fernando Navarrete. Navas asignó al programa un presupuesto de 500.000 pesetas. ¿Era mucho dinero? Juzgadlo vosotros mismos. En dinero actual vienen a ser unos 312.000 euros.

Tomás Zardoya, amigo de Navarrete y coordinador de “Estudio Abierto” se hizo cargo del guión por 20.000 pesetas, Navarrete cobró 25.000 pesetas, como Paco. El cascadeur fue el que más cobró -literal y figuradamente-, 40.000 pesetas. Se filmaron siete accidentes, Navarrete se encargó de la realización, y Paco de la presentación. Fue emitido en TVE 1 tres veces y la DGT lo recibió sin coste.

“Culpable, el hombre” tuvo un coste final de 900.000 pesetas

Aquel programa conmocionó a la sociedad, pero no dio lugar inmediatamente a la serie. Hubo que esperar a la primavera de 1977, cuando Miguel Ángel Toledano otorgó al equipo de producción la friolera de 55 millones de pesetas, una auténtica fortuna en un momento en que la joven democracia aún distaba de consolidarse y aún se notaban los coletazos de la crisis del petróleo de 1973. Con esa fabulosa suma, pudo ponerse en marcha “La Segunda Oportunidad”, que precisó de varias cámaras de 35 mm, muchos rollos de película, 40 profesionales, logística, coches para reventar, etc.

Advertencia: si eres un amante de los clásicos, las imágenes que vienen a continuación pueden herir gravemente tu sensibilidad.

En este programa piloto se pueden ver diversos accidentes de coches como Volkswagen Escarabajo, Dodge Dart, Citroën 2CV y similares. En algunos había especialista, en otros no. Seguramente a más de uno le llamará la atención un Alfa Romeo Montreal, un coche totalmente fuera de lo común en aquella época, que fue propiedad de mi abuelo. También se quedará más de uno con el culo torcido viendo nieve perpetua en el Puerto de Navacerrada en agosto (yo no he visto nada remotamente parecido en mi vida) o el horrible “Scalextric” que había en Atocha por aquel entonces.

Sin duda, una joya de la televisión que merece ser recordada. Si se me permite un apunte personal, me ha hecho muchísima ilusión verla -aunque haya tenido que esperar a que mi abuelo haya desaparecido- porque la única copia que él tenía del episodio tenía el audio en francés y me resultó a todas luces incomprensible. Por cierto, la música es soberbia, sobre todo si os gusta el funk. Para verlo en la web de RTVE, podéis pinchar aquí.

Por cierto, Alain Petit tiene 90 años, está vivo, él mismo habló en la COPE, en el matinal de Carlos Herrera. Podéis escucharle en el audio del 12 de julio de 2018 (tramo de 11 a 12h) a partir del minuto 31.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.